Padres y CNTE, el conflicto que sigue en Oaxaca

Hay 15 municipios con maestros sustitutos. Jefes de familia advierten que los disidentes “no tienen cabida y no se les permitirá la entrada” a los planteles.

Oaxaca y México

El regreso a clases en Oaxaca anunciado por la sección 22 de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) provocará un enfrentamiento con la sección 59 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) y padres de familia, quienes advirtieron que no permitirán el regreso a las escuelas ahora tomadas por maestros sustitutos.

Luisa García, coordinadora de padres de familia en Oaxaca, advirtió que los maestros de la sección 22 ya no tienen cabida en las escuelas de la entidad y reclamó que el gobierno del estado no los haya recibido, hasta ahora, para escuchar sus planteamientos.

“Ellos ya no tienen ningún lugar ahí, ninguna cabida, no vamos a permitirles la entrada; ahora, donde todavía nos faltan, pues van a entrar, pero con condiciones. Desafortunadamente no contamos con el apoyo del gobernador”.

Entrevistada por Tania Díaz en MILENIO Televisión, García dijo que no se permitirá a los integrantes de la 22 que retornen a las aulas, “porque ellos abandonan su empleo y regresan cuando quieren, así que ya no lo vamos a permitir. Prácticamente hemos sido objeto de burla de ellos, no nos tienen ni un poquito de respeto”.

En tanto, Joaquín Echeverría, secretario general de la 59, sostuvo que los 3 mil profesores que representa tienen presencia en escuelas de 100 de los 570 municipios oaxaqueños, además de que hay 100 planteles ubicados en 15 municipios donde hubo la decisión de los padres de familia de suplir a los docentes paristas de la 22 por profesionistas, y es en esos lugares donde se focalizan los conflictos entre sustitutos y la CNTE.

En una charla con Carlos Marín en El Asalto a la Razón, de MILENIO Televisión, el dirigente magisterial responsabilizó al gobernador oaxaqueño, Gabino Cué, de los riesgos físicos que pudieran correr con el regreso de la sección 22 a las aulas, el próximo 14 de octubre.

“Desde este espacio queremos solicitarle al gobernador del estado, de manera directa, el respeto a nuestra integridad física, a la de los 3 mil compañeros; estamos seguros de que la cordura nos va a mantener a partir de que esta diferencia vale la pena, porque nos lleva a la competencia y la educación de Oaxaca tiene que salir adelante”.

Echeverría señaló que los ediles les han manifestado hartazgo e impotencia ante el ausentismo de los maestros de la CNTE.

“Hay un hartazgo e impotencia ante lo que está pasando. Los hemos estado atendiendo y les hemos dado opciones para que puedan avanzar, y ellos están en espera de que el gobierno estatal los ayude para que se abran las escuelas y empiecen las clases”.

El dirigente magisterial dijo entender que en estos días la comisión tripartita encabezada por la Secretaría general de Gobierno, el Instituto Estatal de Educación Pública de Oaxaca y la propia sección 22 se avocarán a revisar cada unos de los temas, y quizás los visiten para entrevistarse con los padres de familia y tomar decisiones.

A su vez, Luisa García denunció que los maestros de la sección 22 han llegado de manera violenta, con gritos y amenazas a los planteles educativos. Incluso hay algunos que de manera clandestina dan clases en su domicilios, contrario a la instrucción de la dirección de la disidencia magisterial en paro, pero que “están haciendo su negocio”, pues cobran hasta 30 pesos la hora.

Durante la charla con Carlos Marín, el secretario general de la sección 59 explicó que no se les ha otorgado la orden de adscripción, porque integrantes de la CNTE son también funcionarios de Educación del gobierno del estado, ni tampoco reciben pago del gobierno del estado.

“Estamos concientes de que no tenemos el respaldo del gobierno y (hay) una posición de la otra sección en nuestra contra, pero contamos con algo fundamental: el respaldo de los padres de familia”.

En Oaxaca, la sección 22 controla la entrega de certificados de los egresados de primaria y hay por lo menos 5 mil de ellos que no han sido entregados a los estudiantes, a pesar de que ya concluyeron el nivel básico.

Finalmente, Joaquín Echeverría aseguró que con la aprobación de la reforma educativa a nivel nacional, los maestros de la sección 59 “trabajaremos de manera institucional y, por lo tanto, con la reforma educativa federal”, y aunque admitió que hay una afectación laboral a los maestros, el interés de los niños y padres de familia es superior.


[b]SE APOYARÁ A ESTADOS AFECTADOS[/b]

El secretario de Educación, Emilio Chuayfett, dio a conocer que el gobierno federal apoyará a los estados en que la CNTE realizó paros laborales, con el fin de que se pueda cumplir con el ciclo escolar.

Durante su comparecencia en el Senado como parte de la Glosa del primer Informe de gobierno, Chuayfett advirtió que los docentes deberán reponer sus ausencias con horas extras, sábados y días de vacaciones.

Enfatizó que hasta el momento se han perdido más de 50 días de clases y señaló que Oaxaca tiene 10 años sin cumplir con el calendario escolar.

“Oaxaca tiene 10 años en donde no cumple el ciclo escolar porque tiene un promedio de 70 o más días de ausentismo por parte de sus profesores. Eso viola el interés superior de la infancia”, detalló.

En su comparecencia ante las comisiones de Educación y Cultura de la Cámara Alta, el funcionario federal dijo que dejar sin el derecho a la educación a millones de niños debería ser considerado un ilícito, pues la salud, la alimentación y la educación no deben ser condicionados.

Ante los senadores, Chayfett aseguró que presentaba la información sin tener que ser “hipócrita o diplomático”.

(Mariana Otero-Briz/México)