Oaxaca: amparan a 252 ex alcaldes saqueadores

Al dejar sus cargos sustrajeron la documentación de sus gestiones para no comprobar ante órganos de revisión el gasto de recursos.
Carlos Altamirano Toledo, titular de la Auditoría Superior de Oaxaca.
Carlos Altamirano Toledo, titular de la Auditoría Superior de Oaxaca. (Óscar Rodríguez)

Oaxaca

En Oaxaca, el titular de la Auditoría Superior del Estado (ASE), Carlos Altamirano Toledo, acusó a la justicia federal, principalmente a los jueces de distrito, de ofrecer impunidad a unos 252 munícipes acusados de cometer actos de corrupción.

Señaló que en cada uno de los casos, los jueces de distrito ofrecieron amparos a los alcaldes que dejaron su cargo sustrayendo de manera indebida todos los papeles contables y administrativos de sus gestiones para no comprobar los recursos gastados ante los órganos de revisión y de auditoría.

"En las revisiones aplicadas a unos 252 municipios hemos detectado que los alcaldes, al dejar el cargo, además de saquear las finanzas públicas se llevan los papeles contables, lo que hace imposible identificar el monto del dinero robado", detalló Altamirano.

Añadió que ante la integración de expedientes de investigación en la Procuraduría General de Justicia (PGJO), por falta de documentación los jueces federales han otorgado amparos a los munícipes implicados, asumiendo que la sustracción de documentación contable y administrativa no es un delito grave, lo que detiene la acción penal contra los acusados".

El auditor superior afirmó que a pesar de esta situación, la ASE ha actuado ejerciendo acciones resarcitorias por la vía civil para lograr la devolución del dinero robado por los munícipes salientes o la presentación de la documentación administrativa que justifique y compruebe el gasto de los recursos públicos ejercidos por los ayuntamientos.

Anunció que este año habrá de presentar una reforma al Código Penal de Oaxaca con el propósito de elevar las penas y sanciones cuando se cometa el delito de peculado por parte de una autoridad estatal o municipal y se configure como delito grave la sustracción de documentación contable y administrativa de los municipios.

"Se requiere clasificar bien la penalidad y el castigo por la sustracción indebida de documentación contable y administrativa de los municipios para que cuando se realice la entrega-recepción y el cambio de poderes, se realice la comprobación de los recursos ejercidos con base en la documentación contable entregada de la autoridad saliente a la entrante", afirmó el funcionario estatal.

Carlos Altamirano dijo que ya es tiempo de acabar con ese "deporte universal" que se ejerce en Oaxaca, aceptado por muchos de los presidentes municipales, de dejar el cargo sin un papel que compruebe lo que gastaron en su periodo de gestión.