Monstruoso, hincarse ante grupos de interés, revira el PRI a Lozano

La fracción del tricolor en San Lázaro defendió las modificaciones al marco legal que a su juicio propiciarán una mayor competencia y mejores tarifas en el servicio ferroviario.

Ciudad de México

La fracción del PRI en la Cámara de Diputados reviró al senador panista Javier Lozano --quien calificó de monstruosas las reformas a la Ley del Servicio Ferroviario aprobadas en el Palacio de San Lázaro-- y le dejó claro que lo monstruoso es “hincarse ante los grupos de interés” y mantener a los usuarios como rehenes de las prácticas monopólicas en el sector.

Por conducto del legislador Fernando Maldonado, coautor del referido proyecto, los diputados priistas defendieron nuevamente las modificaciones al marco legal que a su juicio propiciarán una mayor competencia y mejores tarifas en el servicio ferroviario.

Lozano advirtió el viernes pasado que los cambios a la legislación ferroviaria violentan los derechos adquiridos por los concesionarios y podrían generar un caos en el sector.

Se manifestó contra cualquier cambio a las “reglas de juego” para los actuales concesionarios, por considerar que el mensaje a los inversionistas sería el de México como una “república bananera”.

En representación de los diputados federales del PRI, Fernando Maldonado respondió que la principal característica de una “república bananera” es estar hincado ante los grupos de interés.

“Decir que no se requiere hacer nada, rechazar toda reforma con los elementos de mejores prácticas en países desarrollados y claudicar ante los errores en las concesiones otorgadas que se elaboraron cuando se era funcionario de Comunicaciones y Transportes es una actitud bananera”, puntualizó.

En un documento de cinco puntos, la bancada priista sostuvo que n o existe actitud más monstruosa que no reconocer el rezago del sector ferroviario en los últimos años y no aceptar la necesidad de mayor competencia que exige ese sector.

“Lo monstruoso es sobreponer los derechos adquiridos por sobre la necesidad de eliminar los obstáculos a la planta productiva y mantener a los usuarios del ferrocarril como rehenes de un grupo de interés expreso y manifiesto, llegando incluso a las amenazas ante su arrogancia”, agregó.

Según Maldonado, Lozano estuvo al parecer ausente en el foro recientemente realizado y donde fue evidente en ponencias y preguntas realizadas el respaldo a la imperiosa e impostergable necesidad de la reforma del sector ferrocarriles.

“Las recomendaciones de usuarios y las opiniones coincidentes en que es necesario actuar a fondo en la oferta del servicio ferroviario parecen no haber sido escuchadas por la prepotencia del que afirma que es monstruoso el sobreponer ante todo el supremo interés del país, el no corregir el rumbo y llevar las reformas a todos los ámbitos necesarios para el bienestar social y en beneficio del país”, remarcó.