Instituciones confiables y que respeten DH es el reto de Peña: Amnistía

El gobierno debe asegurarse de que todas las fuerzas policiales y grupos de autodefensa, respeten las normas internacionales de derechos humanos sobre el uso de la fuerza, señaló AI.
Continúan avanzando.
(Daniel Cruz)

Ciudad de México

Las autodefensas, que parecen ser una respuesta a la negligencia y abusos que ha sufrido la población por parte de bandas criminales, policías y fuerzas de seguridad, ponen a prueba la voluntad del Estado para cumplir con sus obligaciones en materia de seguridad y derechos humanos, señaló Amnistía Internacional (AI) en el documento Memorándum para el presidente Enrique Peña Nieto.

“El gobierno debe asegurarse de que todas las fuerzas policiales y de seguridad, así como grupos de autodefensa, respeten las normas internacionales de derechos humanos sobre el uso de la fuerza y la prohibición de otras violaciones de derechos humanos”.

En el documento, AI asegura que el desafío para la administración de Peña Nieto es reconstruir el tejido social y forjar instituciones en las que pueda confiar la población y que no cometan violaciones de derechos humanos.

Señalan que Michoacán es el ejemplo más visible de la persistente crisis de seguridad pública. Aunque, en otros estados, como Veracruz, Tamaulipas, Coahuila, Chihuahua y Guerrero, la violencia, la inseguridad y las violaciones a derechos humanos también son una amenaza diaria para la población local.

Destacan que hasta el momento, no hay evidencia de que el gobierno esté preparado para garantizar que se respeten los derechos humanos ni de crear mecanismos creíbles de rendición de cuentas, y con ello poner un alto a las prácticas relacionadas con el gobierno anterior

Explican que el presidente debe aprovechar toda oportunidad para enviar un fuerte mensaje público estableciendo que los abusos no serán tolerados. “Debe instruir que los perpetradores sean llevados ante la justicia y que las víctimas reciban reparaciones completas”, apuntan.

Amnistía Internacional subraya que en la actual administración han brillado por su ausencia los compromisos públicos y las acciones decisivas en derechos humanos.

“Esto supone que aparentemente al interior del gobierno los derechos humanos no necesitan ser un tema prioritario, particularmente en la agenda del presidente. En consecuencia,  los derechos humanos se han relegado a funciones administrativas de rango medio de la Secretaría de Gobernación”, puntualizan.

Con motivo de la visita del Secretario General de Amnistía Internacional a México, Salil Shetty, la organización instó al gobierno de Peña Nieto a colocar a los derechos humanos en el centro de sus esfuerzos para mejorar la vida de la gente.