PRI: el proceso será con respeto y transparente

“Se trata de una medida para iniciar una nueva etapa institucional de las empresas”: Camacho

México

El dirigente nacional del PRI, César Camacho, consideró que asumir como deuda pública los pasivos laborales de Pemex y CFE es una medida necesaria para iniciar una nueva etapa institucional de ambas empresas.

Sobre la posibilidad de modificar el Contrato Colectivo de Trabajo de las empresas, después de su saneamiento financiero, explicó que este proceso deberá ser transparente e informar a los mexicanos qué condiciones estarán sobre la mesa para comprometer recursos y prestaciones.

“Son empresas que le han dado servicio al país y seguramente tendrán justificados los rubros donde se aplicaron. De suerte que si queremos que inicien una nueva etapa de su vida institucional, con absoluto orden y con salud financiera, tendrá que darse este paso”, explicó.

Agregó que su partido espera que las partes se entiendan para elaborar un contrato de mutuo entendimiento que coloque, por encima de todo, el interés de los mexicanos.

Recordó que Pemex es la empresa más importante, seguramente de América Latina, una empresa pública de gran calado y se requiere que este financieramente saludable.

En la sede nacional de su partido descartó que esa conversión constituya un “regalo” para las dirigencias de sindicatos de petroleros y electricistas, pues son recursos que por contratos colectivos de trabajo ambas empresas estaban obligadas a dar a sus trabajadores.

“Hay derechos laborales adquiridos, conquistados en décadas que no se pueden atacar o desconocer y se tienen que respetar; ese es el piso de la contratación colectiva revisada periódicamente, y si está fehacientemente comprobado que se deben y que se gastaron conforme a la ley, hay qué pagarlos”, destacó.