Peña: no trabajo para encuestas o popularidad

Defiende cada una de las reformas. El Presidente encabeza Cumbre de Negocios.
El mandatario recibió del propio Rey Pelé una playera de Brasil autografiada.
El mandatario recibió del propio Rey Pelé una playera de Brasil autografiada. (Héctor Guerrero/AFP)

Jalisco

En medio de los debates en torno a las reformas que se encuentran en el Congreso, el presidente Enrique Peña defendió cada una de ellas y aseguró que su gobierno no busca estar en los topes de popularidad, sino fijar los cimientos para lograr el desarrollo social.

“No hemos venido trabajando para estar bien en las encuestas ni bien en los índices de popularidad; todo ajuste, todo cambio, toda transformación enfrenta resistencias y soy el primero en asumir que México necesitaba hacer estos ajustes y estas transformaciones”, explicó durante su participación en la Cumbre de Negocios que se realiza en Guadalajara, Jalisco.

También reconoció que los cambios que ha propuesto el gobierno federal han sido consensuados con otras fuerzas políticas en el Pacto por México, pero advirtió que nada sustituye el debate en el Congreso.

“El Pacto por México nunca ha pretendido ser sustitutivo de las facultades y atribuciones que tiene el Congreso de la Unión, es ahí donde se da el mayor debate y donde se vota favorable o desfavorablemente cualquier iniciativa. Nada sustituye ese espacio de debate público y de representación”, apuntó.

Peña consideró que para el buen desarrollo del país era indispensable un cambio en las políticas, por lo que se buscó un consenso para aprovechar el clima democrático.

Señaló que se hizo un trabajo previo para cabildear las iniciativas con las fuerzas políticas haciendo énfasis en las coincidencias para el bien del país.

También advirtió que, pese a los ajustes y modificaciones que obligó a realizar el entorno internacional, el gobierno federal no se ha movido “ni un ápice” de la ruta que se trazó al inicio de la administración en torno a sus políticas y metas públicas.

“Estoy seguro que los cimientos estarán muy firmes, sólidos y permitirán un mayor beneficio social (...) No quisimos mantener la pasividad ni nos dejamos llevar por el orden establecido”, dijo.

Lamentó en ese mismo sentido que hasta ahora no se haya logrado un crecimiento económico como se tenía proyectado, pero consideró que es posible alcanzarlo si se cuenta con el marco legal necesario.

“Hemos impulsado la reforma hacendaria. Sin duda polémica, porque cuando se habla, no solo de impuestos, sino del marco que rige el régimen fiscal, no advierto en ninguna parte del mundo que cuando realmente se pretenda hacer una reforma hacendaria o fiscal, no toque algunos intereses y genere incomodidad en otros. Si esto no pasara, entonces tengan por seguro que no estaríamos hablando de una reforma de amplio calado”, señaló.

El Presidente defendió la reforma energética y remarcó que México es un país que se quedó rezagado por no modificar los asuntos en materia de obtención de energía.

“De no hacerlo así (aprobar la reforma), simplemente México seguirá rezagado, perderá competitividad y más cuando al otro lado de la frontera, ya sabemos que Estados Unidos está a unos años, hablo de dos, tres años de lograr autosuficiencia energética y que en la explotación que hace hoy de Shale Gas está modificando la geografía energética de todo el mundo”, expresó.