Con Beltrones, PRI tendrá más disciplina, coinciden Roque Villanueva y Labastida

El ex presidente nacional del PRI, Humberto Roque, y el ex candidato presidencial del PRI, Francisco Labastida, charlaron con Carlos Puig sobre el pasado, el presente y el futuro de su partido.

Ciudad de México

Humberto Roque Villanueva, actual presidente de la Asociación Nacional de la Unidad Revolucionaria, quien presidió el PRI entre diciembre de 1996 y septiembre de 1997, y Francisco Labastida Ochoa, quien fue el candidato presidencial del PRI en el año 2000, conversaron con Carlos Puig En15 en MILENIO Televisión sobre el papel que el partido ha jugado a lo largo de la historia, sus errores y aciertos en el poder y sus previsiones para el partido que dirigirá su correligionario Manlio Fabio Beltrones.

Ambos reconocieron que el PRI requiere renovarse, Labastida sugirió que con Manlio Fabio Beltrones el PRI tendrá más disciplina, mientras que Roque propuso actualizar los principios que le dieron prestigio al partido en el siglo XX.

Esta es la charla completa que se transmitirá este martes y miércoles a las 21:30 horas en MILENIO Televisión.

Carlos Puig: ¿Qué es este PRI de hoy que va a presidir Manlio Fabio Beltrones, a comparación del PRI del que tú fuiste candidato y que no tuvo Los Pinos por razones que todos conocemos? ¿En qué se parecen y en qué no se parecen?

Francisco Labastida: Una pregunta muy difícil y con múltiples facetas. Yo diría que primero es un PRI que va a tener sin lugar a dudas más disciplina y va a tener mucho apoyo de parte del Presidente, no tengo ninguna duda. Se acabó lo de la sana distancia como dijo Manlio.

Humberto Roque: Eso (la sana distancia) me tocó a mí.

CP: ¿Era cierto?

HR: Lamentablemente no, ojalá y hubiera sido, era un problema de imagen Carlos, él (Zedillo) lo que quería era proyectar la imagen de que no dependía tanto del PRI y que en el PRI había cuadros no tan presentables, mientras que en el gobierno…

CP: ¿Tu campaña fue la más abandonada de parte de un Presidente de la República?

FL: Voy a contar hechos reales, yo le pedí al Presidente que no cambiara de presidente del partido, que se quedará José Antonio González, le dije “hay varias razones, hizo bien su trabajo, usted lleva ya como seis presidentes del PRI, me parece ilógico que venga un séptimo presidente, quien además tiene que conocer al partido bien, a los presidentes de los comités directivos estatales, a los candidatos, etcétera. Es muy poco tiempo”. Dijo: “no, no, lo voy a quitar”. Entonces invitó a José Antonio a la Secretaría de Salud, entra e hizo muy buena tarea Dulce María Sauri, y a los dos días de haber entrado me busca y me dice: oye quiero hablar con urgencia contigo. En la tarde nos vemos y me cuenta que el partido tiene una deuda de varios cientos de millones de pesos. Entonces dije, “me lo cuentas porque esperas que haga algo”. Y me dijo “sí porque yo no lo puedo arreglar”. Entonces pedí cita urgentemente vi al día siguiente al presidente Zedillo y me dijo: “¡Qué barbaridad! ¿Cómo ocurrió esto?”. Dije, “presidente José Antonio dependía de usted, platiqué con José Antonio y él hizo, según me dijo, exactamente lo que usted le ordenó”. Dijo, “pues lo debiste haber cuidado”. “Perdón a mí no me correspondía”, “bueno, y ¿qué vas a hacer ahora para arreglar este problema?”

CP: No hay mayor prueba de la sana distancia. Esa era. ¿Fue un error histórico del presidente Zedillo haber planteado eso?

HR: Fue una expresión poco afortunada que no cayó bien en el priismo, incluso Nacho Pichardo hizo un libro sobre la sana distancia. El problema, y te lo dice y lo hemos platicado en otra ocasión; siendo líder de cámara me toca manejar temas muy delicados, entre otras cosas el incremento del IVA y ahí no hubo sana distancia, ahí era rajársela -perdón la expresión coloquial- para sacar adelante el propósito del Presidente, igual sucedió con las afores y con la reforma a la Suprema Corte de Justicia.

FL: Es que la distancia era unilateral.

HR: Ese es el problema Pancho. Esa es la expresión correcta.

CP: ¿Cómo ven al presidente Peña en ese sentido? Es decir, en el sentido si va a haber, porque Manlio ya dijo “yo no quiero distancia”. ¿Ven al Presidente en el mismo ánimo?

HR: Sí, absolutamente. Yo creo que el presidente Peña va a estar muy pendiente, positivamente hablando del desempeño del partido y particularmente de Manlio.

FL: Y con muy cercana comunicación, sin duda.

CP: ¿Esa es la voluntad del Presidente?

FL: Sí, sin duda. Y también la de Manlio.

CP: Platíquenme un poco de Manlio. Hoy decía yo que Manlio llega un poco tarde, porque a él le hubiera encantado ser presidente del otro PRI, el de los 45 por ciento. El de gobernadores sometidos y no con presupuestos que gastan lo que quieren. ¿Qué podemos esperar de este hombre que tantas veces ha estado ahí cerca, no ha llegado y hoy está ahí?

HR: Yo creo que estamos hablando para empezar de un profesional de la política que conoce como pocos el partido y el contexto que rodea al partido, y que creo que va a hacer un buen papel. Aunque por supuesto las condiciones, como bien señalas, no son las de hace algunos años en que la inercia del sistema te ayudaba mucho como presiente del partido. Ahora hay que enfrentar muchos retos, no es lo mismo, como bien señalas, el PRI arriba de los 50 de intención del voto o de votación emitida que una del 29, que déjame decirte que fue complicado y la inteligencia del partido y en mi opinión de César Camacho y de quienes hayan tomado la decisión fue, a pesar de todas las críticas, la alianza con el Verde.  Si no los números hubieran estado muy complicados para la integración de la cámara, en cambio ahorita va a transitar el presidente Peña Nieto con una cámara que tiene una mayoría a su favor.

CP: Lleva tantos años Manlio en esto que ocupa muchas páginas históricas de los periódicos de este país. ¿Qué tiene que hacer Manlio para convocar a un público que hoy no está con el PRI, Francisco? Que tampoco a lo mejor está con el PAN o con el PRD, por cierto eh. Ya vimos Nuevo León y Jalisco y otras cosas. Pero, ¿crees que tiene ese aire de juventud y de comunicarse a otros públicos?

FL: Yo creo que es un juego de ganar-ganar, ganó el Presidente en prestigio porque escogió al político más preparado para ello, ganó el partido por tener un buen dirigente y ganó Manlio al crecer, al ya ser un presidente del partido. Entonces creo que eso es algo muy importante.

CP: Es una decisión, que digamos, tiene las tres aristas de haber ganado, que ganaron todos los actores involucrados.

FL: Así es, cosa que es difícil eh. ¿Qué retos va a tener Manlio? Manlio tiene el reto en primer lugar de que la economía ha resultado afectada por la caída de los precios del petróleo y va seguir siendo afectada. No podemos negar que las expectativas del crecimiento económico fueron muy superiores a lo que realmente se ha cumplido, y eso es cierto, y con ello el empleo y con ello el nivel de vida.

CP: Y con ello la votación, porque no podemos descontar tus números en el año 2000 sin la crisis económica del 94 y del 95. Es decir, ese es un ejemplo clarísimo de que la economía importa.

FL: Perdimos 600 mil empleos el primer año.

CP: Y ahí se iban recuperando y no fueron malos los últimos dos años, pero apenas alcanzando lo que se había vivido en los últimos años del salinismo. Entonces, en contra el problema de la economía. ¿Qué más cosas tiene en contra Manlio Fabio y el PRI?

HR: Por supuesto los retos electorales. Tenemos un reto ya a la vuelta de la esquina, en septiembre en algunos estados empieza ya el proceso electoral. Son 12 entidades que cambiarán gobernador y algunas más entidades que tendrán procesos locales que no incluyen el cambio de gobernador. En ese escenario Manlio va a tener que ayudar a la toma de decisiones, y perdóname que exprese yo la expresión, valga la redundancia, ayudar. Porque está claro, y más con lo que hemos dicho de que no hay sana distancia, que muchas de estas decisiones se van a compartir con Los Pinos, cosa que no es novedosa y lo sabe perfectamente Pancho. Y además no tenemos por qué avergonzarnos de ello puesto que en cualquier democracia del mundo el presidente en turno o el primer ministro, pues influye en su partido.

CP: Déjenme plantearles algo, la calidad de los actuales gobernadores priistas tal vez tiene que ver con que no había un Presidente con esa fuerza para nombrarlos, no un presidente del PRI, un Presidente de la República desde hace 12 años, es eso. ¿Esta mala calidad de algunos gobernadores tiene que ver con eso, que no eran nombrados por el Presidente?

HR: Sin duda es parte el problema que tendrá que enfrentar Manlio pero que tendrá el apoyo del Presidente de la República. No es ningún secreto que los gobernadores normalmente quieren poner a alguien que tenga afinidades de algún tipo con ellos y esto ya es un primer choque que implica un reto. Pero Pancho lo decía bien el reto de la economía y el tema de la seguridad pública o de la inseguridad como lo quieras poner, sigue estando ahí presente y obviamente nos causa daño. Entonces yo creo que junto con los retos de carácter electoral, los retos estructurales de la economía y de la inseguridad, y digámoslo con todas sus letras las ambiciones políticas que ya a partir de este momento tiene que estar presentes.

CP: ¿Tú crees que eso ya está pasando en el equipo de Enrique Peña Nieto?

HR: Sí.

CP: Todos sabemos lo que pasa, que si Videgaray, que si Osorio, que si tal, todo eso que dicen las columnas. Pero al mismo tiempo este es un equipo que parece muy disciplinado por lo menos en la cúpula.  ¿Crees que septiembre es el arranque para que cada quien empiece por lo menos a moverse?

FL: No, yo creo que el Presidente no lo va a permitir, dicho con toda claridad. Y el Presidente tiene carácter, no lo va a permitir. Eso de que se suelte la lucha presidencial dentro del partido dos años antes, no lo van a permitir, en mi opinión.

CP: Me estás diciendo que no es bueno, es decir, si te sentaras con el presidente Peña a tener esta conversación, le dirías “Presidente esto no puede pasar en 2015, no puede empezar en 2015”.

FL: Así es, pero, es decir, yo creo que mi juicio, digamos, coincide con el de él. Creo conocerlo razonablemente bien y no es hombre a quien lo manejan, eh, ni lo manipulan.

CP: Qué debe ofrecerle el PRI al país de aquí, no al 2018, al 2024, al 2026, al 2030 para que vuelva a ser el partido mayoritario. Que hoy si uno es honesto pues tiene el 29 por ciento de votación, pero la derecha del PAN tiene el 26 y la izquierda reunida tiene el 29 también. Es decir, alguien decía “cambiarle el nombre” hace muchos años, no, pero más allá de los nombres ¿qué debe ofrecer el PRI si es que quiere volver a ser el verdadero partido mayoritario?

HR: Yo creo que tiene que actualizar los principios que le dieron prestigio en el siglo XX. Te estoy hablando de la a veces añorada o criticada Revolución Mexicana, pero los principios que se implicaron en la convención revolucionaria de Aguascalientes y que están presentes en la Constitución del 17 y que por supuesto el PRI tiene la obligación de actualizar para hacerlos frescos y accesibles al electorado nuevo, esa es una de las tareas que indiscutiblemente hay que hacer.

CP: Pero no hay un actor que se ha apropiado de esos principios por lo menos en imagen pública que se llama Andrés Manuel López Obrador, no es él el que los ha acusado a todos los demás de haber traicionado el espíritu del 17. ¿Parece que hay un actor ya posicionado ahí, o no?

FL: Sin lugar a dudas está posicionado, las encuestas lo marcan con toda claridad.

CP: ¿Además con ese discurso, no?

FL: Sí, con ese discurso. Lo que yo no estoy seguro es que sea congruente entre lo que dice y las gentes que lo rodean. La fauna de acompañamiento, perdón no es de presumir, por decirlo de alguna manera. A ver, quiero regresar al tema de Manlio. Manlio tiene una virtud adicional, conoce a los otros partidos y conoce a los personajes políticos, sabe endurecer la mano cuando es necesario y sabe negociar suavemente cuando es necesario y es una virtud.

CP: ¿Es una virtud que ayuda en lo electoral?

FL: Ayuda en lo electoral y ayuda en los acuerdos que te conducen a lo electoral. Y lo decía hace un rato Humberto, si no hacemos la alianza con el Verde los números se nos dificultan.

CP: Eso entiendo pero hablando de fauna que lo acompaña, ¿ustedes están muy contentos de hacerse acompañar de esa fauna?

HR: Es una cuestión de pragmatismos Carlos y pongamos el contexto que tanto Pancho insinúa como tú comentas. ¿Qué tiene que hacer el Partido Revolucionario Institucional en los años y sexenios por venir para estar presente electoralmente en forma positiva? Primero, tienes que tener un partido fuerte, si es del 29 del 31, sigue siendo un partido fuerte. Quisiéramos que fuera del 40 o 45, pero si lo tienes del 29 y está bien unido es un partido fuerte. Segundo, tienes que tener buenos candidatos y en el caso particular que nos ocupa por supuesto un buen candidato a la Presidencia de la República, pero el factor que ya reconoce todo mundo que es indispensable para ganar una elección es una alianza inteligente, fundamentalmente con partidos políticos pero también con sectores de la sociedad, es decir, tú me preguntas del PRI que qué debe hacer, yo te diría que el principal reto es ganarse a los jóvenes, a los académicos, no iba mal el discurso del Presidente, no está mal cuando él habla de que el PRI tiene que estar presente en las universidades ahí sigue estando la fuente del conocimiento y la fuente de la rebeldía sanamente hablando.

Entonces el primer reto que tiene que enfrentar el PRI es saber qué les va a ofrecer a los jóvenes, y lo que les tiene que ofrecer es una perspectiva que ahorita en los términos económicos y de empleo se ve bastante mala, entonces hay que transformar esa posibilidad para poderla presentar en términos positivos.

FL: Yo voy a eludir a algo que a lo mejor a los jóvenes desde luego les va a parecer una locura o una mentira. México fue el milagro económico en América Latina, durante más de 30 años crecimos al seis por ciento, con inflación del tres por ciento, los salarios crecían dos o tres puntos cada año por arriba de la inflación, no teníamos deuda, el empleo crecía más rápido que el crecimiento demográfico.

CP: Nos urbanizamos y construimos ciudades.

FL: Y construimos grandes instituciones, el Seguro Social, el ISSSTE.

CP: Pero nadie va a vivir acordándose de eso.

FL: No, no. Lo que digo es que si eso fuimos capaces de hacerlo, somos capaces también de hacerlo. Obviamente cometimos errores en el camino por supuesto y no pequeños, grandes, pero ¿qué no tenemos capacidad para aprender?, ¿no tenemos capacidad para cambiar?, ¿no tenemos capacidad para evolucionar? Yo creo que sí.

CP: ¿Ha faltado algún tipo de mea culpa serio de esas cosas de aquellos años? Bueno los que tenemos cierta edad, mis padres vivieron en ese México que les prometió tener muchas cosas y construir una casa y con seguridad, pero también hubo excesos y cosas horribles y crisis espantosas. ¿Falta un mea culpa de verdad, serio, de algún priista para poder construir el futuro?

HR: Yo creo que no se trata de un mea culpa en el sentido religioso de la expresión, perdóname Carlos. Se trata de una explicación y ahí estoy de acuerdo con Pancho, de una explicación histórica de nuestros aciertos y de nuestros errores, pero una explicación histórica. Haber te voy a hablar del error que más nos ha dolido a todos los mexicanos que fue el 68. Yo creo que indiscutiblemente fue algo negativo no podemos justificarlo de ninguna forma y ningún priista ha subido a tribuna a defender jamás la posición del gobierno de Díaz Ordaz en ese entonces, curiosamente fue Diego Fernández de Cevallos el que defendió al Ejército alguna vez en tribuna, tú te acordaras. Lo que importa es entender que había un contexto histórico y que existía la guerra fría, eso no es culpa ni de Díaz Ordaz ni de la matanza, pero sí explica el contexto que vivía el país. Yo creo que cuando descontextualizamos cualquiera de las acciones de cualquier gobierno o de cualquier persona estamos fallando.

CP: Pero faltaría esa explicación. Ahora déjame ir al futuro Pancho. Cuando decías el IMSS, en fin las instituciones…

FL: Las cuatro grandes instituciones están quebradas, Pemex, CFE, Seguro Social e ISSSTE.

CP: Están quebradas y no pareciera ver ni siquiera una propuesta, un llamado épico para sustituirlas.

FL: Pemex tiene un patrimonio negativo de más de 900 mil millones de pesos, debe todos sus activos y debe además 900 mil millones de pesos. Si eso no es quebrado, no sé qué será.

CP: El IMSS tiene que arreglar cada dos años su crisis de pensiones y no acaba de terminar nunca y tenemos además un problema de servicios muy serio.

FL: Perdimos miles de millones de dólares con la caída del precio del petróleo. Tiene que haber un replanteamiento. De hecho lo hubo con las 12 reformas estructurales que hizo el presidente Peña, pero bueno falta llevarlas a cabo. Hay que aterrizarlas, hay que instrumentarlas.

CP: Y no falta también, insisto, el principal adversario plantea un país más allá de instituciones dice este es el país, pues uno sabrá qué país si se apunta a ese país que él quiere. Pero eso no pareciera escucharlo, no solo no en el PAN, no solo no en el PRD, tampoco en el PRI. Las reformas siempre se remiten al tecnicismo y no a una visión de país más épica, más de este país se debe parecer a esto. ¿No crees que eso falta?

HR: No, no, claro tienes toda la razón por eso hablaba yo de un ejercicio de actualización. Te voy a poner un ejemplo de una reforma que fue fuertemente criticada por la izquierda y particularmente con López Obrador, la energética. Yo me puse a revisar desde el texto original aprobado en el 17 y las sucesivas reformas, por cierto no la más radical fue la de Cárdenas, se olvida que la más radical, la que prohibió los contratos fue de López Mateos y curiosamente en un momento en que lo que se pretendía era legislar el tema de los recursos energéticos.

CP: A ver lo que no veo en este PRI que construyó al país desde el siglo pasado en muchos sentidos desde la política y desde el poder había una visión, es decir, creo que todavía si uno recuerda el famoso discurso en marzo de Colosio había una visión mucho más amplia del país más allá del tecnicismo de las reformas. ¿Tú crees que lo imaginan los priistas hoy Pancho, que tienen ese contenido intelectual, ese contenido histórico, pero qué si lo tienen?

FL: Yo no podría hablar por todos, pero yo creo que sí hay una parte de priistas que sí lo conciben, sin lugar a dudas, que lo añoran, que lo desean, que es ese anhelo. Manlio dice “no es que yo ambicione, yo anhelo”. Queremos un país mejor sin lugar a dudas, yo no me siento satisfecho con lo que estamos viviendo, yo me imagino que tampoco ustedes.

HR: Pero a ver, ahí hay una cosa que es riesgosa Carlos, si tú quieres lanzar un pensamiento aparentemente de avanzada cercano a lo que puede ser la ilusión o la demagogia corres el peligro de realmente defraudar al electorado y defraudar a la sociedad, si tú empiezas a prometer cosas que son irrealizables en el marco internacional y en el marco de las finanzas públicas de cualquier país.

CP: Está bien, pero a lo mejor lo que digo es que ¿no queremos de alguien un discurso que emocione por lo menos, que nos invite a emocionarnos? No en la practicidad de me van a bajar los impuestos, van a repartir dinero a todas partes y va a haber universidades para todos. Algo que emocione de verdad, de a qué queremos que se parezca este país, a eso es un poco a lo que no sé si este PRI está preparado hoy para eso.

HR: Si tú ligas Carlos lo que decíamos del tema de la juventud y cómo debe volcarse el PRI hacia la juventud y le combinas el tema del empleo y déjame decirte si Pancho en su campaña fue muy criticado (por prometer inglés y computación) pero tenía razón, ahora todo mundo dice que los jóvenes y los niños...

CP: Una pregunta para terminar ¿Van a estar, quieren estar por lo menos cerca de Manlio en el sentido de hablando con él? Sé que hablan con él.

HR: Perdón que me adelante a Pancho, en mi caso no solamente es un deseo es una obligación, yo presido una organización estatutaria que se llama la Unidad Revolucionaria y tendré que estar por supuesto muy cerca de Manlio.

CP: ¿Tú, Pancho?

FL: Ayer hablé con él.

CP: ¿Y cómo está?

FL: Bastante bien, de buen humor, muy echado para delante. Hablamos con cierta frecuencia. Muy echado para delante.  

CP: A lo mejor para llegar a los jóvenes, el PRI va a tener que echar mano de los que tienen otra edad.

FL: Es que la edad no solo está en las canas eh, está en el corazón.

CP: ¿Y ustedes de qué tienen corazón? Sí saben lo que no se va a decir en las redes, que invité a dos dinosaurios. ¿Se sienten dinosaurios del PRI?

HR: Yo en lo particular no y estoy dispuesto a demostrarlo con el planteamiento económico, social, ideológico que se requiera.