Plan para regular marchas confronta a AN e izquierda

“Fascista”, llaman PRD y MC al albiazul; “¡Basta de violencia y abusos!”, revira.
En las curules hubo protestas contra la reforma fiscal de Peña Nieto.
En las curules hubo protestas contra la reforma fiscal de Peña Nieto. (Daniel Cruz)

México

La fracción del PAN en la Cámara de Diputados presentó su iniciativa para regular las marchas en el Distrito Federal y sancionar a los manifestantes violentos, pero los legisladores del PRD y Movimiento Ciudadano calificaron dicha propuesta de “fascista, conservadora y regresiva”.

Los representantes de la derecha y de las izquierdas protagonizaron así un intercambio de adjetivos y descalificaciones desde sus curules por casi 20 minutos, a pesar de que el presidente en turno de la Mesa Directiva, José González Morfín, intentó una y otra vez evitar ese debate.

Fue el panista Jorge Sotomayor quien abrió la confrontación al presentar en tribuna el proyecto de ley de manifestaciones públicas y llamar a los legisladores Ricardo Monreal, José Luis Muñoz Soria y Roberto López Suárez a suscribir la iniciativa.

Muñoz Soria y López Suárez son los diputados perredistas que en diciembre pasado pagaron las fianzas de los jóvenes detenidos y procesados por los actos vandálicos en las inmediaciones del Palacio de San Lázaro durante la asunción presidencial de Enrique Peña Nieto.

El coordinador de Movimiento Ciudadano, Ricardo Monreal, rechazó adherirse a la propuesta panista, por considerarla “fascistoide”.

“Es una vergüenza escuchar esas posiciones de jóvenes fascistas que no tienen patria ni conciencia y creen que todo es fuerza, garrote y encarcelamiento. A estos émulos de Díaz Ordaz es a quienes vamos a vencer tarde o temprano”, arengó.

Muñoz Soria y López Suárez consideraron la iniciativa de Acción Nacional “una provocación de la derecha”, al tiempo de anticipar su rotunda negativa a avalar ese proyecto para la capital del país: “En esta ciudad no van a pasar los intentos fascistas; que vayan a darse sus golpes de pecho a donde deban darlos: ¡en la Ciudad de México no van a pasar”.

A la defensa de la iniciativa presentada por Sotomayor salió su correligionaria Esther Quintana, quien lamentó la etiqueta de fascista que la izquierda puso a la iniciativa.

“Para mentarnos la madre y decirnos cosas desagradables nos pintamos solos, pero el gran reto que tiene este Poder Legislativo es buscar coincidencias por encima de las diferencias, y eso sí nos lo van a agradecer allá afuera”, agregó la legisladora coahuilense.

El perredista Fernando Belaunzarán expresó también su desacuerdo con la propuesta panista, por considerarla “conservadora y regresiva”.

Al presentar en la Cámara de Diputados el proyecto de ley, y entre arengas y ovaciones de sus compañeros de bancada, Jorge Sotomayor señaló: “¡Basta de pérdidas millonarias para locatarios! ¡De más pérdidas de empleos! ¡De que los enfermos no logren llegar a los hospitales! ¡De que se ponga en riesgo la vida de los policías!, pero, sobre todo ¡Basta de violencia!”.