Peña y Obama ya miran hacia adelante: Wayne

Dice que ya revisan la manera en que recolectan información de inteligencia, haciendo un balance entre las preocupaciones legítimas de seguridad y las de privacidad que todo el mundo comparte.

México

El embajador de Estados Unidos en México, Anthony Wayne, aseguró que los presidentes Enrique Peña Nieto y Barack Obama ya miran hacia delante, dejando de lado las diferencias por las acusaciones de espionaje de su gobierno a funcionarios nacionales.

Agregó que el mandatario estadunidense toma “muy en serio los alegatos” y preocupaciones de los mexicanos respecto a las violaciones a su privacidad para obtener información.

“Las buenas noticias para nosotros es que los presidentes Obama y Peña Nieto han marcado muy claro el camino hacia adelante. El presidente Obama dijo que nuestros dos países no son simplemente vecinos ligados geográfica e históricamente; somos, por elección, amigos y socios”, señaló.

Por ello, dijo, su gobierno está analizando la manera en la que obtiene información, haciendo un balance entre “las preocupaciones legítimas de seguridad de sus ciudadanos y aliados, y las preocupaciones sobre la privacidad que toda la gente comparte”.

“No vamos a comentar públicamente sobre cada alegato específico. Como dijo el presidente Obama en su discurso en la Asamblea General de la ONU, hemos comenzado a revisar la manera como recolectamos inteligencia”, explicó.

Al instalar el grupo de Amistad México-Estados Unidos en la Cámara de Diputados, Wayne afirmó que para los estadunidenses no existe una relación más importante que la que mantienen con sus “socios, vecinos y amigos” de México.

El diplomático agregó que ambos gobiernos han pactado una agenda de temas que impulsarán en beneficio de sus pueblos: “Ha llegado el momento de enfocarse en las oportunidades que nos ofrece nuestra relación, tan amplia y dinámica, y no solamente en los desafíos que enfrentamos, como seguridad y migración.

“También dijeron (Obama y Peña Nieto) que les gustaría extender el diálogo bilateral para incluir temas tales como integración económica, intercambios educativos y desarrollo energético”, refirió.

Indicó que dejar de lado el conflicto originado por presuntas prácticas de espionaje de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA, por sus siglas en inglés) contra el ex presidente Calderón y el actual mandatario, son señales de la “evolutiva relación entre México y Estados Unidos”.

En su turno, el presidente de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados, Ricardo Anaya, solicitó al embajador de Estados Unidos en México una investigación “profunda, breve y con consecuencias” sobre los casos de espionaje que sufrieron el ex presidente Calderón y Peña Nieto.

Incluso le recordó que en el salón de sesiones de San Lázaro “hay una inscripción con letras doradas que destaca por encima de las demás inscripciones, por su tamaño, vigencia y pertinencia. Son las palabras del ex presidente Benito Juárez: “Entre los individuos como entre las naciones, el respeto al derecho ajeno es la paz”.

“Estoy convencido de que no debemos callar por respeto, y por eso hoy reafirmamos la necesidad de que la investigación, que ya fue comprometida por el presidente Obama sobre presuntos casos de espionaje, sea profunda, concluya en un plazo breve y que sus resultados permitan deslindar responsabilidades. Esperamos una investigación seria, pero sobre todo con consecuencias”, dijo.

Claves

“Cínicos”

El presidente del PRI, César Camacho Quiroz, rechazó, por insuficientes, limitadas y hasta cínicas, las explicaciones ofrecidas hasta ahora por el gobierno de Estados Unidos a través de los medios de comunicación.

De acuerdo con un comunicado, Camacho Quiroz señaló que el gobierno, y sobre todo el pueblo mexicano, exigen y merecen una explicación.

Martí Batres, líder del CEN de Morena, aseguró que los gobernantes mexicanos se ven “ridículos” quejándose del espionaje de Estados Unidos, cuando ellos mismos “le quieren entregar la mayor riqueza de México: los recursos petroleros”.