En 50 minutos PRI y PAN desahogan la discusión energética

Hoy no habrá sesión a la espera de que la Mesa Directiva fije una postura sobre el formato del debate, el cual los perredistas han calificado de ilegal.

Ciudad de México

En menos de una hora, PAN y PRI desahogaron la discusión en lo general y lo particular del proyecto de dictamen de la Ley de la Industria Eléctrica, de Energía Geotérmica, y modificaciones a la Ley de Aguas Nacionales, y así cerraron el quinto día de debate de las leyes energéticas, en su parte reglamentaria.

En 50 minutos, los dos partidos, incluyendo al Verde Ecologista, fijaron su posición en la que coincidieron en que esta legislación logrará que baje el precio de la energía eléctrica y el gas.

Al terminar los posicionamientos partidarios no se registraron oradores para la discusión en lo general. Posteriormente, en la discusión en lo particular, al no estar presentes los perredistas y petistas, solo el PAN se reservó, “como protección”, todos los artículos, pero sin discusión. 

El presidente de la Comisión de Energía, David Penchyna, cerró la sesión de ayer, aunque la reunión continúa en sesión permanente, por lo que dejó abierta la convocatoria para próximos días.

La reunión de las comisiones unidas de Energía y Estudios Legislativos reinició este sábado  con cuatro horas de retraso. 

Previo al comienzo, el presidente de la Comisión de Energía anunció que hoy no habrá sesión de las comisiones para esperar la opinión de la Mesa Directiva sobre el formato de la discusión, el cual ha calificado el PRD de ilegal.

Sobre el dictamen que se discutió, el PAN dijo que analiza opciones en el tema de expropiaciones, pues la propuesta del PRI prevé que además de la exploración y explotación de hidrocarburos, para la instalación de plantas eléctricas también se podrá aplicar en caso de que las empresas que se les otorguen contratos, no lleguen a acuerdos con los dueños de predios.

En tanto, el PRD anunció que no volverá a la discusión de los dictámenes de las leyes secundarias en materia energética en comisiones y reiteró que esperará hasta que el debate llegue al pleno.

“Nosotros no volvemos al debate por la posición de PAN y PRI de pensar que pueden discutir en 20 minutos, media hora, dos horas, cada uno de los dictámenes de estas leyes secundarias; entonces los esperamos en el pleno, ahí no van a poder imponer un formato como ellos dicen que es legal”, mencionó el senador Miguel Barbosa.

Sin embargo, el también coordinador de los senadores del PRD  informó que su partido no se alejará de los debates, porque también arrancará discusiones paralelas a las reuniones de trabajo de las comisiones unidas de Energía y Asuntos Legislativos Primera, y buscarán que sean transmitidos por la señal del Canal del Congreso.

Barbosa dijo que el PAN “chantajeó” al PRI, al buscar que el PRD no volviera a comisiones: “hoy, a presión del PAN, a presión de quien se siente agraviado, cuando el agraviado es el pueblo, ahora el PAN no está de acuerdo con que nosotros regresemos y quiere desahogar la discusión sin el PRD y el PRI ha aceptado”.

Tanto PRI como PAN rechazaron estas acusaciones y acusaron que si el PRD se levantó es porque no quiere discutir de fondo la reforma energética.

“El PAN no les pidió que se salieran de la sesión, nosotros no les vamos a pedir que vuelvan, es decisión del PRD y nosotros no condicionamos a nadie, porque no podemos condicionar al PRI de que el PRD vuelva o no. Nosotros entendíamos que el PRD tomaba sus propias decisiones”, declaró el panista Salvador Vega Casillas.

POSICIONAMIENTOS

Al fijar la postura del PRI sobre el dictamen, el senador  Héctor Yunes advirtió que los altos precios de la energía eléctrica, además de representar un lastre para las familias mexicanas, restan competitividad a la economía nacional.

Dijo que la Comisión Federal de Electricidad seguirá siendo el suministrador para los usuarios de tipo residencial, de los pequeños y medianos de tipo comercial e industrial, ofreciendo servicio eléctrico bajo tarifas reguladas por el gobierno.

Estos usuarios, agregó, no tendrán que cambiar su forma de pago o consumo de  electricidad y recibirán el mismo servicio que antes, bajo una figura llamada suministro básico. Además, se creará una nueva figura para los grandes usuarios, aquellos que  rebasen el umbral de consumo establecido por la Secretaría de Energía.

En su oportunidad, a nombre de Acción Nacional, el senador Jorge Luis Lavalle dijo que, de aprobarse, esta ley permitirá establecer condiciones de competitividad y productividad que ayudarán a bajar costos de la energía eléctrica y crear condiciones de sustentabilidad.

Comentó que la Secretaría de Hacienda debe realizar una revisión de los subsidios a la energía eléctrica.

El legislador panista afirmó que desde hace muchos años existe “una seria amenaza en este país, porque la demanda de energéticos presenta una tasa de crecimiento anual, por lo menos de dos por ciento, y nuestra capacidad de generación eléctrica es limitada ante la falta de inversión, de apertura y de competencia en el sector.

El PRD, sin participar en comisiones, fijó su posición sobre el dictamen de la Ley de la Industria Eléctrica, al destacar el senador Alejandro Encinas que propone más de 60 cambios que guardan una “intencionalidad”.

Entre los asuntos que los perredistas reclaman es que esta ley establece como contraprestación la pérdida de la propiedad ante las empresas que quieran desarrollar sus proyectos, “de ser propietario te vuelves de nueva cuenta peón, encasillado a lo que son las grandes transnacionales, petroleras y eléctricas”, dijo Encinas.

Sin embargo, el gobierno federal asegura que la propuesta es la creación de un Fondo de Servicio Universal Eléctrico para financiar la electrificación en las comunidades rurales y zonas urbanas marginadas.

Plantea, según el proyecto, que las actividades de la industria eléctrica, como la generación, transmisión, distribución, comercialización y suministro deben realizarse bajo una estricta separación legal para fomentar el acceso abierto y el funcionamiento eficiente del sector

OJALÁ QUE REFLEXIONEN

Las comisiones unidas de Energía y Estudios Legislativos abrieron un receso en la discusión de la reforma energética para esperar la opinión de la Mesa Directiva sobre el formato en este debate.

En un oficio, el presidente de la Comisión de Energía, David Penchyna, pidió a la Mesa Directiva que analice el caso, pues tanto PAN como PRI pusieron “en duda” la opinión de la Comisión de Reglamentos y Prácticas Parlamentarias que lo califica de ilegal.      

En este contexto, la Mesa Directiva fue convocada para mañana, por lo que las comisiones unidas podrían mantenerse sin sesionar hasta el martes o miércoles próximo.

“Nosotros estamos abriendo un espacio para que ojalá la izquierda reflexione y regrese a esta mesa, ese es nuestro interés, nosotros a las calificaciones respondemos con hechos”, explicó Penchyna.

El priista recordó que la Mesa Directiva analizará el caso de manera colegiada y no solo será la opinión del presidente de este órgano, Raúl Cervantes, quien ya adelantó que pidió al vicepresidente José Rosas Aispuro que genere, junto con el área de Prácticas Parlamentarias, un documento.

Claves

60 cambios

- Al finalizar la reunión el senador David Penchyna dio a conocer que el PRI no se reservó ningún artículo para la discusión en lo particular.

- Ello debido a que en la construcción del proyecto de dictamen se le realizaron “profundas” adiciones a la iniciativa que presentó el Ejecutivo el pasado 30 de abril.

- Detalló que se realizaron alrededor de 60 cambios a la iniciativa del Presidente de la República.



[Dé clic sobre la imagen para ampliar]