Plantean los argentinos a PGR confrontar peritajes

Una reunión entre científicos no es algo raro, sobre todo cuando se trata de casos tan complejos como éste, para así determinar si los 43 fueron incinerados en el basurero de Cocula, señalan.

México

El Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF) propone una reunión de todos los peritos que han intervenido en el caso Ayotzinapa para zanjar las diferencias existentes con la PGR. La propuesta se la harán a la procuradora Arely Gómez mañana viernes.

Uno de sus miembros, Miguel Nieva, también matizó su postura sobre la realización de un nuevo peritaje en el basurero de Cocula y declaró que si la PGR lo quiere hacer, que lo haga.

El EAAF, que hace dos días presentó un informe en el que concluyó que de acuerdo con sus estudios y análisis no es posible que se haya producido un fuego de gran envergadura en el basurero de Cocula el 26 y 27 de septiembre de 2014, para que hubieran sido quemados ahí los cuerpos de algunos de los 43 estudiantes de Ayotzinapa, como señalaba la “verdad histórica” del ex procurador Jesús Murillo Karam, y el martes se opuso a que se realice un tercer peritaje  (para ellos sería un “cuarto peritaje”, ya que suman el suyo, el de la PGR y el del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos), a fin de saber lo que realmente ocurrió en ese sitio, matizó así:

“Ahora, si quieren hacer otro peritaje, nosotros no tenemos ningún inconveniente, pero me parece que las evidencias que hemos presentado (son concluyentes). Y la verdad estamos estancados en un lugar del cual no podemos salir. En esta discusión lo que vamos a lograr es seguir perdiendo tiempo”, comentó en entrevista radiofónica con Adela Micha el argentino Nieva.

Lo que sí propuso el EAAF fue que se realice una gran junta de peritos a fin de que las diferencias que han surgido no solo sobre el fuego en ese lugar, sino sobre la afectación a la flora y a las piedras que fueron recolectadas en el sitio, queden zanjadas científicamente.

En entrevista con MILENIO, Mercedes Doretti explicó: “Ya hemos hecho perito contra perito. No es nada del otro mundo, no es nada raro, sobre todo en casos particularmente complejos. La junta de peritos es algo que se hace. Hemos tenido varias veces diferencias entre la PGR y nosotros, tenemos junta de peritos, comparamos resultados y llegamos a una solución.

—¿Cuándo podremos saber qué pasó con esas diferencias?

—No depende de nosotros. Nosotros lo hemos pedido a la PGR, está en el dictamen que presentamos. Vamos a pedirle a la procuradora  Arely Gómez el viernes.

Nieva le había dicho a Carlos Loret de Mola algo similar: “Justamente lo que estamos proponiendo es que si hay estas diferencias se convoque a una junta de peritos y podamos discutir científicamente qué es lo que estamos evaluando. Lo que nosotros planteamos es que en realidad no debe haber un cuarto peritaje, lo que tenemos que discutir es la evidencia científica. Hay ya tres peritajes, entonces juntémonos todos los científicos para analizarlos, pongamos las diferencias sobre la mesa y discutamos de lo que es importante. La evidencia física cuando es bien tratada y analizada no miente. Y lo que tenemos que discutir justamente es la evidencia científica”.  

En entrevista con Carlos Puig en MILENIO Televisión, Doretti dijo que el informe presentado es “definitivo” en lo que toca a Cocula y el basurero, y esperan hacerlo público en su totalidad (hasta ahora solo está disponible un resumen ejecutivo) después de reunirse el próximo viernes con la procuradora, a quien le explicarán a detalle sus hallazgos en más de año y cuatro meses de trabajo.

Ella y Nieva reiteraron su postura acerca del lugar: “No pudo haber un incendio de las dimensiones que la PGR informó”.

Sobre los 19 fragmentos humanos que fueron hallados en el basurero y los indicios de que en ese lugar sí había piras de fuego, se les preguntó:

—¿Los otros 19 fragmentos que ustedes encontraron pueden ser de otros eventos distintos al 26 y 27 de septiembre?

—Exactamente (respondió la argentina). Parte del problema de la conferencia del 27 de enero de 2015 de Murillo, y nosotros lo dijimos en un comunicado el 7 de febrero siguiente, es que se interpreta que todos los hallazgos de evidencias físicas del sitio como si hubieran existido en una sola noche. Dijeron, por ejemplo: “Se encontró un fragmento de aluminio fundido, y el aluminio se funde a tal temperatura, por tanto esa noche hubo tal temperatura”. Es un lugar de múltiples fuegos a lo largo de varios años. Es claro que no podemos saber de la evidencia que recogimos a qué fuego pertenece cada uno de los elementos que estamos levantando y si un mismo elemento no ha sido sometido a diversos episodios de fuego, por lo cual eventualmente puede fundirse después de haber pasado por distintos fuegos. No es claro tampoco si había un fuego el 26 y 27. Ninguna evidencia existe para dar esa fecha.

Nieva apuntó: “El problema que presenta este sitio, el basurero, es que en los últimos años se han llevado a cabo reiterados eventos de fuego, entonces toda la evidencia recolectada en ese lugar no tenemos una manera científica de relacionarlo con uno u otros eventos. No sabemos si son anteriores o no”.

En conversación radiofónica con Ciro Gómez Leyva, Nieva abundó sobre la junta de peritos que consideran necesaria para finiquitar diferencias: “Nosotros lo que planteamos con relación a este caso es una junta de peritos y que entre todos los que participamos podamos discutir y tener una conclusión en conjunto. Porque acá lo que tendríamos que estar discutiendo justamente es la evidencia científica. Tiene que basarse todo en evidencia científica. Esto creo que es lo irrefutable.”

Nieva se negó a manifestarse sobre si un número menor a los cuerpos de los 43 pudo haber sido quemado en Cocula:

“Nosotros hacemos un trabajo científico y no estamos entrando en especulaciones”.

En otra charla con Loret de Mola, el periodista le planteó a Nieva:

—¿Es posible que alguno de los normalistas de Ayotzinapa hayan sido quemados ahí esa noche? No 43, pero a lo mejor algunos…

—Ahí entramos en un tema que nosotros tratamos de tener nuestras limitaciones, o de las opiniones al respecto. Porque nosotros somos científicos. Y cuando uno hace un trabajo científico tiene que aplicar una metodología. Para eso uno parte de una hipótesis como investigación científica. Y la hipótesis que nosotros empezamos a trabajar con este caso fue que lo que alegó el gobierno, que la noche del 26 y 27 se quemaron 43 personas. Entonces, si empezamos a jugar o especular esta cuestión estaremos saliendo de nuestro rol de científicos y la verdad no quiero pasar por ese lugar. Nosotros tenemos que ser muy rigurosos en lo que decimos. Somos científicos y tenemos que basarnos en la evidencia física. La evidencia física está demostrando que la noche del 26 y 27 no hubo un fuego de estas dimensiones. Está demostrando que hay otras personas asesinadas en el basurero de Cocula y está demostrando que aquí en realidad no hubo solo un evento, como alegó Murillo Karam en su momento. Pero está indicando que hubo múltiples eventos de fuego a lo largo del tiempo. Entonces es muy complicado asociar esta vivencia a un hecho puntual cuando en realidad tienes un montón de eventos de fuego.

:CLAVES

CONTEXTO

El martes el Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF) presentó un dictamen en el que concluyó que no hay pruebas científicas que sustenten que los 43 normalistas de Ayotzinapa fueron calcinados en el basurero municipal de Cocula, peritaje que contradice la “verdad histórica” de la PGR.

El 27 de enero de 2015, el entonces procurador Jesús Murillo Karam afirmó que los estudiantes “fueron privados de la libertad, de la vida, incinerados y arrojados al río San Juan”, en Cocula. “Ésta es la verdad histórica de los hechos, basada en las pruebas aportadas por la ciencia, como se muestra en el expediente”.