Niños cobran ‘derecho de piso’ a compañeros en Guerrero

Los menores argumentan que sus papás son delincuentes, dice el titular de la Comisión Estatal de Derechos Humanos.
Como hay más escuelas, el fenómeno se da más en Acapulco, dicen.
Como hay más escuelas, el fenómeno se da más en Acapulco, dicen. (Jorge Carballo/Archivo)

Chilpancingo

El presidente de la Comisión Estatal de Derechos Humanos (Coddehum), Ramón Navarrete Magdaleno, reveló que se han detectado casos de niños, la mayoría hijos de supuestos delincuentes, que exigen el cobro de derecho de piso a sus compañeritos en las escuelas, a cambio de no agredirlos.

En el contexto de la jornada nacional contra el acoso escolar, el presidente de la Coddehum sostuvo que hay casos detectados en varias escuelas de menores de edad que obligan a otros a que les entreguen parte del dinero que sus padres les dan para gastar en el recreo.

Dicha práctica, dijo, es, “sin lugar a dudas, una retroalimentación de lo que están viviendo afuera”.

Aunque sostiene que los regionalismos no marcan la proliferación de conductas anómalas, Navarrete Magdaleno sostuvo que en el puerto de Acapulco se concentra más el problema, y que puede ser por la cantidad de escuelas que hay.

“Pudiera ser injusto que lo trasladáramos todo para Acapulco, pero debe ser porque ahí está la mayor cantidad de escuelas, eso implica que ahí está la mayor cantidad de niños que reproducen todas las conductas de sus padres, buenas y malas”.

El presidente de la Coddehum dijo que el acoso en las escuelas trasciende a la relación entre alumnos, pero que en algunos casos los estudiantes también llegan a intimidar a sus profesores, con el argumento de que son hijos de integrantes del crimen organizado.  

“Hay padres de familia que se imponen sobre los maestros con ese antecedente de estar vinculados con la delincuencia, algunos profesores tienen miedo de algunos alumnos por las represalias que puedan tener de sus padres”.

Agregó: “Hay menores que presumen ser hijos de personas vinculadas con la delincuencia y eso nos preocupa mucho”.

“Ustedes ven que cada día hay más niños que están involucrados en el tema de la inseguridad, porque ya iniciaron con su actividad violenta desde su escuela. Hay muchos delincuentes de 15, 16 y 17 años, que al revisar sus expedientes vemos que eran los niños más gandallas en las escuelas, los que ejercían más presión sobre sus compañeros”.

Con la actuación omisa ante el surgimiento de niños que acosan y maltratan a sus compañeros, dijo que solamente se está alimentando a la delincuencia, cuando el fenómeno se tiene que atacar a tiempo.

Aseguró que muchos sicarios y secuestradores fueron niños maltratadores durante su etapa escolar, la mayoría tuvo su origen en familias desintegradas, cuyos padres tenían problemas de alcoholismo, drogadicción y hasta prostitución.

CASOS DOCUMENTADOS

El 14 de abril pasado, la agencia de noticias IRZA publicó una nota en la que refiere la detención de un menor de 12 años, mismo que fue capturado por la policía cuando intentaba cobrar la cuota impuesta por un grupo delictivo.

Antes, el 15 de julio de 2014, la agencia Quadratín difundió una nota informativa en la que señala que en la secundaria Caritino Maldonado, del puerto de Acapulco, los alumnos de tercer grado cobraban piso a sus compañeros.

En marzo pasado, el alcalde de Pungarabato, Ambrosio Soto Duarte, manifestó que en una secundaria técnica, de la que se abstuvo de precisar la ubicación, estaba confirmado que un alumno, de nombre Felipe, tenía sometidos a sus compañeros al pago de una cuota, con la amenaza de que su padre era delincuente.