Planean "reorganización" del movimiento disidente

También analizarán la minuta firmada en Segob que garantiza que la reforma no perjudique sus intereses económicos ni laborales.
El subsecretario Luis Enrique Miranda.
El subsecretario Luis Enrique Miranda. (Jesús Quintanar)

México

El secretario general de la sección 7 del sindicato magisterial, Adelfo Alejandro Gómez, anunció que la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación realizará este sábado una asamblea para analizar la posible “reorganización” de su movimiento.

El dirigente sindical advirtió que “la lucha nacional no tiene reversa, va a continuar; sin embargo, puede adoptar algunas otras características”, y adelantó que la sección que él representa considera que la movilización “puede entrar a una etapa reorganizativa total”.

Gómez no quiso adelantar si esta reorganización implica el regreso de los contingentes movilizados desde mayo, cuando instalaron su plantón en el Zócalo de la Ciudad de México y que la víspera de la celebración de la lucha de Independencia se trasladó al Monumento a la Revolución

“Bueno, habría que valorar esa parte, pero lo que sí tenemos muy claro es que la lucha de carácter nacional continúa, esa no se detiene, porque no hemos alcanzado todavía los objetivos que se trazaron ni hemos obtenido una respuesta formal del gobierno federal en cuanto al asunto de la reforma educativa”, afirmó.

Entrevistado en la Secretaría de Gobernación, Gómez advirtió que “la lucha contra la reforma (educativa) no va a ser un asunto de corto plazo, sino más bien de mediano y largo plazo, y eso quiere decir que la coordinadora va a revisar muy puntualmente los momentos exactos de continuar las jornadas”.

De cualquier manera, adelantó una “próxima etapa” en la protesta de la CNTE generada por la aprobación de la reforma a los artículos 3 y 73 de la Constitución y sus leyes reglamentarias que, entre otras cosas, diseña un modelo de evaluación docente.

Este sábado se prevé que los representantes de todo el país que participan en la movilización de la coordinadora analice a partir de las 11 de la mañana, en la sede de la sección 9 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación, la minuta firmada por el subsecretario de Gobernación, Luis Enrique Miranda, que pretende garantizar que la reforma educativa no perjudique los intereses económicos ni laborales de los profesores con la evaluación de sus capacidades.

Este documento fue solicitado por la Comisión Única Negociadora de la CNTE al subsecretario para plasmar el compromiso del gobierno federal de no atentar contra los derechos laborales del magisterio ni privatizar los servicios educativos, pero la coordinadora no ha establecido una postura al respecto, que esté avalada por todos los contingentes, los más importantes, de Chiapas, Oaxaca, Michoacán, Guerrero y el Distrito Federal.

VUELVEN A CHIAPAS... A CONSULTA

Luego de una semana de negociaciones, las secciones 7 y 40 de la CNTE se llevaron a consulta de sus bases en Chiapas la propuesta con la cual la Secretaría de Gobernación y el gobierno estatal pretenden acabar con el paro educativo de 83 días en la entidad.

Después de integrar cinco mesas temáticas que de manera simultánea se dedicaron a construir acuerdos respecto a las prestaciones de los trabajadores de la educación, pudo amarrarse un borrador de acuerdos que —de contar con el aval de la asamblea estatal y las bases movilizadas en Chiapas— puede confirmarse el próximo jueves, después de las consultas a todos los participantes en el movimiento.

El subsecretario de Gobernación, Luis Enrique Miranda, participó en el último tramo de la negociación, después de que las cinco mesas que incluyeron a funcionarios y temas del ISSSTE y la SEP afinaron los detalles para llegar a un documento que solucione el conflicto en la entidad.

Ayer, la última fase de la negociación que inició a las 11 de la mañana y terminó poco después de las 6 de la tarde, culminó sin que el dirigente de la sección 7, Adelfo Alejandro Gómez, accediera a dar por hecho un acuerdo con Gobernación. Se guardó total silencio respecto a las concesiones que pudieron alcanzar después de la negociación en tanto las bases en Chiapas no aprueben lo alcanzado por sus representantes y accedan a regresar a las aulas.