Niegan argentinos pira en basurero de Cocula

Concluyen peritos forenses que no hay pruebas científicas que sustenten que los 43 jóvenes de Ayotzinapa fueron calcinados en ese lugar, donde sí hallaron restos óseos de otras 19 personas.
En la presentación del dictamen estuvieron presentes los padres de los jóvenes desaparecidos en Iguala, en septiembre de 2014.
En la presentación del dictamen estuvieron presentes los padres de los jóvenes desaparecidos en Iguala, en septiembre de 2014. (Héctor Téllez)

México

El Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF) presentó un dictamen en el que concluyó que no hay pruebas científicas que sustenten que los 43 normalistas de Ayotzinapa fueron calcinados en el basurero municipal de Cocula, peritaje que contradice la “verdad histórica” de la Procuraduría General de la República (PGR).

El 27 de enero de 2015, el entonces procurador Jesús Murillo Karam afirmó que los estudiantes “fueron privados de la libertad, de la vida, incinerados y arrojados al río San Juan”, en Cocula. “Ésta es la verdad histórica de los hechos, basada en las pruebas aportadas por la ciencia, como se muestra en el expediente”, comentó en conferencia de prensa.

Ahora, luego de un año de investigación, en la que participaron 26 expertos de seis nacionalidades, el EAAF informó que entregó sus resultados a la PGR, en los que estableció que el tiradero municipal ha sido escenario de eventos delictivos, porque localizaron restos óseos de 19 personas, algunos de éstos quemados, pero ni uno correspondiente a los normalistas.

Miguel Nieva, integrante del EAAF, indicó que documentaron que desde 2010 se han registrado múltiples fuegos en el basurero de Cocula, esto a partir de la revisión de imágenes satelitales como del análisis a las capas de subsuelo de dicho lugar, pero ninguno de la magnitud como el que afirmó la PGR, necesario para quemar los cuerpos de los jóvenes entre el 26 y 27 de septiembre de 2014.

“Las secuencias de fotos de 2005 a la actualidad nos permitió conocer la historia de que se utiliza desde ese año como basurero. Entre varias de las fotos observamos que se veía coloración, penachos de humos. Habían en reiteradas ocasiones fuegos en el mismo lugar. En la zona central había una mancha negra. Del 4 de mayo de 2012 y el 11 de enero de 2015 se veía la mancha negra. Esta mancha es consistente después de 2012. Este foco de quema fue consistente en las fotos en el mismo lugar”, detalló el argentino.

El dictamen firmado por 18 peritos que formaron el grupo multidisciplinario, especializados en materia de antropología forense, balística, fotografía y odontología, entre otros, destaca que solo hay dos expertos en incendios y explosiones.

Los resultados de este dictamen se suman a los del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI), el cual el 6 de septiembre de 2015 aseveró que, de acuerdo con investigaciones científicas, los jóvenes “no fueron incinerados en el basurero de Cocula”  y recomendó al gobierno federal replantear la investigación.

El peruano José Torero, perito experto en fuego, contratado por el GIEI, acudió al basurero de Cocula el 12 de junio de 2015 y en su informe subrayó que se requerían “condiciones necesarias para incinerar un cuerpo”, lo que en el tiradero no ocurrió.

El cubano Enelio Torres García, especialista que en su momento fue consultado por la PGR y que realizó un estudio de factibilidad para saber si en el tiradero municipal se pudo haber quemado a los jóvenes, dijo que existían las condiciones necesarias para que se produjera un evento de tal magnitud, aunque dejó claro que él nunca estuvo presente en el lugar, sino solo se basó en datos proporcionados por la PGR.

En la conferencia de prensa del EAAF, Santiago Aguirre, del Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez, quien coadyuva con los padres de los normalistas, dijo que el dictamen que presentó la PGR y que avala el incendio en el basurero municipal fue firmado por Marco Soto Villalobos y Moisés Moreno Gallegos, ambos peritos de esa institución, quienes no han podido ser consultados por el EAAF ni por el GIEI.

Sobre este tema, a fines de 2015, el maestro en geomática de la Universidad Loyola del Pacífico, Guillermo Martínez Verduzco, dijo que las imágenes del satélite Terra 1 de la NASA hacían imposible determinar desde el espacio si se registró o no un incendio en el municipio de Cocula, porque la nubosidad impidió observar la superficie en esa zona de Guerrero.

NINGÚN RESTO DE MORA

Mercedes Doretti, miembro del EAAF, aseveró que tampoco hay elementos científicos para relacionar los restos del estudiante Alexander Mora Venancio, encontrados en una bolsa en el río San Juan, con los hallados en el basurero, porque no presentan las mismas características de fragmentación y calcinación.

El 7 de diciembre de 2014, el EAAF emitió un comunicado con respecto a los resultados entregados por la Universidad de Innsbruck, en Austria, que identificó los restos de Mora.

El equipo argentino aclaró que no fue testigo del hallazgo del fragmento de Mora que realizaron las fuerzas federales y que culminaron en su identificación.

“No hay suficiente certidumbre científica o evidencia física de que los restos recuperados en el río San Juan por peritos de PGR y en parte por el EAAF, correspondan a aquellos retirados del basurero de Cocula, como indicaron los inculpados por PGR… La evidencia que une a ambos sitios por ahora, es esencialmente testimonial…”, enfatizó.

Miguel Nieva dijo que el dictamen también fue confrontado con las versiones de los delincuentes que presuntamente participaron en el crimen de los normalistas.

Seis integrantes de Guerreros Unidos, señalados por la PGR como los autores de la ejecución y desaparición de los estudiantes, declararon que usaron armas cortas para matar a los jóvenes.

Nieva puntualizó que en el tiradero se recogieron 122 casquillos, tanto en la parte superior como en la parte inferior del tiradero, que habrían sido disparados por al menos 39 armas de fuego de diferentes calibres, correspondientes a armas largas.

“Ellos (los delincuentes) en todo momento manifestaron que no usaron armas largas, que utilizaron armas cortas, pero en ningún momento hablan del calibre, por ejemplo del .22 o .223/5.56, sumando estos calibres representan 87 por ciento de la evidencia física en el lugar”, explicó.

El argentino recordó que el año pasado manifestaron su inconformidad a la PGR, porque un perito de esa institución aseguró haber encontrado 41 casquillos en el basurero, los cuales no estaban esparcidos, esto cuando el equipo de antropología ya había hecho una inspección del basurero, sin haber localizado nada.

Miguel Nieva dijo que el dictamen del EAAF es concluyente, por lo que solicitarán una junta con peritos de la PGR y el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) para no realizar un segundo peritaje en Cocula.

“Nuestro dictamen es concluyente, no hay evidencia alguna que demuestre que la noche del 26 y del 27 (de septiembre de 2014) se hayan quemado partes de personas en el basurero de Cocula.

Mencionó que han hecho llegar propuestas a la PGR para que se utilice nueva tecnología que permita realizar otras búsquedas; agregó, que ya se han llevado a cabo algunas, aunque no han arrojado resultados positivos.

Mercedes Doretti aseveró que el EAAF encontró más restos óseos en el basurero, multifragmentados, que no pasan de los dos centímetros; algunos restos están calificados como indeterminados, porque no saben si pertenecen a humanos o animales.

No obstante, pudieron establecer que 19 restos óseos de cráneos (denominados petrosas) pertenecían a humanos.

“Tenemos restos de por lo menos 19 personas dentro de los restos óseos del basurero de Cocula…se recuperaron 19 fragmentos derechos de petrosa (de cráneo) y de 19 izquierdos.

“Es importante que no solo pensemos en los normalistas desaparecidos, como si estos 19 individuos pudieran corresponder, sino también, en el contexto general de desaparición de la zona, en donde a partir de la desaparición de los 43 normalistas se presentaron denuncias de casi 300 personas desaparecidas en Iguala, en los últimos cuatro y cinco años, y desde esa fecha en adelante se recuperaron por parte de la PGR, ha recuperado alrededor de 130 restos en las colinas de Iguala y de Cocula”, mencionó Doretti.



[Dé clic sobre la imagen para ampliar]