Asociado, Pemex sí repartirá utilidades

“Los actuales trabajadores petroleros no participarán, porque ya tienen un bono que sustituye esa prestación”, señala el panista Juan Bueno Torio.
El vicecoordinador de Asuntos Económicos del PAN en San Lázaro.
El vicecoordinador de Asuntos Económicos del PAN en San Lázaro. (Héctor Téllez)

México

El pleno de la Cámara de Diputados aprobó con 336 votos a favor y 114 en contra las nuevas leyes de ingresos por hidrocarburos y del fondo mexicano del petróleo con una serie de modificaciones que, entre otros aspectos, suprimieron el artículo que liberaba a Pemex y a los inversionistas privados de pagar utilidades a sus trabajadores.

De ese modo, Pemex deberá pagar, por primera vez en su historia, dicha prestación en los casos en que esté asociada con particulares, mas no así en su actual relación laboral con el Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana.

“Los actuales trabajadores petroleros no participarán de las utilidades de Pemex, porque ya tienen un bono que sustituye esa prestación (…) pero la asociación de Pemex con otra empresa formará un nuevo consorcio y este consorcio a sus trabajadores sí les pagará utilidades”, puntualizó Juan Bueno Torio, vicecoordinador de Asuntos Económicos del PAN en el Palacio de San Lázaro.

En entrevista, subrayó que los participantes privados del sector energético estarán obligados a constituirse como empresas mexicanas y a cumplir todas las leyes nacionales, sean de origen local o foráneo.

Así, “todas las empresas mexicanas, excepto Pemex y la CFE (cuando no estén asociados), van a pagar la participación de utilidades a sus trabajadores, como lo marca la Ley Federal del Trabajo”, remarcó el principal negociador panista de la reforma energética.

El vicecoordinador de los diputados del PRD, Miguel Alonso Raya, recordó que Pemex, como empresa pública, no ha pagado ni pagará utilidades a sus trabajadores, porque esa utilidad es propiedad de la nación.

Advirtió, además, que la petrolera mexicana no estará en condiciones de ofrecer esa prestación, en tanto deba tributar derechos, incluso, superiores a sus ingresos. “En todo caso, Pemex podría entrar a pagar utilidades en alguna modalidad específica de asociación en alguna modalidad de contrato con particulares, siempre y cuando le quiten la carga fiscal de 4.7 por ciento del PIB, pues de otro modo no habrá manera de que pague utilidades”, dijo.

Alonso Raya señaló que los cambios practicados al dictamen de las leyes de hidrocarburos permitirán exigir a los inversionistas nacionales y extranjeros del sector energético el reparto de utilidades en los términos de la legislación laboral.

La modificación al proyecto suprimió el artículo que a la letra señalaba que “las utilidades de los contratistas y asignatarios (del sector hidrocarburos) no se repartirán entre sus trabajadores”.

BOLSA DE 11 MIL 800 MDP

Las fracciones de PRI, PAN, PVEM y Nueva Alianza consensuaron al comienzo de la sesión de ayer un paquete de cambios a las leyes de Ingresos por Hidrocarburos y del Fondo Mexicano del Petróleo para compensar con una bolsa de hasta 11 mil 800 millones de pesos a las 32 entidades federativas por las pérdidas que les significará la nueva fórmula de distribución de participaciones petroleras.

Dichos recursos provendrán de los ingresos excedentes por la vía de los hidrocarburos respecto a la estimación anual prevista en el respectivo paquete económico.

Entre las modificaciones votadas y avaladas durante la discusión en lo particular destaca igualmente el aumento de 79.73 a 80.29 como porcentaje participable de los ingresos petroleros.

Los diputados aprobaron también la incorporación de un candado a la llamada “cláusula de impunidad”, que obliga a las secretarías de Hacienda y de Energía a contratar y pagar con recursos públicos los seguros y fianzas para cubrir indemnizaciones y defensa legal de los funcionarios cuya actuación en la licitación de contratos del sector hidrocarburos genere algún daño.

La adición al respecto establece que “en los casos en que, derivado de resolución administrativa o penal firme, se haya demostrado la actuación dolosa o de mala fe del servidor público, o la comisión de actos ilícitos, se cancelarán de manera definitiva los apoyos y se procederá en términos legales para exigir el reintegro”.

Al fundamentar el dictamen en la tribuna parlamentaria, el panista José Isabel Trejo, presidente de la Comisión de Hacienda, detalló que el nuevo régimen fiscal reduce de seis a tres los derechos que Pemex debe pagar.

“Se trata de un cambio largamente esperado y es uno de los elementos clave para que la empresa pueda competir con el nuevo marco legal. Se modifica el régimen fiscal de Pemex con el objeto de permitir a la paraestatal operar bajo un régimen fiscal más equitativo y simple, por lo que la propuesta plantea eliminar tres de los seis derechos aplicables actualmente”, detalló.

PIDEN REDUCIR BENEFICIOS DEL SINDICATO

Juan Pablo Castañón, presidente de la Coparmex, señaló que se debe concluir con las prestaciones del sindicato de Pemex, que crearon un pasivo laboral que ahora no puede solventar.

El dirigente del sindicato patronal dijo que entre las prestaciones que se deben eliminar están las jubilaciones a temprana edad, la falta de aportaciones para el retiro por parte del trabajador y los esquemas de contratación discrecionales.

“Es lamentable que la política de prestaciones sea que el trabajador no aporte para su pensión, sino que todo el monto lo aporte la empresa, en consecuencia, el gobierno federal”, afirmó.

Sobre las jubilaciones a temprana edad, expresó que se debe elevar a más de 55 años, ya que el trabajador todavía tiene mucho que aportar a la empresa y a escala internacional se está incrementando.

Agregó que se debe establecer un fondo de pensiones, en el que los trabajadores aporten dinero para su retiro, así como establecer topes de las mismas, ya que de otro modo la empresa pierde competitividad, al tener que utilizar parte de sus utilidades para sanear esa prestación.

También es necesario concluir con la forma en que se hacen las contrataciones, porque solo se puede ingresar a la empresa si la gente está relacionada con los empleados.

“Aprobar que el Estado absorba parte de los pasivos laborales es aceptar que eran demasiados y que se habían cometido un error al otorgar demasiados prestaciones laborales”, que provocaban que la empresa pierda la competitividad para poder estar en el entorno internacional, afirmó. (Luis Moreno/México)