Pide Gamboa unidad contra la violencia

El líder priista en el Senado, Emilio Gamboa, pidió no caer en el pesimismo y recordó que las reformas aprobadas servirán para combatir la pobreza y la injusticia.
Emilio Gamboa, coordinador del PRI en el Senado.
Emilio Gamboa, coordinador del PRI en el Senado. (Tomada de Twitter / @Senado_PRI)

México

El coordinador del PRI en el Senado, Emilio Gamboa, llamó a toda la sociedad a cerrar filas y desplegar acciones para corregir aquello que no está funcionando, al subrayar que para ello se tiene que transitar con respeto, sin violencia y sin agresiones, porque “la gran mayoría de los mexicanos quiere paz y vivir en tranquilidad”.

En un comunicado, Gamboa Patrón pidió no caer en el pesimismo, “porque sería derrotarnos nosotros mismos” y se pronunció por tender puentes y cerrar los caminos a la sinrazón, porque ésta sólo desvía  los esfuerzos para construir un país que brinde a su gente oportunidades reales de desarrollo.

El también presidente de la Junta de Coordinación Política del Senado sostuvo que México es mucho más grande que sus problemas y conflictos y la historia ha demostrado que el país necesita estar unidos para  superar los retos que tiene.

Recordó que en el Senado se han aprobado las reformas estructurales, demandadas desde tiempo atrás y que servirán  como palanca de desarrollo nacional para combatir las circunstancias de  desigualdad, pobreza e injusticia que aún padecemos en México.

El líder priista en el Senado presumió que el país está para capitalizar las grandes oportunidades que se abren por las reformas estructurales y convertirlas en instrumento de desarrollo que se traduzcan  en más empleo,  seguridad, mejores servicios, educación y salud.

“Es momento de cerrar filas. Los mexicanos reclaman acciones para corregir aquello que no está funcionando, pero tampoco podemos caer en el pesimismo, porque sería derrotarnos nosotros mismos”, planteó.

Al abundar que el PRI en el Senado está convencidos que es necesario tender puentes y cerrar los caminos a la sinrazón, porque ésta sólo desvía  nuestros esfuerzos para construir un país que brinde a su gente oportunidades reales de desarrollo.