Plantean cambios en reforma fiscal, anuncia Penchyna

David Penchyna Grub reconoció que hay oposición de su partido, el PRI, así como el PAN y el PRD a gravar con impuestos las colegiaturas de escuelas particulares, los créditos de viviendas y la ...
El senador David Penchyna.
El senador David Penchyna. (JUAN PABLO ZAMORA /CUARTOSCURO.COM)

Pachuca de Soto

La reforma hacendaria que presentó el presidente Enrique Peña Nieto en el Congreso de la Unión “no va a salir completa” en ninguna de las Cámaras, afirmó el senador David Penchyna Grub, quien reconoció que hay oposición de su partido, el PRI, así como el PAN y el PRD a gravar con impuestos las colegiaturas de escuelas particulares, los créditos de viviendas y la ventas de la industria minera, entre otras.

Aunque expuso que estas imposiciones que hace el estado mexicano a los ciudadanos son para mantener el aparato público y los servicios, dijo que no perjudicarán a las clases populares.

“Soy partidario de que haya una verdadera conciencia de que gravar con un impuesto las colegiaturas no es oportuno, y no lo es porque estamos en medio de una reforma de calidad educativa, no es oportuno porque le está pegando a la clase media, que es la que sostiene muy buena parte del contenido de empleo de este país.

“El IVA a colegiaturas no debe de ir, como tampoco creo que deba de ir el impuesto al sector hipotecario, no sólo a las rentas, también a las hipotecas, y no estoy de acuerdo en el monto porque la construcción en México es un motor de la economía”, indicó.

El legislador por Hidalgo añadió que también se revisan los impuestos a la exportación e importación de los sectores maquiladores, el que pretende establecerse en los estados de la frontera con Estados Unidos (actualmente es de 11 por ciento y pretende ampliarse a 16), y a la industria minera, al tiempo que señaló que “es difícil plantear una reforma fiscal cuando la economía está desacelerando”.

Precisamente, para lograr las expectativas económicas del país, que crecerán por debajo de lo estimado a principios de año (según el Fondo Monetario Internacional el PIB crecerá 1.2 por ciento, cuando en julio de 2013 preveía que creciera 2.9 %), una alternativa sería recurrir a la deuda, extranjera o con nacionales.

“Si nos endeudamos con responsabilidad y le apostamos al crecimiento el año que entra, un déficit marginal este año de 0.4 y en 2014 de 1.4 en finanzas públicas es un endeudamiento bastante sano”.

Esta medida, añadió, iría a la par de la reorientación de gastos que ordenó el presidente para atender los daños que ocasionaron los huracanes Ingrid y Manuel en la mayor parte del territorio nacional.

“Habrá que tener mucho cuidado de que ese endeudamiento se invierta en materia de infraestructura, y hoy hay mucha infraestructura por reponer; es decir, la deuda no necesariamente es mala, pero tampoco es un recurso al que se deba acudir permanentemente”, aseveró el presidente de la Comisión de Energía en la Cámara Alta.