Peña, “orgulloso” priista, celebra el 85 aniversario

El titular de Segob, Miguel Ángel Osorio Chong, dijo que desde el inicio de la administración quedó claro que el trato entre el Ejecutivo y el partido sería cercano y transparente.

México

El Presidente de la República y el PRI se despidieron de la "sana distancia" que marcó la última administración de un priista en el poder, y mientras el Ejecutivo federal se dijo orgulloso de pertenecer al partido, el líder nacional, César Camacho, aseguró que el "priismo peñista" se está formando.

Enrique Peña Nieto llegó a la sede nacional del PRI acompañado de su gabinete en pleno y afirmó que ejercía sus derechos políticos como ciudadano. Durante menos de una hora dejó de lado las divisiones entre el gobierno federal y su partido, y aseguró que los proyectos nacionales se harán de la mano de la institución política.

El secretario de Gobernación, Miguel Osorio Chong, dijo que desde el inicio de la administración quedó claro que la relación entre el Ejecutivo y el partido sería cercana y transparente.

"Hoy el presidente del PRI lo ha ratificado, es una relación clara, respuetuosa, sincera. Y el compromiso que hace el Presidente de seguir sirviendo de la mejor manera a los mexicanos para entregar los resultados que se requieren, y con eso, validar que la militancia priista es buena y le sirve al país", detalló.

En su discuro Peña Nieto afirmó que los priistas han aprendido de su historia y que trabajan no solo para ganar elecciones, además de que el PRI fue el encargado de promover y sacar adelante las instituciones y continuará por este camino.

"Asumo la responsabilidad de trabajar para todo el PRI; el partido abraza las grandes causas y hasta ahora pone en práctica sus ideales, es un movimiento que sigue adelante con acciones para transformar a México", dijo en el auditorio Plutarco Elías Calles de la sede del partido.

El acto duró poco más de una hora y solo hubo dos oradores, Peña Nieto, y el presidente nacional del PRI, César Camacho Quiroz, quienes recibieron porras y aplausos de gobernadores, alcaldes, diputados, senadores y ex dirigentes del tricolor.

En medio del optimismo, Camacho Quiroz enfatizó que el PRI logró superar sus crisis, y lejos de ser un partido estático es uno dinámico.

"Ésta es la organización sin la cual no se puede explicar la historia del siglo XX, pero lo más importante es que está llamada a ser la más relevante de nuestro futuro, y el futuro empieza hoy".

Camacho Quiroz reiteró que la permanencia del priismo significará la consolidación de un proyecto de nación, pues consideró que antes de haber impulsado las reformas estructurales y "haber cumplido la palabra en el Pacto por México", ese partido fue una oposición con disposición que mantuvo como prioridad el interés general del país.

"En muchos frentes a la vez, el PRI quiere sorprender y se prepara no solo para competir sino para triunfar."

"Triunfar, porque de eso depende consolidar no un episodio de la política, sino un proyecto nacional".

"El nuestro es mucho más que un partido grande, es el gran partido de México. Que pondera sus valiosas experiencias, que asume con hombría sus yerros y se enorgullece de sus aciertos; que con los años ha adquirido madurez y prudencia, que significa saber qué hacer y dejar de hacer con una constante: hacerlo en unidad. Unidad que no es disciplinada ni ciega cohesión, sino acción política concertada", detalló Camacho Quiroz.

Estatutos

Hace un año, el PRI celebró su 21 Asamblea Nacional en la que aprobó la documentación de sus documentos básicos.

Las modificaciones a sus estatutos establecieron la inclusión del presidente Peña Nieto como parte de su Consejo Político Nacional.

Con los cambios a sus documentos básicos, el PRI nombró al Ejecutivo federal el "primer priista del país"; además, se incluye a todo el gabinete y a los gobernadores en el máximo órgano de elección del partido.

[Dé clic sobre la imagen para ampliar]