Piden castigar a constructora de obras del Centro

Se pedirá que no se les vuelva a asignar obra pública en todo el Estado de Guanajuato. La determinación tendría que ser por parte de la Secretaría de Obra Pública del gobierno estatal.

León, Gto.

La Contraloría Municipal buscará que se sancione a la constructora Rincón Bajío por incumplimiento del contrato, ya sea que se le aplique una multa económica o que se inhabilite para llevar a cabo obra pública en todo el Estado.

De acuerdo a lo que señaló para MILENIO el contralor municipal, Alberto Padilla Camacho, a pesar de que la Ruta del Peatón del Centro Histórico de León sí es una obra complicada, se ha demostrado que la constructora no ha cumplido de acuerdo a lo estipulado en la misma ley y en los contratos.

"La constructora puede hacerse acreedora a dos sanciones. Primero es la aplicación de una pena convencional económica por el incumplimiento de contrato. La otra es generar un dictamen para ver si es conveniente o no suspender o inhabilitar a la constructora, para que esté imposibilitada de hacer obra en Guanajuato, esta sanción la aprobaría Obra Pública del Estado".

Aunque explicó que por el momento no han realizado el análisis de exactamente a cuánto podría ascender la multa económica para Rincón Bajío. Pero agregó que independientemente el monto que se le impute, lo importante es que a las empresas que no están cumpliendo con su responsabilidad, no se les vuelva a permitir hacer obras.

Alberto Padilla recalcó que también pedirá que se investigue el grado de responsabilidad de la dirección de Obra Pública y su personal, pues dijo, esta dirección conocía el retraso de la obra y nunca lo notificó ni tampoco aplicó una sanción a la constructora.

"Tengo el reporte del supervisor de obra que hay un retraso del 29 por ciento de la obra. La Ley Federal de la Obra Pública que es el marco legal en el que se regula esta obra por ser recurso federal, establece que un motivo de rescisión del contrato es presentar un retraso de un 10 por ciento y aquí ya estamos a casi un 30 por ciento. Entonces llama la atención que la misma constructora esté pidiendo la rescisión del contrato cuando ya hay motivos suficientes para que la misma dirección de Obra Pública genere de manera unilateral la rescisión".

Por lo que sostuvo que el director de Obra Pública, José Martínez Plascencia tendría que explicar el porqué no rescindió el contrato en su momento como lo estipula la ley, y tampoco exigió a la constructora que cumpliera con sus obligaciones.

El Contralor también comentó que la empresa que supla a la constructora Rincón Bajío, deberá ser experta en obras para que no vuelva a incumplirles a los ciudadanos.

"Que la empresa que venga sea responsable, con capacidad técnica y con compromiso con la ciudadanía. Porque esto no implica solamente que no puedan pasar los coches, sino es un detrimento a los comercios que desde el mes de diciembre se ha visto afectados en sus finanzas porque esta obra ha tenido retrasos importantes en sus avances", dijo.

Además aclaró que el cambio de constructora no generará gastos extras para el municipio al hacer el cambio de contrato.

Y reafirmó que estas obras no pueden detenerse, por lo que exhortó a que se asigne a la nueva empresa a la brevedad y se retomen las obras de inmediato.