Plantea abogado candados anticorrupción en Catastro

El litigante Jesús Amaro Garza Rivera propuso ante el Congreso local una reforma sobre modernización en materia registral, con el fin de evitar la corrupción y falsificación de escrituras.
Irene Rodríguez Carvente habita en la calle Espátula.
Se busca evitar la falsificación de documentos. (Carlos Rangel)

Monterrey

Candados para evitar presuntos actos de corrupción y la falsificación de documentos en el Instituto Registral y Catastral de Nuevo León, planteó el abogado Jesús Amaro Garza Rivera en una propuesta de reforma ante el Congreso local.

El litigante de un despacho particular dijo a MILENIO Monterrey que desde junio del 2014 dio a conocer esta iniciativa para modificar el título segundo del Registro Público de la Propiedad, para soportar los procesos a través de sistemas de modernización en materia registral y catastral para la correcta y eficiente práctica del instituto.

"Lo que buscamos es otorgar la validez plena de los sistemas electrónicos, para que el notario público, desde su oficina, pueda inscribir los documentos, y esto ¿en qué le va a beneficiar? Pues va a evitar condiciones que propicien la corrupción, y lo más importante: impide la falsificación de testimonios de escrituras públicas", señaló.

Garza Rivera afirmó que en el momento en que se le dé validez a los sistemas electrónicos que no los tienen, empezará a dar una claridad y transparencia a los trámites que se realizan en el Instituto Registral y Catastral de Nuevo León.

"El notario, desde sus oficina, va a poder inscribir y reducir tiempo del personal y al usuario en los trámites, tiene que ser de manera electrónica; el notario que inscribe desde su oficina automáticamente le va impedir a cualquier persona que le falsifique algún documento.

"Él va decir: ´Yo, como notario público, mis escrituras las inscribo desde mis oficinas, ningún documento entra por vía física sino electrónica", manifestó el abogado que inició a finales del 2014 una consulta pública en el municipio de García para blindar la cabecera municipal de bares y otros giros.

La opinión del litigante se da luego de que MILENIO Monterrey informó que dos personas de la tercera edad aparecen como accionistas de la empresa fantasma propietaria de las tres residencias confiscadas por la autoridad federal y resguardada por el Ejército donde vivió el capo Omar Treviño Morales 'El Z-42'.

Garza Rivera afirmó que en este tipo de transacciones que realizan empresas fantasmas como Desarrollo Comercial Lexir, SA de CV, el notario debe justificar que los accionistas estén dados de alta en el Sistema de Administración Tributaria para confirmar que está activa.

"No es que se les pase, es que ellos las pasan, una persona que es accionista de esta empresa debe justificar ante notario que está dado de alta como persona con actividad empresarial en Hacienda.

"Desde ese momento, ese comprobante que debe tener el notario es para poder realizar el acto jurídico de la compraventa y de la constitución de sociedades, primeramente al momento de hacer un trámite debo de tener esas constancias de Hacienda para poder realizar alguna transacción", explicó.