Pretende 'Bronco' detener Monterrey VI con 'coperacha'

El gobernador electo, Jaime Rodríguez Calderón, dijo que una opción es que si el millón de personas que votaron por él ponen 14 pesos, reúne lo que se pagaría por la cancelación. 

Galeana

El gobernador electo Jaime Rodríguez Calderón pretende detener el proyecto hidráulico Monterrey VI...pero para lograrlo "pedirá cooperacha" entre los ciudadanos que votaron por él.

En Galeana, Rodríguez Calderón dejó entre ver que esta es una opción para poner un alto al proyecto de forma momentánea, mientras los expertos analizan su viabilidad.

Esto lo dijo luego de que Servicios de Agua y Drenaje de Monterrey informara que el consorcio ganador estableció una multa de 14 millones de pesos por la cancelación de la construcción del acueducto que traería agua del Río Pánuco.

"Si la raza, si el millón de personas que votó por mi pone $14 pesos, lo pagamos. Si no, buscaremos como hacerlo.

"Si la federación nos ayuda a pagar el proyecto, encantados, es una gestión que tengo que hacer", dijo.

Incluso, dijo tener la esperanza de que el detener la obra no genere costos adicionales para el Estado.

"A lo mejor me sale gratis, denme el beneficio que puedo tener la negociación y los acuerdos para que eso no implique ningún problema", mencionó.

Rodríguez Calderón dijo que la intención no es cancelar el proyecto, sino obtener la información completa para lo cual encargó a Enrique Torres buscar directamente a los empresarios involucrados.

"Si la revisión dice que está mal, lo quitamos. Si la revisión dice que está bien, no puedo quitarlo. Se me hacen exagerados los costos y se me hace exagerado que Nuevo León haya hecho este trámite sabiendo que no tiene dinero", agregó.

En caso que los resultados arrojen que el proyecto es necesario, el tiempo de análisis retrasaría la obra uno o dos años.

"Según nos dice el director de Agua y Drenaje que es necesario pero a 15 años. A lo mejor nos tardamos uno o dos años más, hay necesidad pero no urgencia. Hay otras fuentes de abastecimiento, quizás un segundo acueducto del Cuchillo, no desfogar las presas y almacenar el agua", indicó.

El gobernador electo "sugirió" a los empresarios a que ayuden a Nuevo León, en busca de que lo detengan voluntariamente.

La postura de frenar el proyecto hidráulico, radica en la polémica generada en torno al costo y beneficio de la obra, cuestión que apenas comienzan a analizar en las reuniones de transición.