Negocian un 'consejo profesional' en Pemex

El PAN afirma que acordó con el PRI dejar fuera del grupo administrador de la empresa al líder sindical; hoy va la discusión al pleno, afirma Gamboa.
Javier Lozano dialoga con Héctor Larios y otros integrantes de la bancada de AN.
Javier Lozano dialoga con Héctor Larios y otros integrantes de la bancada de AN. (Daniel Cruz)

México

La reforma constitucional en materia energética que abre toda la cadena petrolera y la industria eléctrica al sector privado pasó la primera fase de su aprobación al ser votada a favor, en lo general, con 24 votos del PRI, PAN y PVEM, contra nueve votos en contra de la izquierda.

En tanto, Acción Nacional elevó sus exigencias y logró que la dirigencia del sindicato petrolero quede fuera del Consejo de Administración de Pemex, aunque los trabajadores tendrán una representación en lo que se espera sea un "consejo profesional" donde tendrán voz, pero no voto, según los panistas.

En un hecho sin precedente en el Senado, cada de uno de los senadores de PRD y PT se reservó todos los artículos para ser discutidos en lo particular, por lo que al cierre de esta edición proseguía el debate y solo estaban aprobados ya en lo general y lo particular los artículos 25 y 27 del proyecto, con los que el petróleo, gas y electricidad dejan de ser industrias estratégicas y establecen el esquema de contratos que se otorgarán a la iniciativa privada para explorar y explotar petróleo y gas.

Pese al lento avance en la discusión, el priista Emilio Gamboa presumió que hoy sí se llevará el dictamen de reforma energética a la sesión de pleno del Senado, citado para las 10 de la mañana.

Ante el cierre de filas que acordaron PRI, PAN y PVEM para impedir que la izquierda modifique cualquier parte del dictamen, ésta respondió con una estrategia para alargar el debate lo más posible, con tácticas que fueron desde la moción suspensiva hasta la toma de tribuna, pasando por el altercado protagonizado en privado por el priista David Penchyna y el perredista Fernando Mayans, que se mentaron la madre en uno de los pasillos, según denunció el tabasqueño.

Por la mañana, las comisiones de Estudios Legislativos, Puntos Constitucionales y Energía reiniciaron la discusión del dictamen en lo general, pero al arrancar los trabajos, la vicecoordinadora perredista, Dolores Padierna, subió a tribuna de la Comisión Permanente —donde se debate la reforma— para plantear una moción suspensiva.

La propuesta ni siquiera fue discutida, pues se rechazó de inmediato. Mientras la legisladora leía la propuesta, uno a uno los integrantes de la bancada del PRD enfilaron hacia la tribuna con una bandera de México y, portando carteles con la leyenda, "No a la privatización", entonaron el Himno Nacional que hizo poner de pie a todos los presentes, incluidos aquellos que apoyan la reforma energética.

Ante el azoro de los presentes, la tribuna del Senado fue tomada en forma pacífica, hasta que el presidente en turno de la Mesa, Enrique Burgos, se vio obligado a abrir un receso solicitado por Padierna, para que la Junta de Coordinación Política (Jucopo) sesionara y ahí se discutieran nuevos acuerdos.

El dirigente del sindicato petrolero, Carlos Romero Deschamps, acompañó en el salón durante todo este tiempo al líder de la bancada priista, Emilio Gamboa, quien aceptó la demanda de Padierna de negociar en la Jucopo nuevos acuerdos.

A su vez, la bancada panista se reunió en privado y fue ahí donde elevó sus demandas al PRI para insistir en que debía salir el sindicato petrolero del Consejo de Administración de Pemex.

Tras la sesión de la Jucopo, Padierna informó que se había llegado a tres acuerdos pactados con Gamboa para que el Senado comenzara el cómputo de las firmas que fueron entregadas para iniciar el proceso de demanda de someter a consulta popular la reforma energética; además, que se tramitaría ante los diputados que se vote la reforma política en materia de consulta popular y se mande la minuta al Senado cuanto antes, además de que no se retrase más la discusión de la reforma del Distrito Federal.

Hacia las tres de la tarde se reanudó la sesión, en la que pese a que el PRD, junto con el PT permaneció al pie de la tribuna, se tomó la votación de los presentes, siendo aprobada en lo general la reforma energética que modifica los artículos 25, 27 y 28 constitucionales, junto con sus 21 artículos transitorios.

"En contra de la privatización del petróleo, el gas y la electricidad y a favor de que se consulte al pueblo", expresó la perredista Dolores Padierna al emitir su voto en contra. "En contra del sometimiento de México a intereses extranjeros", dijo a su vez el petista Manuel Bartlett.

"En contra del dictamen por el que estos corruptos y traidores pretenden el atraco más grande", expresó molesto el tabasqueño del PRD, Adán Augusto.

En tanto, Romero Deschamps había desaparecido del pleno y cuando se pidió su voto éste apareció en blanco.

Hacia esa hora, los panistas presumían ya un acuerdo con el PRI para sacar al sindicato petrolero del Consejo de Administración de Pemex.

El panista Francisco Domínguez lo dio por hecho, aunque el coordinador Jorge Luis Preciado matizó y dijo que era un tema que estaba todavía en corchetes.

En la discusión, el PRD reclamó la ausencia de Romero Deschamps, pero no hubo mayores explicaciones. Sin embargo, en entrevista, el senador priista David Penchyna negó que haya un acuerdo con el PAN para sacar al sindicato del Consejo de Pemex como nueva "empresa productiva".

—¿Hay un acuerdo para que salga del Consejo de Administración el sindicato petrolero?

—No. Yo lo que conozco es un proyecto de dictamen. Lo que sí conozco es una propuesta de Acción Nacional, que está contenido desde su iniciativa de inicio, de que el sindicato petrolero no forme parte del Consejo de Administración.

Dijo que es una "diferencia de visión" entre PRI y PAN que siempre ha estado en la mesa de discusión por parte del blanquiazul, pero hacia las 9 de la noche no había acuerdo, y "veremos cómo se da la votación en ese momento".

—¿Es cierto que hubo una negociación?

—Ya dije que no. No hay una negociación como tal que yo conozca.

No obstante, el panista Ernesto Cordero confirmó que sí hay un acuerdo con el PRI, no para que salgan los trabajadores del nuevo Consejo de Administración profesional que se creará en la nueva "empresa productiva" que será Pemex, sino que éstos puedan estar representados por quienes los propios petroleros elijan, y no el secretario general del gremio.

"Yo te puedo decir que hay casos de representantes de los trabajadores que han sido ex secretarios de Hacienda, por ejemplo", indicó el legislador.

Cordero añadió que lo fundamental es que el Consejo de Administración sea profesional y que todos los consejeros también. No importa si representan al gobierno, al Estado, a la empresa o a los trabajadores.

En ese sentido, el también panista Javier Lozano detalló que la negociación con el PRI es que los trabajadores tengan voz pero no voto, porque así funcionan las empresas productivas que operan con consejos profesionales.

Tuitea Barbosa

El coordinador del PRD en el Senado, Miguel Barbosa, escribió ayer un tuit en el que señaló que pronto estará de regreso en sus actividades legislativas.

"Agradezco mucho el apoyo y solidaridad que he encontrado en sus palabras. Estoy en proceso de recuperación y muy pronto estaré con ustedes", refirió el legislador.

En las apariciones públicas de la bancada, Dolores Padierna y Alejandro Encinas han dejado una silla vacía a su lado, con el personalizador de Barbosa.


[Dé clic sobre la imagen para ampliar]