Acusaciones en mi contra, una persecución política: ‘Napo’

Afirmó que los trabajadores saben que la dirección del sindicato nunca ha desviado un peso, “lo sabe la Comisión Nacional Bancaria, la Cámara de Diputados y la Suprema Corte que me exoneró”.

Ciudad de México

El líder del sindicato minero, Napoleón Gómez Urrutia, aseguró que las acusaciones en su contra por el presunto desvió de 55 millones de dólares del fideicomiso minero fueron una persecución política.  

En charla en ‘El asalto a la razón’ con Carlos Marín, comentó que “todo mundo sabe que esto es un invento, una calumnia, una persecución política, que inició después de la tragedia en Pasta de Conchos, donde fallecieron 65 personas”.

Afirmó que los trabajadores no son tontos y saben que la dirección del Sindicato Nacional de Mineros Metalúrgicos y Similares siempre se ha manejado con honestidad y transparencia, que nunca se ha desviado un peso de los recursos.

“Lo sabe la Comisión Nacional Bancaria, lo sabe la Cámara de Diputados y lo saben los sindicatos mundiales y lo sabe la Suprema Corte de Justicia que me acaba de exonerar”, apuntó.

Gómez Urrutia aseguró que las seis veces que ha sido reelecto fueron de manera democrática y transparente y en presencia de notarios públicos; “nuestro sindicato es de los más democráticos, es la elección y decisión de los trabajadores elegir a quién los represente”.

“Estamos hablando de más de 300 mil trabajadores a nivel nacional, de los cuales el sindicato de mineros es el mayor que los agrupa y representa, en 22 estados de la República”, detalló.

Respecto a los 63 cuerpos que siguen bajo los escombros en Pasta de Conchos dijo que sí se pueden sacar ya que están a 120 metros de profundidad, en un terreno suave. “No quisieron rescatarlos Grupo México, ni el gobierno de Vicente Fox, no querían que se supiera lo que realmente paso”.

“Nadie me ha preguntado sobre los 65 muertos, aún tenemos 63 cuerpos abandonados, el sindicato demanda que se castigue a los responsables. Todo mundo se va sobre los 55 (millones de dólares) que están probados y transparentes”, recalcó.

Agregó que a cinco días del derrumbe, Grupo México con la complicidad de Martha Sahagún y el gobierno de Vicente Fox deciden cerrar la mina, retirarse y dejar al Ejército ahí sin saber si estaban vivos o muertos.

“En Chile 69 días después lograron rectar a los 33 mineros vivos; en México los abandonaron”, puntualizó.