Bejarano no entregó pruebas contra Abarca: PGR; sí las tuvo en marzo: Bejarano

Luego de que Jesús Murillo Karam dijo que René Bejarano no entregó pruebas contra el Alcalde de Iguala, Bejarano dijo que si bien él no las dio en 2013, la PGJ de Guerrero lo hizo en marzo de 2014.
Señaló que el campo mexicano ha sido abandonado.
René Bejarano, líder de Izquierda Democrática Nacional. (Aldo Cháirez)

Ciudad de México

El procurador Jesús Murillo Karam dijo que René Bejarano sí le comentó que tenía pruebas contra el alcalde de Iguala, José Luis Abarca, por homicidio, pero nunca se las entregó.

"Quedó de entregármelas, pasó un tiempo bastante largo, cuando lo volví a ver yo le pedí la información, que no me la había mandado, y me dijo que no, que él ya lo había visto", dijo el procurador esta mañana en entrevista con Ciro Gómez Leyva en Radio Fórmula.

En mayo de 2013 tres militantes perredistas y miembros de la organización de la Unión Popular entre ellos su dirigente, Arturo Hernández Cardona, fueron encontrados muertos luego de que habían sido levantados por un comando armado. Los sobrevivientes que narraron lo sucedido, en un principio, a René Bejarano aseguraron que el asesino era el alcalde de Iguala, José Luis Abarca.

Los sobrevivientes no querían declarar ante autoridades locales, sólo ante un Ministerio Público Federal.

El titular de la PGR dijo que Bejarano acudió a la PGR, le comentó el asunto y quedó en entregarle pruebas del asesinato de Arturo Hernández y los otros dos perredistas en 2013, pero no regresó.

Posteriormente le preguntó a Bejarano sobre las acusaciones contra el alcalde de Iguala, y éste le respondió que ya se había encargado del asunto y la averiguación la tenía la Procuraduría de Guerrero.

"Chequé, y efectivamente, en la Procuraduría de Guerrero había ya una averiguación por estos hechos, y como eran hechos, señalamientos de homicidio, son del fuero común, me fue suficiente que lo estuviera ya investigando el fuero común desde ese tiempo", dijo Murillo.

Bejarano responde a Karam

MILENIO buscó a René Bejarano quien dijo que en marzo de 2014 la Procuraduría de Guerrero informó de los hechos a la PGR y no actuó.

"(Le informaron) que se trataba de un asunto de su competencia y le hizo un desglose. Por lo que en 2014 (PGR) ya las tuvo (las pruebas) y no hizo nada tampoco. Ya había una declaración ministerial y se le turnó".

Bejarano dijo que si en 2013 no entregó a PGR las pruebas contra el Alcalde de Iguala fue porque el procurador se negó a atraer el caso en ese momento.

En 2013 no entregó más pruebas porque unos meses después de su reunión con el procurador, Murillo Karam declaró que la PGR no atraería el caso, aseguró.

"El 15 de agosto de 2013, en declaraciones que él hizo en Acapulco. Dijo que esos asuntos eran del fuero común. Dijo que no lo iba a hacer (atraer la investigación) por eso ya no se le entregaron (las pruebas), si no hubieran ido los sobrevivientes a declarar al Ministerio Público", dijo.

Confirmó que cuando se reunió con Murillo Karam solo contó lo qué sabía de manera verbal y dijo que presentaría las pruebas una vez que la PGR atrajera el caso.

"En esa reunión estuvieron los dos juntos, la subprocuradora, estuvo Murillo y la diputada Aleida Alavez. Ahí se dio toda la información verbal. Yo le dije que no estaba autorizado a entregar la información porque las víctimas sobrevivientes tenían miedo pero que en el momento en que se atrajera la investigación se podía declarar ante PGR", dijo.

Como PGR no atrajo el caso, recordó, la declaración de uno de los sobrevivientes se hizo ante un notario y se hizo pública.

"En ese momento la PGR pudo haber atraído el caso y tampoco lo hizo. Porque la se hizo la declaración, no se mantuvo secreta. El obispo Raúl Vera la presentó ante los medios de comunicación (en Iguala) y tampoco en ese momento el procurador lo atrajo", dijo.