Pide Congreso de la Unión a Estado reforzar penales

Por medio de un exhorto, el Poder Legislativo solicitó a Jaime Rodríguez que en conjunto con la CEDH diseñen medidas que garanticen la integridad de los reclusos y de la población en general.

Monterrey

La Comisión Permanente del Congreso de la Unión exhortó al gobernador del estado de Nuevo León, Jaime Rodríguez Calderón, a que refuerce dentro de sus facultades, los mecanismos de seguridad y protocolos de actuación al interior de los centros penitenciarios.

Esto es con el fin de evitar conatos de violencia y motines que tengan repercusiones en la integridad de los reclusos así como de la población en general.

Dicha solicitud surge por los enfrentamientos suscitados en el penal Topo Chico, en donde 49 internos perdieron la vida la noche del 10 de febrero del año en curso, y después, el 2 de junio, se reportaron otros tres decesos.

En ambos casos, la falta de seguridad y control en el interior del Centro Preventivo de Reinserción Social Topo Chico, fueron factores determinantes para que ambas disputas terminaran en trágicas escenas.

Es por esto que dentro de las consideraciones del exhorto, la Permanente puso especial énfasis en la Ley Nacional de Ejecución Penal que establece separar a internos de acuerdo a su género, al proceso que llevaron o a la sentencia impuesta, así como la garantía de su integridad moral, física, sexual y psicológica.

El documento fue presentado por senadores que integran el Partido Revolucionario Institucional (PRI), y emitido después por el Congreso de la Unión, quienes también hicieron un llamado a la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH) de Nuevo León a que colabore junto con el Gobierno para desarrollar las medidas que garanticen la protección de los reclusos.

Además destacaron que la capacidad de gobernabilidad de los reclusorios se ve rebasada por la sobrepoblación que existe, esto de acuerdo al Censo Nacional de Gobierno, Seguridad Pública y Sistema Penitenciario Estatales 2015 realizado por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía INEGI.

En dicho informe se estableció que Nuevo León cuenta con 8 mil 546 reclusos en total, mientras que la capacidad instalada es para 6 mil 552.