Obama: sin Transpacífico, China “dictará las reglas”

Miles protestan en calles de Berlín, Alemania, contra los tratados de libre comercio que negocia la UE con Estados Unidos y Canadá.
Organizadores reportaron la participación de 250 mil personas; la policía, de entre 50 mil y 100 mil.
Organizadores reportaron la participación de 250 mil personas; la policía, de entre 50 mil y 100 mil. (reuters)

Washington y Berlín

El presidente Barack Obama afirmó que, sin el Acuerdo de Asociación Transpacífico (TPP por sus siglas en inglés), países competidores como China dictarán las normas para la economía en el mundo.

Por ello, garantizó que el nuevo acuerdo terminará con las prácticas comerciales injustas de los últimos 20 años y prometió que con él Estados Unidos seguirá a la cabeza en el siglo XXI.

Aseguró que es el tratado comercial que ha logrado, hasta ahora, los mejores compromisos para los sectores laboral y de medio ambiente.

"Incluye las normas laborales más fuertes de la historia, desde la exigencia de horas justas hasta prohibir el trabajo de menores y el trabajo forzado", apuntó en su mensaje semanal.

Obama destacó que este convenio, pactado con Australia, Brunei, Canadá, Chile, Japón, Malasia, México, Singapur, Nueva Zelandia, Perú y Vietnam, "incluye las normas ambientales más rígidas de la historia".

"Todas estas cosas nivelan el campo de juego para nosotros, debido a que si los demás países tienen que seguir estas normas, entonces no nos pueden aventajar y vender sus productos más baratos, porque las estarán infringiendo", remarcó.

El mandatario estadunidense dijo que el TPP corrige reglas comerciales "obsoletas" que representan una desventaja para los trabajadores de su país.

Explicó que con los acuerdos comerciales actuales, otras naciones pueden reducir costos estableciendo normas inferiores para pagar salarios más bajos.

"El TPP cambiará eso, pues exige normas más altas de los países asociados y aumenta los salarios en una región que constituye casi 40 por ciento de la economía mundial", expresó.

Obama subrayó que el TPP eliminará más de 18 mil impuestos o barreras arancelarias a bienes y servicios producidos en Estados Unidos, lo que facilitará las exportaciones de los sectores agropecuario e industrial y los productos de la pequeña empresa.

"Los que se oponen a la firma del tratado comercial en realidad, simplemente, están aceptando un statu quo que, como todos saben, nos pone en una posición desventajosa", advirtió.

Suspenden trenes

Miles protestaron por las calles de Berlín, Alemania, contra el proyecto de libre comercio TTIP, que discuten la Unión Europea (UE) y Estados Unidos, así como el CETA, con Canadá.

Luego de la convocatoria de partidos políticos, grupos sindicales, medioambientales, antiglobalización y de defensa de los consumidores, unas 250 mil personas participaron en esta concentración, según organizadores; la policía reportó entre 50 mil y 100 mil.

Esta afluencia obligó a las autoridades a suspender temporalmente el tráfico ferroviario alrededor de la estación central, lugar desde el que partió el cortejo.

"Nunca antes en Europa había salido tanta gente a la calle por este motivo", se congratuló la Confederación Federal Alemana (DGB), una de las organizaciones que convocó a esta jornada con el lema "Stop al TTIP y al CETA".

Para lograr que gran parte de los participantes llegaran a Berlín, se usaron trenes especiales y más de 600 autobuses en ese país.

El acuerdo TTIP (Transatlantic Trade and Investment Partnership), cuya próxima ronda de negociaciones tendrá lugar a fines de octubre en Miami, Florida, busca suprimir las barreras aduaneras y reglamentaciones entre EU y Europa. El CETA (Acuerdo Económico y Comercial Global) se discute entre la UE y Canadá.

Sus opositores temen que, de ser ratificados, desemboquen en una desreglamentación generalizada y un retroceso en el campo de acción de los gobiernos.

Muchos participantes estaban disfrazados, varios luciendo flores entre los cabellos. En las pancartas podían leerse eslóganes tales como "Stop TTIP", "Libertad de acción democrática más que TTIP", "El TTIP no es el barco adecuado" y "El TTIP es el naufragio climático".

"Estamos aquí porque no queremos dejar el porvenir a los mercados, por el contrario, queremos salvar la democracia", declaró Michael Müller, presidente de la organización ecologista NaturFreunde Deutschlands.

En negociación desde 2013, el acuerdo comercial Estados Unidos-Europa será el más vasto del mundo. Ambas partes pretenden concluirlo antes de finalizar el mandato de Obama, el año próximo.