El PRI fue el gran derrotado, advierte Cárdenas Jiménez

Lamenta los vicios y excesos de la militancia panista; “sólo si se gobierna bien se puede aspirar a conservar el poder, con ese proceso nos dimos cuenta de que el voto duro no cuenta”, indica.

Guadalajara

El PAN confirmó su tendencia a la baja en este proceso electoral, pero el gran derrotado en los comicios locales es el PRI, al cual los tapatíos le dieron Guadalajara por dos trienios para quitárselo junto con casi toda la zona metropolitana, subraya el ex gobernador de Jalisco, Alberto Cárdenas Jiménez.

Reconoce que los electores tapatíos y jaliscienses tienen muy claro el poder del voto, y que no se trata de hacer campañas electorales fabulosas o con candidatos carismáticos, sino gobiernos cuyo ejercicio sea responsable y exitoso.

“Sólo si se gobierna bien se puede aspirar a conservar el poder, con este proceso nos dimos cuenta que el voto duro no saca adelante las votaciones, se ha hecho más volátil de lo que era cuando nosotros llegamos al gobierno, el mandato de esta elección es contundente y ese tiempo no volverá”, dice a MILENIO JALISCO.

A nivel local, nacional y global “se derrumban los mitos, temas y asuntos que se creía estaban bien atados; los tres grandes partidos tradicionales, PAN, PRI y PRD perdieron votantes; los candidatos independientes han demostrado ser una opción válida y los nuevos partidos también son viables […] creo que es un derrumbe estrepitoso del PRI, sus gobiernos salieron reprobados, nosotros ya estábamos derrotados desde 2012 y queda claro que el PAN dejó de trabajar, seguimos en un tercer lugar pero aún más desdibujados”, ´pone en relieve.

De este modo, el blanquiazul tocó fondo electoral por diversas explicaciones. “Cuando yo fui gobernador sacamos 54 por ciento de los votos en 1995, y en 2006, cuando me tocó ser candidato al senado, la votación fue la más alta que se ha registrado en la historia de Jalisco; después viene este derrumbe atribuible a la falta de controles del partido”, a la permisividad con que se toleró excesos y corrupción en gobiernos emanados del instituto político.

El ex alcalde de Ciudad Guzmán y ex secretario de Medio Ambiente y de Agricultura, en los gabinetes de Vicente Fox Quesada y de Felipe Calderón Hinojosa, señala que el PAN ha pagado su divisionismo interno y no entender que no es lo mismo ser oposición que gobierno. Reconoce que incluso en sus años de mandatario estatal, muchos legisladores panistas ejercían la libertad crítica, fruto de la cultura democrática del partido, pero en ocasiones se ponía en predicamento la ejecución de los propios programas de gobierno. El exceso verdadero se dio en comicios posteriores, ya a partir de 2009 pero sobre todo en 2012 y 2015, cuando se trabajó activamente a favor de candidatos de otros partidos.

- ¿Considera correcta la expulsión del ex gobernador Emilio González Márquez?

- Es un punto que se tendría que dilucidar, que tiene muchas dificultades, porque se deberían ofrecer pruebas contundentes, lo que sí es indudable es que hubo dispersión de gentes de su gabinete para apoyar a Movimiento Ciudadano, incluso algunos de sus más allegados, y pese a las denuncias, no pasó nada…

Cárdenas Jiménez señala que todos los excesos documentados de las huestes panistas deberán desaparecer del partido si se quiere reconstruir la institución fundada hace 76 años.