En el PAN no hay espacio para visiones mesiánicas: Josefina

En un editorial titulado “La Hora de reconstruir al PAN, la ex candidata presidencial lamentó que el PRI a un año de ganar las elecciones presidenciales demuestra que no ha cambiado.
Josefina Vázquez Mota
Josefina Vázquez Mota

Ciudad de México

Josefina Vázquez Mota criticó las prácticas al interior del PAN y admitió que su partido ha dejado de ser ejemplo de ética, lo que lo ha llevado a la pérdida de credibilidad, confianza, militantes y en consecuencia, electores.

Además comparó esta situación con lo que ocurre con el PRI a un año de su regreso al gobierno federal.

"Los priistas no cambiaron: son los mismos. Pero cuando nos vemos hacia adentro, los panistas no podemos ignorar una realidad que lastima y que nos ha provocado pérdidas electorales, pérdida de credibilidad y de confianza, pérdidas de militantes que no se reafiliaron por decepción y hartazgo".

A través de un mensaje difundido en su blog, la aspirante a la dirigencia nacional del PAN llamó a su partido a reconocer que los militantes panistas "dejamos de ser el partido de la ética y la seriedad y comenzamos a emular al partido de siempre, ese que jamás cambiará".

La ex candidata presidencial aseguró que el PAN requiere un liderazgo fuerte para ser una oposición frente al gobierno priista de Enrique Peña Nieto y sostuvo que "a un año de inaugurado el gobierno actual, hemos podido comprobar que nuestros adversarios políticos nunca cambiaron, que no sabían –como repetidamente afirmaron– “cómo hacerlo”.

Afirmó que "es evidente que los rostros jóvenes de algunos de ellos no alcanzaron para ocultar los dinosaurios y las maneras ancestrales de hacer política. Todo ello ha generado en muchos mexicanos decepción y desconfianza, en otros miedo y angustia; en otros más, la sola confirmación de que siguen siendo los mismos pero en una versión más ambiciosa. La corrupción con que se han aprobado leyes recientes habla por sí misma".

Agregó que "cuando la corrupción y el poder e intereses de ciertos grupos se impusieron a los principios, al interés de miles de ciudadanos y al interés superior que es México, entonces los "otros" encontraron en sus contrapartes el camino para hacer de la política el soborno y la rendición".

En ese sentido, reconoció que dentro de la propia casa del PAN a nivel municipal, estatal, y desde la propia dirigencia, en diversos momentos, se consintieron atropellos y también se protegieron.

Por eso, "hoy estamos frente a uno de los momentos más urgentes y decisivos en la historia del partido y también de México", por lo que "no es posible renunciar a ser una oposición real, digna y con agenda sustantiva para México, que construye acuerdos porque así conviene a millones de mexicanos y no sólo por satisfacer intereses de grupo o particulares".

Vázquez Mota estableció que el PAN tiene que ser una oposición que, "con firmeza y sin complicidad, sea la voz de la ciudadanía; la alternativa sería tanto como renunciar a nuestra esencia y también a un presente y futuro de libertades, renunciar a la exigencia en el cumplimiento de la ley y de la estabilidad".

Además, admitió que "en el PAN nunca ha habido espacio para las visiones mesiánicas y es claro que las grupales y corruptas deben dejar el partido. La reconstrucción del partido requiere esfuerzo, valor y compromiso; llevará tiempo y habrá reacciones de oposición particularmente de aquellos que perderán prebendas y beneficios. Aún así, es tiempo de actuar y de construir un propósito común".