ENTREVISTA | POR LILIANA PADILLA

Juan Manuel Oliva Ex gobernador de Guanajuato

El aspirante a la presidencia del partido propone reconstruir la estructura de Acción Nacional, escuchar a toda la sociedad y acercarse a las bases.

PAN perdió porque se alejó de la gente: Juan Manuel Oliva

El ex gobernador de Guanajuato plantea la creación de ocho coordinaciones regionales que sean presididas por el dirigente nacional partidista.
El ex gobernador de Guanajuato plantea la creación de ocho coordinaciones regionales que sean presididas por el dirigente nacional partidista. (Javier García)

México

El PAN tiene que entender que para regresar a Los Pinos debe recobrar la confianza en la ciudadanía, porque la derrota fue consecuencia de su alejamiento de la sociedad, admitió el ex gobernador de Guanajuato y aspirante a la dirigencia nacional de ese partido, Juan Manuel Oliva.

“Existe un partido que perdió, se alejó de la sociedad y tiene que reconstruir su regreso a la sociedad como institución que escucha y plantea sus demandas”.

Aseguró que su propuesta para el PAN es reconstruir la estructura del partido, regresar a escuchar a todos los sectores de la sociedad, particularmente a los jóvenes y las mujeres, y acercarse nuevamente a sus bases y rediseñar la organización partidista, porque “cuando el PAN se retiró de la gente, ahí está el resultado: perdimos”.

En entrevista con MILENIO, Oliva sostuvo que uno de los errores que cometió Acción Nacional al frente de la Presidencia de la República fue la desatención del trabajo partidista, por lo que su estructura electoral se vio impactada de manera negativa.

“El gobierno no nos hizo atender lo que requería el partido; desatendimos cosas del PAN por el gobierno. Nos alejamos de la sociedad, del contacto con la gente. La estructura electoral dejó de ser permanente y estable para convertirse en electorera”.

Doce años después de encabezar el gobierno en México, el ex mandatario estatal reconoció que el blanquiazul se enfrenta al abandono en sus estructuras. El número de subcomités no existe en la medida que se requiere en algunos estados, como Guerrero, que dibuja la debilidad de la estructura panista.

La apuesta de Oliva es reconstruir al partido y tener cuando menos 14 mil subcomités y 140 mil comités seccionales. Además, ocho coordinaciones regionales que sean presididas por el dirigente nacional del partido.

“No tenemos presencia del PAN en los 2 mil 400 municipios del país y esa es una debilidad que no se ha subsanado en las últimas décadas, por eso debemos trabajar para ser un partido de cobertura nacional”.

Oliva estableció que el partido requiere volver a su esencia para trascender en sus acciones de partido y gobierno.

“Debemos entender que la política no es de temporal. Muchos de sus liderazgos han acostumbrado a asomarse tan solo a la política a algún cargo y luego regresarse a la vida privada; hoy el PAN requiere y México exige políticos de tiempo completo y la conformación de un equipo político nacional con un proyecto de nación que tenga un plan de gobierno que tenga la concepción de un sistema político, democrático y de gobierno distinto al del PRI.Que entienda que para volver a ser primera fuerza necesitamos regresar a casa”.

Por eso, el movimiento de Oliva, Orgullo de ser panista, tiene como premisa rescatar el trabajo político desde los comités municipales de Acción Nacional.

“El PAN tiene que aprender que la tercera vía de regreso a la sociedad la debemos consolidar con liderazgos afines en la sociedad con una visión humanista y democrática”.

Su propuesta, explicó, es recuperar también la relación con el sector empresarial, al considerar que las reformas estructurales aprobadas por el Congreso, requieren escuchar la voz de los sectores impactados.

“Hay reformas estructurales que tienen que ver con los líderes de las empresas que generan la riqueza en el país y que no son escuchados, y el PAN tiene que ser oído de los empresarios mexicanos para establecer la ruta de una potencia económica”.

CONFÍA EN LA IMPARCIALIDAD

El ex gobernador de Guanajuato, quien ha denunciado junto con otros aspirantes, como Ernesto Cordero, la falta de equidad en el proceso interno que arrancará en enero de 2014, confió en que no haya cálculos políticos para beneficiar a uno de los candidatos.

“Nosotros creemos que Gustavo Madero se separará del cargo, esperemos que lo haga, él dice que (lo hará) cuando anuncie sus aspiraciones, nosotros esperamos que cumpla lo que dice, que haya congruencia entre su dicho y las acciones”.

Los aspirantes están a la espera de reglas para la contienda interna, con un proceso que no favorezca a uno de los candidatos.

“Esperamos reglas parejas en la integración de la comisión y en el calendario electoral. Creemos que el proceso electoral debe definirse cuanto antes y no puede pasar del mes de abril, el tiempo apremia y el partido requiere certidumbre, claridad en las fechas y en la integración de las fechas que se aplican”.

—¿Hay un grupo de aspirantes contra la candidatura de Madero?

—No, el tema es fundamental, estamos reviviendo la tradición de campañas de propuesta. No vamos a atacar a nadie, yo quiero un partido fuerte y unido en el que haya diálogo con todos.

—¿Hay posibilidad de una candidatura que se construya de entre todos los aspirantes para enfrentar la posible reelección de Madero?

—La segunda vuelta abre esa posibilidad. Es una oportunidad de sumar fuerzas, para eso se aprobó; esperemos que la segunda vuelta no sea concurrente con la primera y ese esquema pueda ser una posibilidad, pero ante el escenario de la segunda vuelta,  yo he platicado con Josefina (Vázquez Mota) y con Ernesto Cordero.