Organizaciones sindicales se unen contra reformas

El 22 y 23 de febrero, más de 70 organizaciones sindicales encabezadas por el SME y la CNTE, realizarán el Congreso Fundacional de la Nueva Central de Trabajadores.
CNTE y SME en el Ángel de la Independencia
CNTE y SME en el Ángel de la Independencia. (archivo) (César Velázquez)

Ciudad de México

Más de 70 organizaciones sindicales independientes de 22 estados de la República encabezadas por el Sindicato Mexicano de Electricistas (SME) y la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) anunciaron que los próximos 22 y 23 de febrero se realizará el Congreso Fundacional de la Nueva Central de Trabajadores, con el cual buscarán unificarse para manifestarse en contra de las reformas estructurales, que consideran “neoliberales”.

Martín Esparza Flores, líder del SME, propondrá que la dirigencia de esa central, sea conformada por los secretarios del exterior de las organizaciones que la integren, sean los que integren todas las carteras y su estructura.

Entre las propuestas de los líderes sindicales están el rechazo total al tope salarial del 3.9%, aumento salarial inmediato y no negociable, buscar negociaciones directas sin la intervención de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social, solucionar las demandas de los trabajadores de la CNTE y del SME, entre otras.

“La necesidad de construir esta nueva central de trabajadores es porque es la única forma de poder revertir todo este abuso autoritario de esta clase política gobernante que no obedece a los intereses de los mexicanos sino a los intereses de un grupo económico”, dijo el líder electricista.

Expuso su total rechazo al tope salarial del 3.9 por ciento y demandó un aumento salarial inmediato y no negociable, del 20% en los tres sectores patronales.

Esta propuesta la apoyo el maestro de la CNTE, Laurentino Villegas, quien asumió el compromiso de unirse a la Nueva Central de Trabajadores, y aseguró que los docentes “vamos a continuar y no claudicaremos”.

Los líderes sindicales hicieron un llamado a la participación de los trabajadores para conformar esta nueva organización, pues consideraron que no basta con las acciones de protesta, sino que es necesario dar pasos estratégicos y reorganizar a la clase trabajadora mexicana.