Presenta PRD iniciativa sobre salario mínimo en el Senado

La propuesta del PRD busca que el salario se incremente de 60 a 82 pesos para el próximo año.
La bancada del PRD en el Senado.
La bancada del PRD en el Senado. (Cuartoscuro)

México

El Grupo Parlamentario del Partido de la Revolución Democrática (PRD) en el Senado presentó una iniciativa para elevar el salario mínimo de 60 a 82.86 pesos diarios a partir de enero de 2015, anunció el legislador Armando Ríos Piter.

“El planteamiento puntal es garantizar que a partir del mes de enero el salario mínimo deje de ser de 60 pesos, eliminando las diferentes zonas salariales que existen, y pasar a 82.86 pesos a partir del mes de enero”.

También propuso desindexar el salario mínimo como unidad de cuenta para las multas, el pago del Infonavit, los créditos de vivienda, cuotas, prerrogativas, avalúos, indemnizaciones, o cualquier otra obligación o supuesto legal para evitar que el aumento genere un tema de inflación.

La propuesta del PRD pretende establecer una política de recuperación del salario mínimo, evitar el continuo deterioro de la calidad de vida de las familias y garantizar a una familia el acceso a una canasta de bienestar que incluya salud, educación y vivienda, indicó en un comunicado.

De igual forma, se busca incrementar en un 200 por ciento el salario mínimo actual vigente en un periodo de seis años, para que en 2020 éste sea de 171 pesos y para lograrlo se plantea un proceso de recuperación por etapas y de manera progresiva, además de que las dos zonas salariares, A y B, se establecería en una sola.

El legislador perredista, resaltó que en las últimas tres décadas el salario mínimo ha perdido 75 por ciento de su poder adquisitivo y 50.4 por ciento de la población mexicana vive en pobreza salarial alimentaria registrada en el primer trimestres de 2014.

Informó que según datos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), México ocupa el último lugar en poder adquisitivo del salario mínimo y de América Latina.

Por ello, poner el salario mínimo a discusión, es poner una política pública a que sea mucho más eficiente no sólo para garantizar más competitividad y productividad de la economía, sino para sacar de la pobreza millones de mexicanos que se encuentran en ella.

“Hoy están dadas las condiciones para quitar la visión conservadora que ha imperado en el modelo económico de este país y arrancar con un salario mínimo que le dé bienestar a los trabajadores y a las trabajadoras de este país”, concluyó.