Celebra PRD en San Lázaro revocación de licitación del tren

El líder perredista en la Cámara de Diputados, Miguel Alonso Raya, exigió que el nuevo procedimiento de licitación se sujete a nuevas reglas de obra pública.
Miguel Alonso Raya, coordinador del Grupo Parlamentario del PRD en la Cámara de Diputados.
Miguel Alonso Raya, coordinador del Grupo Parlamentario del PRD en la Cámara de Diputados. (Tomada de Twitter / @DiputadosPRDmx)

México

El coordinador de los diputados federales del PRD, Miguel Alonso Raya, celebró la revocación de la licitación del tren México-Querétaro por las sospechas de irregularidades y demandó que la reposición del procedimiento se sujete a las nuevas reglas de obra pública y combate a la corrupción que actualmente discute el Congreso.

La Cámara de Diputados mantiene en comisiones el análisis de la iniciativa de reformas de la Ley de Obras Públicas y Servicios Relacionados propuesta por el Ejecutivo Federal.

El proyecto prevé nuevos y mejores mecanismos para la evaluación de los proyectos y la ejecución de obra pública, así como adecuaciones a las reglas sobre los procedimientos de contratación, ejecución de los contratos y sustanciación de los procedimientos de inconformidad, sanción a contratistas y de conciliación.

Alonso Raya sostuvo que, ante las sospechas de corrupción y la falta de transparencia, la cancelación de la licitación del referido tren de alta velocidad fue la decisión correcta.

Recordó que la asignación del proyecto al postor único generó toda serien de suspicacias por los presuntos vínculos de las empresas mexicanas integrantes del consorcio ganador con Carlos Salinas de Gortari y Enrique Peña Nieto.

El líder parlamentario de PRD sostuvo, incluso, que la licitación debió ser cancelada desde un principio, porque el plazo de 60 días para un proyecto de tal dimensión y costo fue muy corto y orilló a declinar a varias empresas, mientras la única propuesta superó más de 20 por ciento la inversión de casi 40 mil millones de pesos prevista en la convocatoria.

Recordó que el estudio “Por un presupuesto realista y sostenible” de la organización México Evalúa detalló que “de 80 contratos revisados por la Auditoría Superior de la Federación entre 1999 y 2010, las obras fueron 36 por ciento más caras que el presupuesto previsto y tardaron más del doble del tiempo estimado, lo que pone en evidencia pésima planeación de los proyectos”.

En opinión de esta organización especializada en el análisis de las políticas públicas, “el gasto de infraestructura cuenta con una normatividad fragmentada, un historial de retrasos y de desajustes en los recursos y una mínima evaluación de resultados, lo que impacta en la eficiencia del gasto”.

Alonso Raya insistió por ello en que el nuevo proceso de licitación del tren rápido México-Querétaro se sujete a las nuevas reglas que discute el Congreso de la Unión en materia de obra pública y combate a la corrupción.

Aseguró que en la Cámara de Diputados hay consenso para sacar adelante varias iniciativas encaminadas a combatir la corrupción y precisó que de acuerdo con La Encuesta de Fuentes de Soborno 2011, elaborada por Transparencia Internacional, el sector de contratos de obras públicas y construcción obtuvo la peor puntuación.