Participará México en misiones de ONU: Peña

Personal militar o civil colaborará en acciones humanitarias en beneficio de la población; el apoyo estará supeditado a una autorización expresa y a un mandato del Consejo de Seguridad.
El ejecutivo mexicano y su homólogo estadunidense, Barack Obama, en la sede de Naciones Unidas.
El ejecutivo mexicano y su homólogo estadunidense, Barack Obama, en la sede de Naciones Unidas. (Juan Carlos Morales)

Nueva York

El presidente Enrique Peña Nieto anunció que México participará en las Operaciones de Mantenimiento de la Paz (OMP) de las Naciones Unidas realizando labores de índole humanitaria en beneficio de la población civil.

México ha colaborado en dichas operaciones en tres ocasiones. Las dos primeras con observadores militares: en los Balcanes (1947-1950) y en Cachemira (frontera entre la India y Pakistán, 1949). En El Salvador (1992-1993) participó con 120 policías.

En su primera intervención como Presidente ante la Asamblea General de la ONU, Peña Nieto dijo que México apoya y valora las operaciones para el mantenimiento de la paz, instrumento de las Naciones Unidas que ayuda a los países a superar conflictos y crear condiciones para una estabilidad duradera mediante acciones de reconstrucción, asistencia humanitaria y seguridad.

“Por eso México ha tomado la decisión de participar en las acciones de mantenimiento de la paz de las Naciones Unidas realizando labores de índole humanitaria en beneficio de la población civil. Nuestra participación será atendiendo a un mandato claro del Consejo de Seguridad y estará apegada a los principios normativos de política exterior establecidos en nuestra Constitución. Con esta determinación, México, como actor responsable, da un paso histórico en su compromiso con la Organización de las Naciones Unidas”, destacó el mandatario.

De acuerdo con la Secretaría de Relaciones Exteriores, la participación de México en las OMP será gradual en términos cuantitativos y en el tipo de labores en las que se participará. Éstas podrán comprender personal militar o civil para la realización de una amplia gama de tareas que involucren a ingenieros, médicos, enfermeros, observadores políticos, asesores electorales y especialistas en derechos humanos, entre otros.

La participación de México estará supeditada a una autorización expresa y a un mandato del Consejo de Seguridad de la ONU, por ser el único órgano facultado en tomar decisiones para el mantenimiento de la paz y la seguridad internacionales.

PROMOVERÁ TRANSPARENCIA

Por la tarde, el presidente Peña Nieto asumió la presidencia de la Alianza para el Gobierno Abierto, un espacio de diálogo e intercambio de ideas que, en colaboración con la sociedad civil, permite que el gobierno asuma compromisos bajo un plan de acción, con el potencial de transformar la calidad de vida de las personas.

“Promoveremos que la transparencia y la rendición de cuentas sean prácticas cotidianas de todos los poderes y órdenes de gobierno de los países miembros.

“México compartirá la experiencia de su reciente reforma constitucional en materia de transparencia. Con ello, el país tendrá un sólido sistema nacional de transparencia, compuesto por un órgano federal y 32 órganos locales. Todos con autonomía para asegurar el derecho de acceso a la información pública”, expresó el Ejecutivo.

Frente a su homólogo de Estados Unidos, Barack Obama, Peña mencionó que trabajará en tres ejes de acción, pues el desafío actual de la alianza es doble: por un lado, consolidar lo que se ha alcanzado en los 64 países miembros, el modelo de gobiernos abiertos, y segundo, promover que más naciones lo adopten.

Al respecto, explicó que el primer eje será llevar los principios del gobierno abierto a la práctica a herramientas operativas que permitan un desarrollo incluyente.

El segundo, consolidar el concepto de gobierno abierto mediante una alianza sólida y amplia entre sociedades y gobierno basada en la confianza.

El tercer eje, agregó el Ejecutivo, es hacer de la alianza una verdadera plataforma de cooperación e intercambio de experiencias exitosas.

“Creemos necesario impulsar nuevos mecanismos que faciliten la identificación y adopción de mejores prácticas en la materia a nivel global. Queremos que la experiencia de cada nación contribuya al éxito de todas las demás naciones”.

“Los principios del gobierno abierto permitirán una efectiva gobernanza democrática, con mayor corresponsabilidad entre gobierno y ciudadanía. El futuro de esta alianza depende de todos nosotros, del compromiso de los jefes de Estado y de los integrantes de la sociedad civil. México asume la presidencia de este proyecto global con gran entusiasmo, consciente del poder positivo de esta alianza para enriquecer nuestra vida democrática”, destacó.

En octubre de 2013, México recibió la copresidencia de esta alianza junto con Indonesia, asumiendo así el liderazgo para promover esta importante iniciativa con responsabilidad global. En el Plan de Acción 2013-2015 se formularon líneas de acción bajo cinco grandes objetivos para promover la transparencia y la rendición de cuentas, y consolidar un México abierto.

PIDE RENOVACIÓN

Ante la máxima tribuna internacional, el mandatario mexicano, orador número 13 de la 69 Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas, consideró que ONU debe atreverse a cambiar para mejorar en el contexto de su 70 aniversario, que se celebrará en 2015.

“En México creemos firmemente que la ONU cuenta con todos los atributos para ser más audaz y renovarse. En materia de cambio institucional, necesitamos un Consejo de Seguridad que evolucione y sea representativo del nuevo equilibrio mundial. Es importante reformarlo para establecer su transparencia, rendición de cuentas y capacidad de respuesta”, mencionó.

Admitió que cambiar nunca es fácil y menos cuando se necesita una transformación de fondo que requiere de la cooperación de múltiples actores y cada uno tiene sus prioridades e intereses.

“Se que no será fácil construir consensos para lograrlo, porque se tendrán que romper inercias y cambiar paradigmas, pero también se que aquí existe el talento, la visión y la audacia para conseguirlo”.

Como parte de la transformación de la ONU, el presidente Peña Nieto comentó que se debe ampliar el número de miembros no permanentes del Consejo, creando asientos de largo plazo con posibilidad de reelección inmediata, en función de una representación geográfica más equitativa. El mundo, dijo, necesita una ONU donde los miembros permanentes del Consejo no utilicen el veto en caso de violaciones graves del derecho internacional humanitario.

“Las Naciones Unidas deben impedir el tráfico de armamento y los graves daños que causa a nuestra sociedades. El tratado sobre el comercio de armas, nos brinda las herramientas para hacer frente a este creciente desafío. Sin embargo es fundamental que todas las nación es lo firmen y lo ratifiquen”, afirmó.

En la reunión de jefes de Estado y de Gobierno, entre ellos, Obama, Peña pidió fortalecer a la ONU para que pueda combatir eficazmente el terrorismo que lacera a las sociedades del planeta.

Indicó que si se quiere un mundo más seguro nadie debe utilizar o amenazar con usar el poder nuclear para poner en riesgo la supervivencia de la humanidad.

“Necesitamos que la ONU renueve sus esfuerzos en favor del desarme nuclear; debemos impedir que más países o actores no estatales tengan a su alcance esta capacidad destructiva”, manifestó.

El Ejecutivo pidió acciones conjuntas a nivel mundial para combatir el acoso escolar o psicológico y reforzar los valores de la niñez y juventud.

:CLAVES

REUNIONES BILATERALES

Antes de su participación en la 69 Asamblea General de las Naciones Unidas, el presidente Enrique Peña Nieto se reunió  con el rey Hachemita de Jordania, Abdullah II Ibn Al Hussein.

También sostuvo un encuentro en la sede de las Naciones Unidas con su homólogo de Polonia, Bronisław Komorowski; con Tony Blair, ex primer ministro del Reino Unido, y con Mark Rutte, primer ministro del Reino de los Países Bajos.

En las reuniones, Peña estuvo acompañado por el secretario de Relaciones Exteriores, José Antonio Meade.

PREPARAN FORO DE DISCUSIÓN EN EL SENADO

Senadores de PRI, PAN y PRD se pronunciaron porque el Senado mantenga los controles para la salida y entrada de tropas, así sea para misiones humanitarias, como pretende el presidente Enrique Peña Nieto.

El senador panista y presidente de la Comisión de Defensa Nacional, Fernando Yunes, advirtió que antes de que se tome una decisión, se pulsará la opinión del Ejército y por ello integrantes de las Fuerzas Armadas participarán en un foro de discusión respecto de esta incursión en los cascos azules de la ONU.

Yunes dijo que si bien ya las senadoras panistas Gabriela Cuevas y Laura Rojas presentaron iniciativa para que México forme parte de esos contingentes, no hay una postura unánime en el PAN y por ello será importante oír lo que diga el Ejército al respecto.

“Nosotros lo que hemos hecho como comisión de Defensa es comenzar a dialogarlo con la Sedena. Se tiene pensado hacer dentro de un par de meses un foro donde se discutan los pros y contras de la medida y con base en ello analizarlo”, indicó el legislador.

Sobre la opinión que hay al interior de las fuerzas armadas, explicó que “por parte de ellos hay una apertura a dialogar, a emitir opiniones. No hay una postura definida por parte del Ejército, pero hay disposición de platicar sobre los pros y los contras”. (Angélica Mercado/México)