Alfa dobla a SP; mantiene sus privilegios en terrenos

El nuevo Plan de Desarrollo Urbano 2030 no tocará los terrenos donde el corporativo tiene el Planetario, gracias a los cambios en reglas y lineamientos urbanos que se le otorgaron.

San Pedro Garza García

Los cambios en reglas y lineamientos urbanos que se otorgaron en el nuevo Plan de Desarrollo Urbano 2030 no tocaron los terrenos donde el corporativo Alfa tiene el Planetario, del cual el ex alcalde de San Pedro, Mauricio Fernández Garza, es accionista.

Según el acuerdo celebrado desde 2011, se obliga al municipio a respetar los lineamientos de construcción para los predios del Carrizalejo, propiedad de Alfa, lo cual el alcalde Ugo Ruiz Cortés aseguró que no se tenía posibilidad de combatirlo, dado los derechos adquiridos desde ese entonces.

"Se tuvo un convenio firmado, un acuerdo desde la administración anterior y eso genera derechos adquiridos, y entrar a revocar eso simplemente es terminar en una situación en los tribunales con todas las de perder, porque ya se tiene un documento con un derecho adquirido.

"Nosotros tenemos que ser muy cautos de entender en donde sí podemos entrar en situaciones que el municipio sí pueda ganar en algunas cosas y donde llevamos las de perder, al final de cuentas en este caso en particular hay un beneficio que también percibe el municipio", señaló.

Asimismo, dijo que: "si tenemos una valoración jurídica donde no nos va a llevar a poder obtener resultados satisfactorios para lo que se está pretendiendo pues hay que entender donde sí podemos entrar y donde no".

Entre las especificaciones de este convenio se incluyen respetarle un Coeficiente de Uso de Suelo (CUS) de 2.5 metros cuadrados de construcción, mientras que para el resto de la zona el nuevo plan lo contempla de 2.0.

Así también el municipio no pudo modificar el uso de suelo mixto, del que se establece que podrá construirse en 40% del terreno unidades habitacionales multifamiliares, 27% para oficinas y servicios y 33% para comercios.

Durante la sesión extraordinaria de Cabildo que se celebró el 5 de abril de 2011, los regidores analizaron una propuesta de Fernández Garza para realizar la permuta de terrenos en la que Alfa concedía dos predios sobre la avenida Díaz Ordaz a cambio de que el Ayuntamiento le perdonara el impuesto de 17 por ciento en especie, que tendría que pagar por desarrollar la zona del Planetario.

El gobierno de Mauricio Fernández dio por pagado el impuesto con la permuta a pesar de que no había un proyecto formal ingresado, es decir, no había materia que gravar.

Sin un proyecto presentado, el Cabildo otorgó lineamientos específicos de construcción que le concedieron derechos jurídicos a Alfa sobre los terrenos de Carrizalejo para ejercerlos al que desee desarrollar el predio, al margen de lo que digan los planes de Desarrollo Urbano vigentes.

Cabe destacar que esto no fue lo único irregular en la firma de esta permuta, pues además de que el entonces alcalde Mauricio Fernández beneficiaba al grupo empresarial de su familia y del que es accionista, también se reveló que el ex síndico Hiram de León Rodríguez no firmó aquel dictamen por las posibles anomalías que implicaría.

Es decir que la decisión sobre si se continuaba o no con la permuta y los acuerdos subyacentes recaía directamente sobre la administración de Ruiz.

El presidente municipal sampetrino, quien fue secretario de Ayuntamiento al iniciar el procedimiento de la permuta, justificó que se continuara con el acuerdo al mencionar que jurídicamente tenían "las de perder".

Así también destacó que con el terreno que se cedió, se buscará hacer un espacio de recreación pública.

"Lo que pasa es que hay un convenio que se suscribió desde la administración pasada y al final de cuentas es un convenio que tiene validez, que buscar revertirlo es simplemente provocar una situación que terminaría en los tribunales y después de un análisis jurídico, pues entendimos que llevamos todas las de perder".

"Tenemos proyectado hacer un gran espacio de convivencia entre las colonias del sector centro y del sector poniente de San Pedro y al final de cuentas el municipio puede aprovechar este convenio".

Cabe destacar que el terreno que otorgó Akra, filial de Alfa, corre el riesgo de estar contaminado por usarse para el trato y fabricación de utensilios de plástico y hielo seco.

Sin embargo, Ruiz señaló que se tiene la certeza de que no existen estos contaminantes en el sitio.

"Se hizo un estudio por parte de la Universidad Autónoma de Nuevo León y se descartó cualquier posibilidad de contaminación del suelo", puntualizó.