Partes militares, novedades, mensajes urgentes y bitácoras

En sus reportes “a la superioridad”, jefes y tropa dan cuenta de la inacción de la policía estatal y del “agradecimiento” de los estudiantes que sobrevivieron al ataque.

Iguala, Guerrero

Como informó MILENIO en el reportaje El Ejército en la noche de Iguala, publicado el 26 de enero, el 26 y 27 de septiembre pasado efectivos del Ejército mexicano sí tuvieron encuentros con estudiantes de Ayotzinapa, pero no detuvieron a ninguno.

Así se desprende del parte de novedades, las bitácoras y los mensajes urgentes que se generaban aquella noche y madrugada en el 27 Batallón de Infantería con sede en Iguala. Esos reportes incluyen fotografías de jóvenes y un profesor de la normal rural en la clínica Cristina de esa ciudad, adonde habían llegado huyendo de las balaceras.

Uno de los estudiantes era Édgar Andrés Vargas, quien recibió un balazo en la cara. En la imagen se ve que de su rostro chorrea sangre hasta el piso. Posteriormente sería atendido en el Hospital General de Iguala. Días después requirió cirugía plástica en un hospital de la Ciudad de México.     

Los documentos confirman que los militares estaban al tanto de todo lo que acontecía en Iguala aquella noche, pero que no intervinieron mientras ocurrían las agresiones contra quienes resultaron muertos, heridos o levantados por policías de Iguala, Cocula y miembros de la banda Guerreros Unidos.

En el mensaje 22632 del 26 de septiembre, marcado como urgente, referido como arribo de normalistas, se informaba “a la superioridad”, en el inciso “G”, apartado “C”:

“Sobre la carretera Iguala-Chilpancingo, frente al Palacio de Justicia, (soldados o testigos, no queda claro) ubicaron otro autobús, el cual fue detenido por dos patrullas de la policía municipal, los cuales, con palabras altisonantes, les mencionaron a los estudiantes que descendieran del autobús”.

Y en el apartado “D”:

“Aproximadamente 22:30 horas, arribaron al lugar tres patrullas más, a bordo de las cuales bajaron policías vestidos de negro, encapuchados, los cuales les dijeron a los estudiantes que se bajaran, por lo que los estudiantes les mencionaron que tenían compañeros heridos, sin especificar de qué tipo. Aproximadamente 22:35 horas, los policías que llegaron trataron de bajar a los estudiantes del autobús”.

Firma, “respetuosamente”, el comandante del 27 Batallón de Infantería, quien se comunicaba con la Comandancia de la 35 Zona Militar con sede en Chilpancingo.      

En las bitácoras queda claro que se informaba minuto a minuto “a la superioridad”, y también que el jefe policial de Iguala, Felipe Flores (prófugo desde entonces), mintió cuando, a las 22:15 horas, el comandante del batallón, coronel José Rodríguez Pérez, le preguntó telefónicamente qué era lo que ocurría en las calles:

“Manifestó, con una actitud de reserva y tratando de minimizar los hechos, que su personal se encontraba establecido en los filtros que se ubican en las salidas de esta ciudad; que no tenían ningún carro detenido, y que no se habían suscitado disparos de armas de fuego”, se lee en el mensaje “urgente” 22632.

Asimismo, se asienta que el gobierno estatal se negó a intervenir:

“A las 22:00 horas se estableció comunicación con el C. José Adame Bautista, coordinador operativo de la policía estatal en la zona norte, mencionando que personal de su corporación no asistiría a prestar apoyo a la policía municipal de esta ciudad, a menos que recibiera órdenes de sus superiores”.        

Los partes dan cuenta de lo que ocurría en las calles de Iguala y sus alrededores, conforme los mandos del 27 Batallón se iban enterando de los hechos a través del C-4, o por los desplazamientos que realizaba la tropa.

Más tarde, luego de los tiroteos, fue cuando los militares tuvieron contacto con varios estudiantes en dos instalaciones clínicas: el Hospital General y el hospital Cristina, cercanos a su cuartel.

En los reportes se afirma que los soldados no detuvieron ni trasladaron a ninguno de los normalistas que estaban en esos hospitales aquella noche ni la madrugada del día siguiente. Hoy se sabe que así fue, ya que se trataba de sobrevivientes de los violentos acontecimientos perpetrados por criminales con y sin uniforme.

Los soldados únicamente verificaron la identidad de los heridos y, al percatarse que se trataba de estudiantes y no de delincuentes, no procedieron de ninguna forma contra ellos, se informa en los mensajes castrenses.

***

En los despachos miliares sobre el estado de los jóvenes quedó de manifiesto la virulencia de la agresión que sufrieron:

“Mensaje 22634. Urgente. Permítome informar a esa Superioridad (Comandancia de la 35 Zona Militar) que se obtuvo información de que ingresaron tres personas heridas por arma de fuego al Hospital General (…), al parecer estudiantes de la Normal Rural Raúl Isidro Burgos, como a continuación se indica: A.- (Nombre tachado del estudiante) presenta una herida por proyectil de arma de fuego en el brazo derecho. B.- (Nombre tachado del estudiante) presenta una herida de proyectil de arma de fuego en una mano, habiéndosele amputado 4 o 5 dedos. C.- Una persona del sexo masculino en calidad de desconocido, quien presenta una herida de proyectil de arma de fuego en la cabeza”.  

Este último estudiante era Aldo Gutiérrez Solano, en cuya cabecera de la cama hospitalaria se leía: Ruptura de cráneo por proyectil de arma de fuego. Sigue en coma, con 65 por ciento del cerebro sin actividad.

El reporte de lo ocurrido en la clínica Cristina, a partir de la una y cuarto de la mañana, donde se dio el segundo contacto de soldados con estudiantes, empieza en el mensaje 22636 de la madrugada del 27 de septiembre, catalogado urgente. Se trata de los detalles de lo que una unidad de Fuerza de Reacción refería a su comandante y éste al de la 35 zona militar:

“En el hospital Cristina fueron localizadas 25 personas, entre ellas una que presenta una herida en el labio superior en forma de sedal, producida por un proyectil de arma de fuego. Las personas localizadas mencionaron ser estudiantes de la normal de Ayotzinapa que habían sido agredidos con armas de fuego por policías municipales cuando se transportaban a bordo de dos autobuses; (y) que los (dos) cuerpos que se encuentran tirados (muertos) en el cruce de la calle Álvarez con Periférico Norte son sus compañeros”.

En el mensaje 22639, sellado como urgente, se detalla el final del segundo encuentro y el tercer y último contacto de soldados con estudiantes:

“A.- Los 25 estudiantes localizados en el interior del hospital Cristina agradecieron al capitán segundo de Infantería el apoyo brindado, manifestándole que se retirarían y que ellos por sus propios medios le brindarían la atención médica a su compañero herido.

“B.- Arribaron al lugar de los hechos donde fallecieron dos normalistas (a unos metros de la clínica) los siguientes periodistas (…).

“C.- (A las 03:00 horas llegaron varios de los estudiantes que habían estado en el hospital Cristina) En el lugar, el dirigente estudiantil (nombre tachado) dio una entrevista en la que mencionó que los culpables de lo sucedido fueron las autoridades, ya que no recibieron el apoyo que solicitaron”.       

También se confirma en las bitácoras de “entradas” y “salidas” del cuartel del 27 Batallón de Infantería que una docena de padres de los normalistas y líderes estudiantiles se presentaron ahí un día después de los hechos, para solicitar ayuda, a fin de hallar a 57 personas que hasta ese momento se daban por desaparecidas. Horas después, la lista de levantados se reduciría a 43, ya que 14 jóvenes fueron apareciendo vivos en sus domicilios y en Ayotzinapa.

Según los reportes, los padres y estudiantes declararon en ese momento que tenían información de que los alumnos de la normal habían sido levantados por policías municipales de Iguala.