PRI y PRD condicionan su regreso a las negociaciones

Pide el líder del tricolor en el Senado, Emilio Gamboa, respetar los avances pactados hace un mes; el perredista Miguel Barbosa demanda inclusión de un agregado de seis puntos.
Miguel Barbosa y Emilio Gamboa durante una sesión en el Senado.
Miguel Barbosa y Emilio Gamboa durante una sesión en el Senado. (Héctor Téllez/Archivo)

Ciudad de México

Las bancadas de PRI y PRD se declararon listas para regresar al diálogo y tener reforma político-electoral hacia el 30 de abril, pero defendieron sus posturas y ello impidió que anoche se efectuara una mesa de negociación entre coordinadores, propuesta por el panista Jorge Luis Preciado.

En un comunicado el líder priista en el Senado, Emilio Gamboa, llamó al diálogo para que con el consenso de los partidos haya leyes secundarias, pero demandó respetar los avances pactados desde hace un mes. A ello, el perredista Miguel Barbosa respondió en entrevista que le toma la palabra, pero si bien el PRD no intenta desconocer el documento base, con sus corchetes, sí quiere que se acepte a discusión el agregado de seis puntos que no quisieron debatir los priistas en la mesa este sábado.

El panista Javier Corral, operador de la reforma, dijo que en el levantamiento del PRI de la mesa de negociaciones influyó la opinión del jefe de la Oficina de la Presidencia, Aurelio Nuño, “porque ni modo que los priistas sean autónomos. La orden debió venir desde arriba”.

Tanto los funcionarios federales presentes en el encuentro, Felipe Solís, subsecretario de Gobernación; Humberto Castillejos, director Jurídico de la Presidencia, así como los operadores priistas David Penchyna, Cristina Díaz, Miguel Ángel Chico y otros, se levantaron de la mesa cuando el PAN pidió adicionar 12 puntos a los corchetes del documento base, como son las relaciones del Instituto Nacional Electoral con los órganos locales, candidaturas independientes, voto en el exterior, equidad y género, financiamiento y fiscalización, entre otros.

A su vez, el PRD también presentó un adendo de seis puntos relativos a la integración de los tribunales locales, procedimientos especiales, reglas de partidos, chequera única, auditoría en tiempo real de recursos y manejo de utilitarios.

En un comunicado, Gamboa expresó ayer la disposición del PRI de volver a la negociación y sostuvo que las leyes electorales “deben aprobarse” con el consenso de los grupos parlamentarios.

“Por ello es fundamental que respetemos los importantes avances logrados por los grupos parlamentarios que empezaron a trabajar desde hace un mes en este tema”.

Aseguró que los priistas están abiertos al diálogo en todo momento y harán lo que corresponda, porque hay que mirar hacia adelante.

“El grupo parlamentario del PRI en el Senado no dudará en continuar en la mesa de la reforma político-electoral, con respeto a los avances hasta hoy logrados entre las principales fuerzas políticas representadas en la Cámara alta y que éstos sirvan como ruta para concretar los acuerdos y consensos que produzcan la legislación pendiente”.

Sobre esta disposición al diálogo, Miguel Barbosa respondió que el documento base es resultado de una negociación inconclusa, que inició en marzo pasado entre bancadas de senadores y diputados de PRI, PAN y PRD y Verde con sus direcciones políticas.

 “Nosotros no podemos establecer que debe desconocerse ese documento. Para nosotros debe haber uno, original, que destrabe los  corchetes, las cosas que no se resolvieron en esa negociación. Eso es distinto a que volvamos a empezar, a construir un documento nuevo que nos lleve a no tener reforma político-electoral y sus leyes secundarias. Esa es la posición del PRD”, acotó el legislador.

Informó que el panista Preciado le pidió al priista Emilio Gamboa convocar a una reunión de trabajo ayer a las 8 de la noche, pero la respuesta del PRD fue: “¿Pero para qué? para que nos contemos historias, mejor que nos digamos en la noche mesa de diálogo o mañana temprano mesa de diálogo”.

Aseveró que en el PRD están decididos a reunirse desde ya, aun cuando el PRI llegó a la reunión del sábado dispuesto a levantarse de esa mesa, “porque sin duda, sin  querer hizo que ese documento prevaleciera y que se le pudieran hacer pocas cosas. Creo que es un comportamiento que no ayuda. De parte del PAN hay una diferencia interna que los lleva a establecer la negociación de su dirección de diputados y senadores y que los lleva a que no la reconozcan”.

—¿Entonces le toma la palabra a Gamboa e ir al diálogo, pero con los agregados que quiere el PRD?

—Sí claro. PAN y PRD coinciden en muchos elementos —indicó, al dejar en claro que también hay puntos de disenso, como la centralización de facultades del INE  para hacer un organismo nacional y concentrador que en opinión de los perredistas afectaría el federalismo, pero el exhorto a priistas y panistas, así como al gobierno, es sentarse a negociar para que el Senado apruebe estas leyes que deben aplicar a las elecciones del 2015 y reforzar las facultades del INE, pues sin el nuevo marco legal el nuevo instituto seguirá siendo un IFE.