El PAN de Nuevo León: una década de rupturas

Corrupción e infiltración de prácticas no propias, son algunos de los argumentos de los panistas que han dejado al partido.

Monterrey

La renuncia de panistas de Nuevo León previo o posterior a procesos eleccionarios es un fenómeno que se ha dado desde hace casi 10 años.

Los argumentos de quienes han dejado las filas de Acción Nacional están relacionados con la corrupción de los principios que le dieron origen y la infiltración de prácticas no propias de instituto político.

Además, en su momento señalaron directamente a los liderazgos del senador Raúl Gracia Guzmán, el diputado federal Fernando Larrazábal Bretón y el ex alcalde de San Nicolás de los Garza, Zeferino Salgado Almaguer.

La ronda de salidas la comenzó Tatiana Clouthier Carrillo en marzo de 2005, cuando ocupaba una curul en el Congreso de la Unión durante el gobierno del primer presidente del PAN, Vicente Fox Quesada.

Su renuncia resonó a nivel nacional por tratarse de una de las hijas del célebre "Maquío", Manuel Clouthier, quien fuera candidato a la Presidencia de la República por este partido.

La entonces diputada federal dijo que renunciaba al partido para "no ser cómplice" de la cúpula del PAN y del Gobierno de Vicente Fox, que estaban convirtiendo a Acción Nacional en una mala copia del PRI.

"El PAN se sacó al priista que, dicen, todos llevamos dentro, y éste afloró en la práctica: compra de voluntades, regalar o intercambiar puestos, amenazar... nos alejamos de lo que nos diferencia de otros partidos: el poder socializado en aras de servir. Nos estamos convirtiendo, sin mucho esfuerzo, en una mala copia del PRI", citó al momento de dar a conocer su renuncia.

Pasarían casi 6 años cuando otro "hijo desobediente" dejó las filas del albiazul; luego de haber sido secretario del Ayuntamiento de la llamada "Joya de la Corona", el municipio de San Pedro Garza García.

Fernando Canales Stelzer, hijo del ex gobernador Fernando Canales Clariond, presentó su renuncia en marzo de 2011 argumentando que el rumbo que había tomado el PAN, consentía la corrupción de sus miembros.

"Canalitos" fue sistemáticamente bloqueado en su búsqueda por formar parte del Consejo Nacional del PAN y antes de irse señaló al aún dirigente nacional Gustavo Madero que el PAN estaba dominado ahora por el cinismo y la incongruencia.

"Me voy decepcionado de ver convertido al PAN en un partido sin rumbo y con una crisis profunda de identidad, con un lenguaje dominado por el cinismo característico de un sistema político de antaño, con una incongruencia aberrante entre el pensar, el hablar y el actuar", dice en la misiva con la que pone fin de manera irremediable a su militancia panista.

Un año después y posterior a la designación de candidatos para las elecciones intermedias de 2012, el 28 de Febrero, el ex alcalde de San Pedro Garza García y Santa Catarina, Alejandro Páez Aragón abandonó el PAN, cuando el Comité Ejecutivo Nacional otorgó una candidatura a diputado federal al entonces alcalde de Monterrey, Fernando Larrazábal Bretón.

Señalando que se trataba de un premio a "acciones corruptas" de este funcionario y también de actual senador Raúl Gracia Guzmán, lo calificó como un insulto a los ciudadanos.

"La historia los juzgará a ustedes. Nosotros ya lo hicimos", sentenció.

Una semana después le siguió los pasos Rogelio Sada Zambrano, al entregar su renuncia el 3 de Marzo de 2012.

También ex alcalde de San Pedro Garza García y ex diputado dijo que su decisión obedecía a la infiltración de gente que ha contribuido en la descomposición del partido.

"Estoy triste, muy triste, porque ha sido el partido de mi vida y hoy quedo huérfano de partido", dijo en aquella ocasión.

Junto con Sada Zambrano se fueron del partido el también ex alcalde de San Pedro y Santa Catarina, Alejandro Páez Aragón, y el ex secretario de Educación, José Martínez.

El último en dejar el panismo local fue el ex gobernador, secretario de Energía y senador, Fernando Elizondo Barragán.

Dijo que ya no podía dar la batalla para modificar las cosas en Acción Nacional y el partido por un lado no puso suficiente esfuerzo en mantener viva su esencia, la identidad de su misión.

Señaló que la corrupción en el partido de gente advenediza o militantes honestos que se corrompieron fue otra de las causas principales para ello.

"Hay de los dos casos, gente que siendo originalmente buena empezó a adoptar prácticas indebidas con necesidad, por conveniencia o porque consideró que si no era así no tenía posibilidad de avanzar y este tipo de razonamientos. Y también y creo que se da el otro fenómeno de gente que entra interesada en un beneficio propio. Gente que vio en el PAN un camino al poder y al dinero", dijo.

EL PRIMERO EN IRSE

Habría que remontarse al siglo pasado para seguir la huella del primer panista emblemático que dejó el partido y cuya esfera de acción se encontraba en Nuevo León, aunque no era originario del estado.

Se trata de Pablo Emilio Madero, uno de los fundadores del partido y que en 1992 junto con un grupo importante de militantes decidió presentar su renuncia.

"... el PAN ya no es el partido de inspiración humanista que defendía los derechos humanos contra los abusos de la autoridad y que buscaba una justa distribución de la riqueza, que se oponía con valor y con espíritu de libertad e independencia al régimen y que movía voluntades con ideas, con principios y con programas propios, inspirados en su doctrina...".