Padres: el diálogo con las autoridades está “suspendido”

Advierten que aunque el gobierno cierre el caso de sus hijos desaparecidos, seguirán “en acción”; “si no hay Navidad para nosotros, tampoco para ellos”.
Los familiares de los jóvenes ausentes se deslindaron de los recientes hechos de violencia en Guerrero.
Los familiares de los jóvenes ausentes se deslindaron de los recientes hechos de violencia en Guerrero. (Daniel Cruz)

México e Iguala

El abogado Vidulfo Rosales informó ayer que las mesas de diálogo entre las autoridades y los padres de los normalistas de Ayotzinapa desaparecidos están "suspendidas por todo lo que ha venido pasando".

En conferencia de prensa realizada en el Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez, el representante legal de los familiares señaló que las pláticas entre ambas partes "ahorita permanecen suspendidas. De parte de los padres de familia hay la intención de continuar con este diálogo, con el único efecto de que les pudieran brindar información de cuáles son los avances en la investigación y en la búsqueda (de los jóvenes desaparecidos)", porque a eso tienen derecho.

Durante la conferencia, los padres de familia, a través de Felipe Cruz y Mario César González, se deslindaron de los actos de violencia recientemente ocurridos en Tlapa y Chilpancingo, y del boteo que realizan encapuchados en las autopistas.

Aseguraron que ellos asisten sin capuchas a solicitar apoyo y solo acompañan a algunos jóvenes que se "encapuchan para no ser identificados", porque "tienen miedo de que después los desaparezcan", y añadieron que únicamente piden ayuda en dos carreteras: Palo Blanco y Acapulco.

González señaló que sí hay gente en las casetas, principalmente de la Ciudad de México, "pero nosotros no aseguramos nada de ellos. Planeamos con los normalistas de Ayotzinapa y en la marcha pasada se capturó a ocho personas; son claras las infiltraciones y los entregamos a las autoridades, y en algún noticiario los hicieron pasar como víctimas, cuando ellos están lucrando con el dolor y contratan a gente para que se encapuche y haga la actividad del boteo, que no llega al movimiento y tampoco lo requerimos, porque hacen uso del dolor y sufrimiento de los padres".

Además denunció que se inició una campaña de "endurecimiento" y "criminalización" de su movimiento.

En tanto, Felipe Cruz advirtió que no permitirán que el gobierno cierre la investigación con más de 80 detenidos y casi tres meses de búsqueda. "Seguimos como si se hubiera empezado el día de hoy: sin ninguna pista".

Aunque el gobierno federal cierre el caso, advirtió, "nosotros de manera independiente continuaremos y no va a haber vacaciones para nosotros y no tiene por qué haberlas para ellos, porque tienen que seguir haciendo su trabajo. Si no tenemos Navidad, tampoco ellos van a tener; si no tenemos Año Nuevo, tampoco ellos. Vamos a seguir en acción".

Los familiares, estudiantes, abogados y activistas sostuvieron que su movimiento es pacífico y rechazaron los actos de violencia ocurridos hace unos días en Guerrero, por lo que anunciaron que este fin de año realizarán diversas actividades pacíficas.

Marcha en Iguala

Al grito de "¡Vivos se los llevaron, vivos los queremos!", padres de los 43 normalistas desaparecidos en septiembre pasado marcharon para participar en el primer encuentro de familiares de víctimas de desaparición forzada de Ayotzinapa, al tiempo que calificaron al gobierno de omiso respecto a las investigaciones de los hechos violentos.

Los manifestantes realizaron pintas de rechazo a los gobiernos federal, estatal y municipal, al llegar al auditorio municipal. No se observó a encapuchados.

Al encuentro convocado por la Coalición de Organizaciones y Ciudadanos de Iguala acudieron padres, familiares y amigos de los normalistas desaparecidos, así como estudiantes y ciudadanos.

En el encuentro también participio Soledad Hernández, hija de Arturo Cardona, ex dirigente de la organización social Unidad Popular, presuntamente asesinado por el ex alcalde de Iguala José Luis Abarca.

Claves

Bloqueo estudiantil

- Al menos 100 estudiantes de la UPN bloquearon durante 90 minutos la Autopista del Sol en la entrada sur de Chilpancingo y denunciaron que sus maestros se niegan a evaluar el semestre, a manera de represión porque se sumaron a las manifestaciones en favor de la Normal de Ayotzinapa.

- Con una manta se quejaron de la "represión académica" que sufren, a partir de que cinco profesores se resisten a realizar las evaluaciones de fin de semestre, molestos porque apoyan a los normalistas.