El PAN va por eliminar privilegios: Villarreal

“Mantener el modelo actual impedirá la llegada de inversiones que se necesitan”, dice.

Ciudad de México

El coordinador de los diputados federales del PAN, Luis Alberto Villarreal, reafirmó la determinación de su bancada para sacar las leyes secundarias en materia de telecomunicaciones y energía, con el fin de eliminar privilegios para unos cuantos y asegurar los mayores beneficios posibles para todos los mexicanos.

Insistió en la exigencia de abrir los sectores de telecomunicaciones y energía a una auténtica competencia, “eliminando la concentración inequitativa en unas cuantas manos, que no solo provoca desigualdad social, sino además frena la productividad y la innovación”.

Dijo que mantener sin cambios el actual modelo impedirá la llegada de las inversiones que México necesita para satisfacer las demandas de empleo y combatir verdaderamente la pobreza que afecta a más de la mitad de la población.

En un comunicado, Villarreal subrayó que el grupo panista se ceñirá al espíritu de las reformas constitucionales aprobadas el año pasado, pensando siempre en procurar el mayor beneficio para los ciudadanos, eliminando la actual tendencia de contar con productos y servicios caros y de mala calidad.

NO DEJARLAS “A MEDIAS”

El presidente de la Cámara de Diputados, José González Morfín, demandó altura de miras y apertura al debate para definir las secundarias en materia de telecomunicaciones, sin dejarlas “a medias”.

“Debemos redoblar los esfuerzos para cumplir con estas reformas que llevan varios meses de retraso. No podemos dejar a medias la reforma en telecomunicaciones, ya que busca beneficiar a la población con la apertura de la oferta, la multiplicación de opciones para servicios de telecomunicaciones, la competencia y la disminución de los costos para los consumidores”, dijo.

Remarcó que los legisladores tienen una gran responsabilidad la construcción de las reformas secundarias en un marco de transparencia, de respeto y de pluralidad, por encima de los intereses personales. 

Sostuvo que la guía para consolidar las leyes debe ser la misma que orientó los trabajos de reformas a la Constitución y confió en los consensos entre los grupos parlamentarios para que a la brevedad se pueda entrar de lleno a la discusión.