El PRD destruyó Guerrero en 10 años

La entidad vive un momento delicado y lo primero que se tiene que hacer es pacificarla; “hay un ambiente difícil... hay que ponerle mucho cuidado, pero observo una ola de guerrerenses que tienen ...
El aspirante tricolor a la gubernatura del estado.
El aspirante tricolor a la gubernatura del estado. (Alejandro Ontiveros)

Guerrero

Para Héctor Astudillo, en caso de ganar el próximo 7 de junio la gubernatura de Guerrero, ésta no significará un premio. El aspirante priista enfatizó que la entidad vive un momento delicado y lo primero que se tiene que hacer es pacificarla.

 “Hoy hay una convulsión fuerte. Todos los indicadores han marcado que en los últimos 10 años nos ha ido muy mal, y estos 10 años los ha gobernado el PRD, el Partido de la Revolución Democrática acabó con Guerrero, entonces va a ser una elección muy especial”, expresó.

El abanderado del PRI, quien ya fue candidato al gobierno del estado en 2006, subrayó que el proceso electoral no ha sido “un día de campo”, pero aseguró que hay una “ola” de un millón y medio de guerrerenses “que tienen toda la disposición” de salir a participar y superar a “cinco, 10 mil personas” que se oponen.

“En la ruta de contar con el apoyo para ser gobernador por parte de los guerrerenses voy a llegar a gobernar el estado en un momento delicado. No es un premio, no voy a llegar a disfrutar el mar de Acapulco, ni un coco en la playa. Es un asunto verdaderamente delicado.

“Lo que observo es una ola en Guerrero que tiene toda la disposición de que haya comicios, puede ser que haya cinco, 10 mil personas que digan no a las elecciones, pero puede ser que un millón y medio digan sí, vamos”, aseveró.

Astudillo declaró que, “con características más especiales”, pero sí pueden considerarse las elecciones más difíciles en la historia de la entidad, aunque resaltó que nadie tiene derecho a afectar Guerrero, “independientemente del tamaño de sus protestas.

“Es un ambiente difícil... Hay que ponerle mucho cuidado, porque hay amenazas de que puede haber muchos problemas el día de la elección.

“Yo espero que salga y salga bien, en paz, porque los guerrerenses, la mayoría, quieren que se haga la elección”, reiteró.

El ex presidente municipal de Chilpancingo en tres ocasiones añadió que es “muy difícil” que en un ciento por ciento dejen de presentarse las protestas, incluso hasta el mismo día de los comicios.

Astudillo tiene muy claro que estas manifestaciones se derivan de lo ocurrido en Iguala hace ocho meses con la desaparición de los normalistas de Ayotzinapa, por lo que los reflectores están colocados en esta elección.

El priista hizo énfasis en las afectaciones que han dejado estos hechos para el PRD y el estado. Por eso Cuauhtémoc Cárdenas se fue de ese partido, un gobernador se fue de Guerrero y un presidente municipal está en la cárcel junto con su esposa.

“Sin duda que hubo afectación, y las va a seguir habiendo, yo creo que sí. Lo que se tiene que hacer es propiciar las condiciones para que nunca más pueda suceder lo que tiene a Guerrero sumido en una tragedia, para mí ha estado en una tragedia y todavía no salimos de ella.

“Hay que tratar de salirnos de la tragedia, sin olvidar que ese caso nos marcó, nos enluteció y nos indignó”, enfatizó.

Por ello, el ex secretario particular del entonces gobernador José Francisco Ruiz Massieu consideró que Guerrero pasa por un momento crítico.

“No recuerdo en la historia que conozco de Guerrero que se haya vivido una tragedia como la que hemos vivido en los últimos tiempos.

“La presencia de la delincuencia organizada hace 10 años no estaba como está hoy. Entonces si hace 10 años Guerrero era complicado, hoy es más”, puntualizó.

Luego de que en 2006 perdiera los comicios para la gubernatura del estado, Astudillo aseguró que ahora llega a este proceso electoral con algunos elementos que antes no tenía y con una visión más amplia de Guerrero y de su realidad.

“Estoy más sereno, son más mis razones que mis pasiones, antes sentía que iba a ganar porque toda la vida había ganado, pero hoy estoy convencido de que uno no es dueño de absolutamente de nada, más que de lo que eres capaz de construir y trato de poner los pies sobre la tierra”, dijo.

El aspirante del tricolor destacó que en 28 años de servicio público en la entidad: “He estado aquí en mis momentos de éxito, pero también en mis momentos de fracaso”. Además, dijo estar arriba en las encuestas.

“Esto no es un día de campo, no ha sido estar en la playa mirando a qué hora se pone el sol, ha costado mucho trabajo y estamos a unos cuantos días de poder lograrlo”.