El PAN evolucionó en 2013: Madero

El presidente nacional del PAN hizo un recuento del partido en este año.
Gustavo Madero, presidente del PAN
Gustavo Madero, presidente del PAN (Archivo)

Ciudad de México

El dirigente nacional del PAN, Gustavo Madero, aseguró que 2013 significó para Acción Nacional un año de positiva evolución, pues se concretaron cambios históricos en su organización y se logró iniciar la recuperación electoral del partido.

“El PAN se renovó, se tomaron decisiones planeadas y conscientes, se fomentó la unidad, se abrieron las puertas a los ciudadanos, se trabajó desde lo local, y sobre todo, se mantuvo la esencia de los principios panistas”.

Gustavo Madero afirmó que tras los comicios de 2013 la población gobernada en los 14 estados que tuvieron elecciones aumentó 16 por ciento en comparación con 2010, al pasar de 10 millones 878 mil 492 a 12 millones 720 mil 995 habitantes. Y dijo que con estos avances el partido logró combatir abusos del PRI en los estados.

Madero sostuvo que el PAN mantuvo su identidad como partido democrático y moderno, que sabe ejercer al mismo tiempo la colaboración, la competencia y la denuncia. Además, señaló, el PAN  fortaleció su papel constructivo, transformador y modernizador al impulsar exitosamente importantes reformas que se habían quedado estancadas desde hace 12 años debido a los cálculos políticos obstruccionistas y miopes del Revolucionario Institucional.

En un recuento de 2013, detalló que Acción Nacional abrió el año con el refrendo de militantes, de donde resultó que 400 mil miembros verdaderamente militantes ratificaron su pertenencia al partido, y con ello se transparentó el padrón.

De manera paralela a la agenda panista interna, Madero recordó que el Consejo Nacional a mediados de enero ratificó la participación del partido dentro del Pacto por México, el cual tuvo como primer logro visible la Reforma Educativa, promulgada en febrero, y de la cual en septiembre, se concluyó con la promulgación de la Ley General del Servicio Profesional Docente.

“A nivel interno, el panismo comenzó a tomar fuerza en los estados rumbo a las elecciones de julio, se nombraron representantes y se iniciaron las primeras negociaciones de alianzas, a fin de que se abrieran boquetes a diques autoritarios en entidades como Veracruz y Quintana Roo”, dijo.

El dirigente nacional explicó que en marzo se aprobó el proyecto de reforma de estatutos, que se comenzó a analizar en la primera parte de la Asamblea Nacional Extraordinaria, y terminó en agosto.

“A partir de ahí se cambió el rostro de Acción Nacional con una nueva configuración y estatutos, que marcaron un antes y un después en la vida interna del PAN, pues le darán fuerza a la militancia para tomar decisiones clave, descentraliza y federaliza al partido, se intensifica la deliberación de la agenda política, legislativa y electoral y se refuerza la competitividad en las elecciones”, dijo.

En materia de reformas al marco legal nacional, recordó que también se aprobaron las reformas constitucionales de Telecomunicaciones y competencia económica, “con profundo ADN panista”.


Madero recordó que no faltaron los obstáculos a la tarea del partido.

“Fue necesario denunciar el regreso de las peores prácticas electorales priístas”.

Por ello, el Presidente Madero mantuvo una intensa campaña de denuncia del uso de programas sociales para ganar las elecciones y la utilización ilegal de las estructuras de Gobierno para condicionar el voto y favorecer a un partido.

"Ante esta serie de irregularidades en la contienda electoral y el desdén del presidente Enrique Peña Nieto para reconocer que se estaban cometiendo delitos electorales", recordó, se convocó a la Comisión Política para definir qué postura asumiría Acción Nacional con el gobierno de Enrique Peña Nieto. En tanto, no asistiría a ningún evento público del Pacto por México, ya que el Gobierno sólo había minimizado los reclamos.

“Cómo las irregularidades continuaron, el PAN presentó el semáforo de Alerta de Contingencia Democrática, donde denunciamos que el PRI y sus gobernadores hacían uso ilegal de los recursos y programas públicos para promover a sus candidatos en 14 estados de la República donde habría elecciones”.

Destacó que gracias "a la firme actitud del PAN",  el 7 de mayo, los partidos y el Presidente firmaron un adéndum, que contenía medidas y compromisos para garantizar la equidad en las contiendas electorales.

Madero Muñoz reclamó que a pesar de que en julio el Gobierno también se comprometió a combatir la impunidad e indagar las denuncias derivadas de los comicios, a la fecha no hay resultados certeros.

Sin embargo, resaltó como un gran logro del PAN y de sus bancadas en el Congreso de la Unión la aprobación de la Reforma Político-Electoral.

Madero puntualizó que la urgencia de esta reforma reside en que hay nueve estados donde se ha consolidado el autoritarismo, pues nunca han tenido un gobierno diferente al PRI, que son: Tamaulipas, Durango, Coahuila, Estado de México, Hidalgo, Veracruz, Campeche, Colima y Quintana Roo.

Finalmente, consideró que otra gran reforma con esencia netamente panista es la Energética.

El dirigente nacional panista concluyó que este año “ha sido provechoso, se cumplieron los propósitos fijados, se llegaron a metas electorales, se refrendaron gubernaturas como Baja California, se ganaron capitales importantes y Acción Nacional preservó su espíritu de velar por el bien común, con una mirada ciudadana que había perdido en el pasado”.