Monterrey demandará por difamación a priistas

La secretaria del Ayuntamiento, Sandra Pámanes, pidió un “ya basta” a la actitud de algunos integrantes del PRI en contra de la alcaldesa y su administración.
La secretaria del Ayuntamiento de Monterrey, Sandra Pámanes Ortiz.
La secretaria del Ayuntamiento de Monterrey, Sandra Pámanes Ortiz. (Raúl Palacios)

Monterrey

El municipio de Monterrey procederá legalmente contra los integrantes del Partido Revolucionario Institucional que presuntamente difamaron a la alcaldesa Margarita Arellanes Cervantes y a su administración, confirmó la secretaria del Ayuntamiento, Sandra Pámanes Ortiz.

Lo anterior luego de que desde la coordinación de bancada y la dirigencia del PRI se acusara a la presidenta municipal de estar realizando un “guardadito” para las campañas y ésa es la verdadera razón de la batalla mediática en relación al Fondo Metropolitano y a las tarifas del transporte público, entre otros temas.

“Tenemos que combatir cada una de las acciones, decisiones y sobre todo aquellas declaraciones que señala cualquier actor de este partido político y que vaya en contra de lo que verdaderamente está ocurriendo.

“Quien actúe de esta manera en contra de la alcaldesa y su desempeño (…) no es justo que las cosas terminen en este punto, quien esté acusando de esta manera tendrá que probar su dicho”, afirmó.

Este fin de semana, el dirigente estatal de la CROC, Agustín Serna Servín, acusó a la alcaldesa de Monterrey de estar incurriendo en actos de corrupción, declaraciones que se suman a las realizadas por el jefe de la Oficina Ejecutiva de la Gubernatura, Jorge Domene Zambrano, sobre la “incapacidad” del municipio en materia de seguridad.

La secretaria del Ayuntamiento insistió en que no hay pruebas ni elementos para sostener este tipo de dichos, por lo que el departamento jurídico del municipio va a analizar las acciones legales que al respecto puedan ejercerse, y en próximos días tendrán la información.

Afirmó que estos actores han llevado la vida política del estado a un ambiente de confrontación que no favorece a los ciudadanos.

Especificó que los recursos promovidos podrían hacerse por el delito de difamación y contra las personas que se han atrevido a hacer este tipo de señalamientos.

Dijo que no podían considerarlo un “bullying político”, pues éste sólo se ejerce ante quienes se consideran adversarios de menor categoría, lo cual no es el caso en lo que se refiere a la alcaldesa de Monterrey.

Pámanes Ortiz dijo que, en contraparte, existe un nerviosismo excesivo por el buen trabajo y la aceptación que tiene el gobierno de Margarita Arellanes.

Aseguró que han estado trabajando a paso firme y no bajarán la guardia para bien de los ciudadanos.

“Hemos estado observando una actitud sumamente agresiva y negativa por parte de varios actores del Partido Revolucionario Institucional en contra de las actuaciones de la alcaldesa y del resultado que hemos tenido como administración municipal.

“En ese sentido, el partido marca un límite, les pedimos un ‘ya basta’ a la actitud que han estado tomando, porque no abona ni enriquece al trabajo que hemos estado realizando a favor de los ciudadanos”, insistió.