Pérdidas de 3 mdd en Meliá Reforma por plantón

Desde el 13 de septiembre a la fecha han cancelado entre 30 y 40% de los huéspedes, porque han visto las manifestaciones más agresivas y los bloqueos en Paseo de la Reforma y Bucareli.

Ciudad de México

Pérdidas por 3 millones de dólares ha dejado tan sólo para el hotel Meliá Reforma, el plantón de la CNTE instalado en el Monumento a la Revolución desde el pasado 13 de septiembre.

Pero además del campamento de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación, las constantes marchas, bloqueos y enfrentamientos sobre Paseo de la Reforma han generado una disminución en el número de huéspedes en esa cadena hotelera.

“Los maestros han invadido toda la parte de atrás del hotel, la entrada de los empleados, la entrada de los proveedores, las rutas de evacuación, la afectación de la cuenta comercial ha sido considerable del día 13 a la fecha de 30, 40 por ciento de disminución de huéspedes que han cancelado, porque han visto las manifestaciones más agresivas y los bloqueos que diario tenemos en Paseo de la Reforma y Bucareli”, lamentó Juventino Gómez, gerente de seguridad del hotel en entrevista para Milenio.

El hotel Meliá México se ubica en la esquina de Paseo de la Reforma y Plaza de la República, donde maestros de la CNTE extendieron el campamento instalado en un inicio sobre la explanada del Monumento a la Revolución.

El inmueble cuenta con 489 habitaciones con capacidad para albergar a mil 200 huéspedes, así como 25 salones para mil 500 personas. Emplea a 400 trabajadores, pero cien de ellos están en riesgo de perder su trabajo, ante la reducción de visitantes.

“Seguimos aguantando hasta cierto punto, pero si no se recupera, no tenemos ingresos, vamos a empezar a dar de baja a las personas que tienen contratos eventuales. Son alrededor de unas 100 personas como camaristas, valet parking, botones, meseros, personas que viven de las propinas de los huéspedes”.

Y es que el hotel debe absorber también los daños provocados por los enfrentamientos como el del 2 de octubre. Aunque el Gobierno capitalino instaló vallas metálicas para proteger la fachada, siete vidrios templados del primer piso fueron rotos.

“El cerco que se colocó el día de ayer, fue derivado de los actos vandálicos del 1 de diciembre, cuando sufrió la rotura de los cristales de todo el alrededor del hotel y derivado de eso se hizo la recomendación que envallaramos para protegerlo, pero de todos modos sufrimos siete roturas de cristales, estamos hablando de 25 mil a 30 mil dólares que vamos a tener que desembolsar. Para la reposición de ellos”.

En ese sentido, los hoteleros, restauranteros y comerciantes de la zona han emprendido mesas de trabajo y en los próximos días solicitaran al Gobierno del Distrito Federal, la indemnización por los daños.

“Buscamos el reacomodo de estas personas, la reubicación, o bien, estamos hablando ya de la condonación de impuestos y otras cuestiones”.

Además, adelantaron que en los próximos días levantaran actas ante el Ministerio Público en contra de la CNTE por perjuicio a terceros.