PAN promete cambiar… no dice cómo

Acompañado por alcaldes, diputados y el senador Raúl Gracia, el dirigente estatal del albiazul afirma que harán un ejercicio de introspección a fin de solucionar los conflictos internos.
El líder del PAN es flanqueado por funcionarios emanados de ese partido.
El líder del PAN es flanqueado por funcionarios emanados de ese partido. (Carlos A. Rangel)

Monterrey

Sin señalar los desaciertos y acciones específicas para corregirlos, el PAN de Nuevo León, por medio de su dirigente estatal, prometió un ejercicio de introspección y solucionar conflictos al interior.

En un acto al que asistieron 10 alcaldes panistas, de los 12 que hay en el estado (tras el deslinde de José Gloria, presidente municipal de Pesquería), José Alfredo Pérez Bernal señaló que no se puede minimizar lo que ha ocurrido en las últimas semanas, aunque reiteró en varias ocasiones que el partido está más fuerte que nunca.

Flanqueado también por diputados locales, federales y el senador Raúl Gracia Guzmán, el dirigente estatal dijo que en momentos de conflicto es cuando se muestra “de qué están hechas” las instituciones. 

“Son circunstancias que se han venido presentando, estamos haciendo un ejercicio interno de introspección, corregiremos lo que haya que corregir, como en toda organización grande, esta situación conlleva una oportunidad y vamos a tomarla para hacer los cambios necesarios en el sentido del trabajo, para refrendar esa unión y trabajo en equipo que hemos venido reforzando aquí”, dijo.

Pérez Bernal dijo que independientemente de lo que piensen otros actores políticos y Gobierno, se deben a los ciudadanos.

“Éste es un llamado a tiempo para ser la mejor opción electoral y de plataforma política, no sólo de saber quiénes aspiran a qué, sino que vamos a promover para transformar y para cambiar el estado”, dijo. 

Cuestionado de manera insistente sobre las acciones a emprender para corregir el rumbo, el líder manifestó que el PAN dará vuelta la página, reconociendo los problemas para corregirlos, pero no determinó acciones al momento.

Indicó que se encuentran en un escenario político complicado, donde el adversario está arraigado y no quiere irse, por lo que los problemas internos no pueden ser más grandes que sobrepasen los objetivos de retomar el Gobierno del Estado para la gente. 

En su turno al micrófono, el senador apuntó que el PAN reconoció que la victoria no está garantizada en 2015, pero la lucha se está gestando para liberar a Nuevo León de seis años más de gobiernos priistas.

“El PAN sigue siendo un partido de principios, de seres humanos con virtudes y defectos, es una colectividad donde no todos coincidimos, pero nos unen principios y postulados”, destacó. 

Gracia Guzmán insistió en que la verdadera crisis del PAN se dio en 2003, cuando perdió la gubernatura y los gobiernos municipales y se quedó sólo con un escaño en el Congreso de la Unión.

La alcaldesa de Monterrey, Margarita Arellanes Cervantes, dijo que estas renuncias son un área de oportunidad para lograr una mayor integración al interior de partido.

“La victoria se construye en cada uno de los actos de las instituciones políticas y en los gobiernos actuales que representamos a Acción Nacional, en la medida que estos gobiernos demos resultados a los ciudadanos (…) es la que iremos garantizando día con día el resultado que obtendremos”, recalcó.

Mencionó que los ataques sistemáticos del PRI, tratando de intervenir en la vida interna del partido, no es otra cosa que el reflejo del avance albiazul.