México pide a ONU pruebas de “tortura generalizada”

Solo se ha proporcionado información de 14 casos: Jorge Lomónaco.
El relator especial del organismo internacional.
El relator especial del organismo internacional. (Jesús Quinatar)

México

El gobierno de México expresó su profunda decepción por el informe que presentó el relator especial sobre tortura y otros tratos crueles, inhumanos o degradantes de la ONU, Juan Méndez, porque carece de fundamento y no contribuye a generar las condiciones para fomentar la cooperación internacional para la protección de los derechos humanos.

En un carta dirigida al presidente del Consejo de Derechos Humanos, Joachim Rücker, el representante permanente de México ante Organismos Internacionales, Jorge Lomónaco, resaltó que el país valora positivamente la visita, así como las recomendaciones que contiene el informe, "convencido de que un diálogo constructivo con el relator no puede sino contribuir al fortalecimiento del marco jurídico e institucional de México".

Sin embargo, dijo, el gobierno de México desea expresar su decepción, inconformidad y total desacuerdo con la aseveración contenida en el informe, según la cual la "tortura y los malos tratos son generalizados en México".

Afirmar que la tortura en México es generalizada carece de fundamento, pues supondría alcanzar un umbral numérico, algo que en este caso no ha sido debidamente documentado, toda vez que únicamente se ha proporcionado información sobre 14 casos, anotó.

Lomónaco resaltó la preocupación de México por el hecho de que esta afirmación se aparta de una más profunda y constructiva discusión relacionada con las mejoras que pueden lograrse a partir de las acciones que el gobierno ya ha puesto en marcha para combatir esta práctica.

Ello, específicamente, tomando en consideración que el relator ha reconocido ante el consejo que la metodología utilizada es "rudimentaria e insatisfactoria en varios niveles", señaló.

En tanto, como "un ataque personal", consideró el relator de la ONU Juan Méndez, las descalificaciones que hizo el gobierno de méxico de su informe final.

A través de una carta dirigida a Jorge Lomónaco Tonda, embajador permanente de México ante la Oficina de Naciones Unidas y Organismos Internacionales en Ginebra, Méndez defendió la conclusión a la que llegó en su visita de trabajo realizada el año pasado y que plasmó en su informe final, en el sentido de que en el país la tortura es "generalizada". Además, reveló que fue presionado para cambiar el término.

El defensor recordó que desde la década de los 80 ha visitado México para analizar la situación de derechos humanos del país sin que haya sido cuestionada su ética profesional, como lo hizo el subsecretario de Relaciones Exteriores, Juan Manuel Gómez Robledo, quien lo consideró "no profesional y poco ético".

Recordó que desde el año pasado cuando concluyó la visita, advirtió que la tortura era "generalizada", término que utilizó "bajo el entendimiento de que su gobierno me invitó a conducir una visita para que realice una evaluación sincera de la situación y no para minimizarla o presentarla bajo la mejor luz posible".

Agregó: "Hubiera sido falta de ética de mi parte haber sucumbido a presiones que recibí en ese primer momento para que cambiara de parecer, del mismo modo que sería una falta de ética cambiar mi parecer al redactar el informe o incluso ahora, cuando toda la evidencia que tengo a disposición solamente ratifica mi evaluación".

LEE LA CARTA COMPLETA DEL REALTOR DE LA ONU, JUAN MÉNDEZ