PRI, PAN y PVEM, "tendidos" por la reforma energética

La bancada blanquiazul en el Senado dice que la propuesta no es opcional porque “ya fracasamos en 2008”; los perredistas advierten que se desnacionalizará el petróleo y desaparecerá la CFE.
Los legisladores discutieron durante más de 10 horas sin llegar a la votación en lo general, lo que se prevé se lleve a cabo hoy.
Los legisladores discutieron durante más de 10 horas sin llegar a la votación en lo general, lo que se prevé se lleve a cabo hoy. (Daniel Cruz)

Ciudad de México

En el primer día de debate de la reforma energética,las bancadas de PAN y PRI defendieron el dictamen, que prevé el pago con especie y la apertura a la iniciativa privada de toda la cadena petrolera; aunado a ello, los legisladores del PVEM se pronunciaron por un proyecto de vanguardia, en la que con poco riesgo y poco dinero el resultado sea ganar, y  plantearon que es necesario perder el miedo a rodearse de los mejores y competir para ganar-ganar.

Las comisiones unidas en el Senado debatieron por más de 10 horas la reforma sin llegar a la votación en lo general, lo que se prevé se lleve a cabo hoy para pasar a la discusión en lo particular, en la que el PRD advirtió que se reservará todo el dictamen.

Sin embargo, de acuerdo con legisladores panistas y priistas consultados, no recibirán a discusión ninguna de las reservas de PRD, PT o MC, por lo que pudiera agilizarse la sesión y terminar antes de las 7 de la noche, hora en que está citado el pleno del Senado para dar primera lectura al proyecto.

El dictamen de reforma energética confrontó a PAN y PRI con la izquierda, que sostuvo que las licencias y contratos no son más que concesiones disfrazadas que van a desnacionalizar el petróleo y desaparecer a la Comisión Federal de Electricidad en 12 meses, establecidos como plazo de transición.

Al arrancar el debate, que culminó a las 21 horas como se pactó para no sesionar “en lo oscurito”, participaron numerosos oradores y  el PRD anunció que toda su bancada participará para impugnar los tres artículos constitucionales y los 21 transitorios.

Alertó que con la porpuesta de PRI y PAN “comienza la demolición de Pemex y la CFE”.

Durante la sesión hubo espacio para observar el futbol, como lo hizo el coordinador del PAN, Jorge Luis Preciado, quien, evidentemente agotado, se tomó unos minutos para ver el último gol del partido entre América y Toluca en la sala de prensa.

También se escucharon frases como la del presidente de la Comisión de Energía, el priista David Penchyna, quien sin saber que se encontraba prendido el micrófono expresó: “Pues ese es de ustedes cabrón”, al referirse al senador Javier Corral, quien fue aludido por los perredistas en una discusión del formato de la propuesta.

Pero lo que escandalizó a los panistas y priistas fue el discurso de la senadora de Movimiento Ciudadano, Layda Sansorez, quien se exaltó y lanzó: “Vayan y privaticen a la puta de su madre”, parafraseando al premio Nobel José Saramago.

La legisladora subió a la tribuna de la Comisión Permanente, donde se discute la reforma energética, y poco a poco fue subiendo el tono.

Reclamó las carcajadas de los senadores Graciela Ortiz (PRI) y Francisco García Cabeza de Vaca (PAN) y expresó: “A pagar con petróleo señores, a pagar con lo que sea, y por eso me recuerda a Saramago, y por eso les digo nada más el final de sus palabras; ustedes  que quieren  privatizar y están con este ánimo de los tiempos nuevos, pues vayan, privaticen los sueños, privaticen la ley, privaticen la justicia, pero si quieren que haya realmente una privatización a fondo, vayan y privaticen a la puta de su madre que les parió, y eso sería mucho mejor que lo hicieran porque al menos esa es suya. Esta patria no les pertenece porque no se la merecen y no me vengan aquí a persignarse”.

El senador Enrique Burgos intentó interrumpirla: “Qué insulto en esta tribuna”.

—Insulto lo que le están haciendo a México, no tienen vergüenza  —reviró la senadora ante los aplausos de quienes se encontraban en las galeras.

La sesión culminó a las 9:23 de la noche, con el mensaje de Burgos, presidente de la Comisión de Puntos Constitucionales, quien explicó que se recibirían durante la noche las reservas de los partidos para la discusión en lo particular y se procederá a la votación en lo general hoy por la mañana.

POSICIONAMIENTOS

Durante el posicionamiento de los partidos, el PAN defendió el dictamen de reforma energética al aseverar el presidente de la Comisión de Estudios Legislativos, Raúl Gracia, que mediante contratos, licencias y asignaciones los hidrocarburos seguirán siendo de la nación.

“Tenemos miedo al cambio, pero no mutar, mantenernos inertes, ya es un fracaso; arriesgarnos nos permite la posibilidad del éxito, que esa premisa nos lleve en este debate, que debe ser abierto y plural”, externó en nombre de su bancada al arrancar la discusión del dictamen energético.

Gracia precisó que esta reforma no es opcional, porque la extracción de petróleo en México va a la baja, mientras que la capacidad técnica y económica de Pemex no permite sacar el recurso natural y esto genera estar en picada a escala internacional.

“No es opcional esta reforma constitucional, ya fracasamos en 2008. Esta reforma es imperativa, si nos quedamos estáticos estamos condenados al fracaso, yo entiendo que hay muchos, y me puedo incluir entre ellos, que tenemos miedo al cambio, pero el no mutar, el mantenernos inertes ya es un fracaso, el arriesgarnos nos permite la posibilidad del éxito, que esa premisa nos lleve en este debate, que debe ser abierto y plural”.

En tanto, la bancada del PRI defendió la conversión de Pemex y la CFE en empresas productivas, al sostener David Penchyna y Enrique Burgos que con esta reforma energética se conserva la propiedad y rectoría del Estado mexicano sobre los hidrocarburos y éstos seguirán siendo de los mexicanos.

Penchyna aseveró que “le guste a quien le guste, le incomode a quien le incomode, las legislaciones secundarias que hemos hecho en materia de energía no nos han dado los dividendos que los mexicanos estamos esperando”.

Por ello, esta propuesta de dictamen que recoge las propuesta de solo dos partidos (PRI-PAN) le apuesta a imaginar a Pemex como una empresa que pueda salir a competir al mundo como lo han hecho los países que han adoptado modelos basados en la competitividad y en el desarrollo; basados en la apertura, con reglas claras para generar un mejor mercado, más eficiente, más productivo y por tanto más competitivo.

A su vez, el senador Burgos destacó el trabajo hecho para este documento y explicó que se tomaron en cuenta las propuestas de PRI y PAN, “sin dejar de analizar la del PRD”.

En tanto, los senadores del PVEM Ninfa Salinas y Pablo Escudero señalaron que “los seres humanos se sienten bien cuando se rodean de cosas buenas y el PVEM está comprometido por ello. En este esquema, señoras y señores, nosotros corremos poco riesgo, poco dinero y recibimos de donde antes nos era imposible. Me parece una situación ganar-ganar”, presumió la ecologista.

“REDACCIÓN TRAMPOSA”

En contraste, el PRD alertó que la propuesta de reforma energética contiene una redacción tramposa para privatizar el petróleo, porque aun cuando se habla de entregar licencias y contratos a la iniciativa privada, en realidad se trata de concesiones.

Los perredistas Dolores Padierna y Rabindranath Salazar sostuvieron que con estos contratos y licencias, lo que busca el gobierno es colocar en el piso de remates de Wall Street el petróleo mexicano y a la CFE.

“La renta petrolera es el botín que se están disputando y, no nos daban el documento a tiempo porque estaban entre los dos viendo cómo se disputaban la renta petrolera, el pueblo de México no se los va a permitir”, manifestó Padierna desde la tribuna.

Advirtió que al abrir el sector eléctrico a particulares, a la CFE le quedarían solo 12 meses de vida, al crear un nuevo organismo descentralizado encargado de vender la electricidad al mayoreo.

Claves

“Peña habría perdido”

- Más de 40 oradores dieron sus argumentos para votar en contra (izquierda) y a favor (PRI, PAN y PVEM).

- Entre ellos el perredista Manuel Camacho Solis afirmó que si Enrique Peña Nieto hubiera informado sobre esta reforma en su campaña, habría perdido la Presidencia.

- Al cerrar el debate, Penchyna concluyó: “Nosotros asumimos, como generación, lo que tengamos que asumir”.