Norberto Rivera llama al diálogo entre CNTE y gobierno

El cardenal Norberto Rivera dijo que los obispos están dispuestos a mediar el diálogo entre autoridades y maestros, con el fin de llegar a una solución pacífica del conflicto magisterial.
El Cardenal comentó que "la voluntad de la Iglesia no es la de condenar a nadie".
El cardenal Norberto Rivera llamó a un diálogo entre autoridades y maestros. (Cuartoscuro)

Ciudad de México

El arzobispo primado de México, Norberto Rivera, dijo que el diálogo es "el camino que debe seguir el magisterio y el gobierno" para solucionar la problemática que se vive en estos momentos en Oaxaca.

Agregó que los obispos de esas regiones están dispuestos a acompañar en el diálogo y reiteró que "no se pueden resolver problemas cerrando caminos ni mediante el uso de la fuerza".

"Después de las guerras se anda buscando la paz, cuando desde un principio, si se hubiera dialogado se hubieran podido conseguir muchas cosas", dijo el Cardenal en una conferencia en Tehuacán, Puebla.

Rechaza matrimonios del mismo sexo

En un comunicado emitido por el Sistema Informativo de la Arquidiócesis de México (SIAME), Rivera dijo que el matrimonio entre un hombre y una mujer es la base de nuestra sociedad y nuestra Iglesia, pues sólo las parejas conformadas por un hombre y una mujer pueden procrear y educar eficazmente.

"Esto no es algo sólo de la Iglesia, sino algo que está determinado por la misma naturaleza; creemos que el matrimonio sigue siendo el punto de solución a muchos problemas. Cuando la familia se deshace, la sociedad también se corrompe. Como Iglesia, nosotros amamos y defendemos los derechos de cualquier persona, sea cual sea su tendencia, porque esa persona, en el anuncio del Evangelio, merece que se le abran caminos para su realización, porque el Evangelio es para todos, al igual que los derecho, sin importar que alguien sea asesino o ladrón", dijo.

Rechazó tener que pedir perdón a los homosexuales, luego de que el papa Francisco dijera que la Iglesia debe disculparse con esa comunidad por haberla marginado.

"Si yo no he ofendido a alguien, no tengo que pedirle perdón; si lo he hecho, mi deber es pedirle perdón. Que pida perdón quien ha ofendido", indicó.

En cuanto al derecho a la adopción de parejas del mismo sexo, dijo que el niño es el que tiene el derecho de crecer con un amor paterno y con un amor materno, ya que sólo así se puede desarrollar equilibradamente.