Gil pide en ONU regular el mercado de la mariguana

El presidente del Senado dijo que regular el mercado de la mariguana ofrece al Estado la oportunidad de reorganizar el gasto público y sus prioridades.

Ciudad de México

El presidente del Senado, Roberto Gil, pidió ante la Asamblea general de las Naciones Unidas (UNGASS) propuso repensar la aproximación a las drogas, tanto de su consumo como de la producción; así como regular el mercado de mariguana, porque ofrece al Estado la oportunidad de reorganizar el gasto público y sus prioridades; de cambiar el foco de atención del castigo a la prevención; de actuar para prevenir el daño; y ofrecer a los jóvenes una alternativa a la “pesadilla” de las drogas.

“Mientras tanto, el mercado negro de drogas ilegales está seduciendo a nuestros jóvenes, está corrompiendo a nuestras autoridades, es la causa principal de la violencia que mi país sufre todos los días. El mercado negro es el regalo que le hemos dado al crimen organizado. No podemos darnos el lujo de mantener esta insensatez”.

Destacó que en las últimas décadas algunas investigaciones han sugerido que el respeto a la ley no es producto del miedo, sino que responde a motivaciones internas. Lo mismo se ha demostrado para el consumo de drogas.

Indicó que existen alternativas que demuestran que entender las adicciones y las circunstancias individuales en las que se desarrollan, así como emplear herramientas de tratamiento cognitivo conductual que pueden modificar los hábitos de consumo.

“Dar educación, propiciar la toma de responsabilidad, ofrecer oportunidades, tratar a los consumidores con respeto, son elementos torales para reducir el consumo de manera efectiva. Pero no es suficiente. El mercado negro ha transferido a las organizaciones criminales recursos suficientes para capturar a nuestros jóvenes y para destruir nuestras comunidades”, añadió.

Además, dijo que el paso más importante para reducir el daño del tráfico y el consumo de drogas, para proteger a nuestra juventud, es eliminar el mercado negro. “Tenemos que abandonar las políticas basadas en el miedo y el prejuicio. Cambiemos la forma en la que tratamos el problema de las drogas. Es momento de comportarnos en una forma más humana y justa”.

Luego de hacer un recuento de lo vivió en su juventud en ciudad Juárez, una de las más peligrosas zonas fronterizas, el legislador subrayó que ya llegó el momento de aceptar que se ha apostado a la solución equivocada, pues la prohibición ha enriquecido a las organizaciones criminales a niveles inmanejables.

“No hemos sido capaces de detener, ni siquiera reducir, el consume de drogas. Por el contrario, la prohibición ha propiciado un mercado legal para drogas químicas mucho más dañinas que la marihuana e, incluso, la cocaína. Todavía peor: la prohibición ha generado las condiciones para el surgimiento de un mercado negro en el que los narcotraficantes tienen enormes márgenes de ganancia”, comentó.

Incluso, dijo que países productores de drogas, como México, enfrentan un doble drama porque “enfrentamos el mismo reto que todos ustedes en materia de consumo: cómo prevenir que nuestros jóvenes prueben las drogas o que se conviertan en adictos. Pero también enfrentamos el reto de prevenir que nuestros jóvenes sean reclutados por las organizaciones criminales”.

Comentó que las prisiones mexicanas están repletas de jóvenes, “muchos de ellos no conocen otra vida que la del delito. Sin embargo, la prisión difícilmente ofrecerá una segunda oportunidad, una alternativa legal de vida. El Estado mexicano ha invertido en el futuro erróneo para nuestra juventud”.

Recordó que se gastan 80 veces el presupuesto en perseguir el mercado de drogas ilegales que en prevenir las adicciones, cuatro veces el presupuesto anual de la Universidad Nacional, 30 por ciento más en un recluso que en un universitario.