Le quedó grande la dirigencia a Navarrete: perredistas

Los diputados Socorro Caseñas Chapa y Alejandro Sánchez coincidieron en que las acciones de la corriente de Nueva Izquierda son las responsables de la falta de confianza de la gente en el partido.
Carlos Navarrete, presidente nacional del partido.
Carlos Navarrete, presidente nacional del PRD. (Javier García)

México

La dirigencia del Partido de la Revolución Democrática (PRD) le quedó grande a Carlos Navarrete, afirmaron diputados federales de dicho partido.

Tras las declaraciones en las que afirma que la crisis que se vive actualmente en el partido es consecuencia de fallas de su dirigencia, los legisladores Socorro Caseñas Chapa y Alejandro Sánchez Camacho coincidieron que es consecuencia de acciones del grupo de la Nueva Izquierda que el partido enfrenta problemas como la falta de confianza de la gente.

"Él está dando una declaración muy mocha y refleja que realmente no conoce a fondo, o se hace, o no tiene los tamaños para dirigir un partido tan importante y tan grande como lo es el PRD", comentó Caseñas.

El discurso, indicó, debió iniciar reconociendo los errores que se cometieron desde la Nueva Izquierda, que llevaron al PRD.

"Si Navarrete el día de ayer hubiera dicho aquí está este consejo y a consideración mi permanencia así hubiera actuado con conocimiento de cómo está el partido".

Ayer,  Navarrete admitió que el partido se cimbró con la salida de Cuauhtémoc Cárdenas y lo ocurrido hace dos meses en Iguala, Guerrero.

Sánchez Camacho destacó que el precio que costará la pérdida de la confianza de la gente podría reflejarse en las siguientes elecciones.

"Hay una ruptura de la confianza del pueblo y de la población porque antes decíamos que la infiltración del crimen organizado estaba en los partidos de en frente del PRI y el PAN pero ya tocó las puertas del PRD", dijo.

"Que efectos va a tener en un proceso electoral, eso lo vamos a ver el próximo primer domingo de junio del próximo año".

Indicó que se tiene poco tiempo para ganar confianza, pues apenas en unos días se deberán iniciar los procesos internos para la elección de candidatos y aunque se exprese que se pondrán candados para no permitir que exista una infiltración del crimen organizado, podría no resultar suficiente.

"Una solución es que la dirección nacional actual evalúe su permanencia o no en su cargo y este será un mensaje que podría darnos mejor oportunidad de posicionarnos en la opinión pública", mencionó Sánchez Camacho.