Natalia Virgil vigilará los recursos del Estado

La ex síndico de minoría en el gobierno de Eduardo Olmos, contiende por el Distrito 09 de Coahuila contra Luis Gurza ex panistas ahora postulado por el PRI.
Natalia Virgil, candidata del PAN por el Distrito 09.
Natalia Virgil, candidata del PAN por el Distrito 09. (Facebook)

Torreón, Coahuila

Si bien la función más conocida de un diputado es la creación de leyes y no se dan a conocer del todo por los mismos legisladores, dijo Natalia Virgil, quien contiende en el Distrito 9 por el Partido Acción Nacional.

La ex síndico de minoría en la administración de Eduardo Olmos, dijo que otra función menos conocida de un diputado es la de la vigilancia de los recursos de los que disponen no solo el ejecutivo estatal, o la estructura administrativa, sino también de los municipios.

En el mismo distrito, contenderá contra Luis Gurza que al parecer aún está en el padrón del PAN, pero que es postulado por el PRI y PVEM.

Este es el motivo por el que Natalia Virgil desea llegar a la diputación. Rechazó ser la cara más visible del partido, aunque de alguna forma, es quien ha tenido mayor presencia mediática, lo que aseguró, la hace sentir mayor responsabilidad.

Sobre la participación de las mujeres en la política, señaló que probablemente no sea notoria del todo, pero que esto se hace desde los niveles en que las madres de familia se organizan en los colegios de sus hijos.

La famosa cuota de género, no la incluye en la lista de candidatos, como ocurrió en la contienda que se vivió al interior de su partido para lograr elegir a los candidatos.

En el mismo distrito, contenderá contra Luis Gurza que al parecer aún está en el padrón del PAN, pero que es postulado por el PRI y el PVEM, ante lo cual, dijo que ya se conocen y que Gurza ya sabe a que atenerse, no como amenaza.

Esto pudiera incluso enriquecer el panorama electoral, con la posibilidad de brindar alternativas discursivas a la ciudadanía, lo cual es positivo, sobre todo cuando se hable de resultados.

“Tenemos que dejar de ser comparsas y ser un contrapeso del Ejecutivo y obligar al auditor superior, que tiene un encargo de ocho años a que se ponga a trabajar”, dijo.